COVID-19: Medidas preventivas obligatorias en las residencias de adultos mayores

Se trata del protocolo que se reglamentó en marzo para las residencias de larga estadía, públicas y privadas, que albergan a personas mayores.

Atendiendo a las normativas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Ministerio de Salud de la Nación, el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de la provincia notificó a las instituciones que albergan a personas mayores de 60 años para que cumplan con carácter de obligatorio algunas medidas preventivas. Están dirigidas a residencias de larga estadía, públicas y privadas, que albergan a adultos mayores.

Desde el Ministerio de Salud explicaron que el primer protocolo que realizaron, junto con los especialistas, fue de geriátricos, por tratarse de una población en riesgo que se debe proteger. Aclararon que la reglamentación fue enviada a principios de marzo a todos los geriátricos de la provincia. Actualmente, en Mendoza hay 200 residencias de adultos mayores; de ellas, 7 son de gestión estatal. Reúnen aproximadamente 3.700 camas.

A continuación, los puntos de la normativa:

– Reducir el ingreso de personas ajenas a la institución, restringiendo la cantidad de visitantes y la extensión de horario de visitas, prohibiendo el ingreso de niños y niñas.

– Prohibir el ingreso de personas con sintomatología respiratoria.

– Prohibir el ingreso de personas que hayan estado en lugares con circulación viral sostenida en los últimos 14 días.

– Suspender las actividades sociales, dentro o fuera de la institución, hasta nuevo aviso.

– Promover el lavado de manos con agua y jabón o el uso de alcohol en gel según disponibilidad, especialmente antes de las comidas y después de ir a los sanitarios.

– Cubrirse nariz y boca con el pliegue del codo, así como usar pañuelos descartables al toser o estornudar, y desecharlos de inmediato.

– Respetar el distanciamiento social recomendado en los espacios y actividades compartidas en la institución.

– Mantener la institución limpia, ventilada y libre de humo de tabaco. Se debe planificar un espacio adecuado para la eliminación de residuos en forma habitual y regular.

– No compartir elementos de higiene ni utensilios de alimentación.

– En caso de presentar fiebre o síntomas respiratorios, consultar de inmediato al médico de la institución o comunicarse con su referente de área protegida.

– Vacunar, en cuanto esté disponible, contra la gripe a toda la población de la institución, incluido el personal que presta funciones en ella.

– Completar o iniciar esquema de vacunación secuencial contra neumococo a los mayores de 65 años o personas menores pertenecientes a grupos de riesgo.

 


Fuente: Prensa Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here