Comenzó la entrega de créditos blandos a pymes y monotributistas mendocinos

Por iniciativa del Gobernador Rodolfo Suarez, la línea de financiamiento que se generó a través del Fondo para la Transformación fue anunciada el 3 de abril y ya se están depositando los fondos en las cuentas de los beneficiarios. Se busca mitigar el impacto económico generado por el avance de la pandemia.

El Ministerio de Economía y Energía, a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento, entreó los primeros microcréditos para pymes y monotributistas que vieron afectadas sus actividades, producto del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado para mitigar la propagación del coronavirus.

Como se anunció oportunamente desde la cartera económica de la Provincia, se busca con esta medida asistir a todos los emprendedores que quedaron excluidos de los anuncios realizados por el Gobierno nacional, y promover así el sostenimiento de las pymes locales.

En este sentido, el  ministro Enrique Vaquié comentó: “Por iniciativa del Gobernador Rodolfo Suarez, comenzamos hoy con la línea que anunciamos el 3 de este mes. Hasta el momento, el fondo evalúa 500 solicitudes por parte de pymes y monotributistas que estarían en condiciones de ser asistidos financieramente. Los estamos viendo con la premura de esta circunstancia que implica que haya personas que hace un mes no pueden generar ingresos. Como lo anunciamos oportunamente, buscamos con esta medida complementar las propuestas del Gobierno nacional.

Consultado el funcionario sobre el subsidio de tasas a entidades públicas y privadas, comentó: “Estamos a la espera de que el directorio del Banco Nación trate el convenio que les hemos enviado para subsidiar la tasa. Esperamos que hoy o mañana sea aprobado, para que a partir del viernes o el lunes próximo las pymes de más de cinco empleados puedan tener acceso a una línea subsidiada por la Provincia a través de esta entidad pública. Hasta el momento, no hay nada”.

Por su parte, Silvina Giordano, directora ejecutiva del Fondo para la Transformación y el Crecimiento, explicó: “Hoy comenzamos con la firma de los contratos y en pocas horas, con el correspondiente desembolso de los fondos. Estamos trabajando con la celeridad que se necesita en estas circunstancias. Estamos depurando la base de información que se generó a través de nuestra página web de la institución”.

“La intención del Gobernador y del Ministerio de Economía con esta medida ha sido tratar de llegar a los sectores que tienen mayores dificultades para acceder a financiamiento a través de la banca privada. Nos encontramos con actividades diversas. Tenemos comercios de barrio, gimnasios, centros de estética, talleres, joyerías y relojerías, entre otros. Este es el universo emprendedor al que apuntamos con esta medida y con el que nos encontramos a la hora de evaluar las solicitudes”, concluyó Giordano.

Pymes y monotrobutistas

Los primeros beneficiarios celebraron la iniciativa del Gobierno provincial y resaltaron dos puntos fundamentales: uno tiene que ver con la celeridad del otorgamiento, anticipándose a las situaciones que deberán afrontar las pymes a fin de mes y que, en parte, ya observaron durante los últimos días de marzo. El otro responde a las facilidades de pago ofrecidas por la entidad y a la conveniencia de las tasas.

“Mi centro de estética era mi mayor ingreso, gracias a Dios, tenía mucho trabajo y cuando uno trabaja tanto, se empieza a generar un circuito que hay que mantener. Pago mucho de impuestos y tengo gastos en relación a lo que gano. Ahora, al tener mi local cerrado, no ha ingresado ni un peso y los gastos de tarjetas e impuestos siguen siendo los mismos”, destacó Eliana Prado, cosmiatra y profesora de Educación Física que tiene un centro de estética y realiza tratamientos corporales, faciales, depilación definitiva y ejercicio.

“El mes que pasó no alcancé a pagar todo lo que se gastó, ya que el 19 ya no pude trabajar más, así es que ya vengo arrastrando deudas del mes pasado, más las que este mes tampoco voy a poder cubrir”, comentó Prado, quien recibirá un microcrédito de $35.000 a devolver en 15 meses con un plazo de gracia de 6. Consultada sobre el destino de los fondos, señaló: “Básicamente es para poder enfrentar algunos gastos y no quedar tan endeudada ante la situación. Realmente el financiamiento me pareció muy bueno”.

Otra de las beneficiarias de la línea es María Julia Pontone, quien es propietaria también de un centro de estética ubicado en calle Agustín Álvarez y Granaderos. El 18 de marzo fue el último día que abrió las puertas de su local, previo a lo que fue la instauración del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Pontone comentó que hace 11 años que se dedica a la actividad y que ante, esta situación, los fondos que recibirá ($50.000) estarán orientados al pago, principalmente, del sueldo de la única empleada con la que cuenta y el resto a cubrir un porcentaje de los costos del mes de alquiler.

“Obviamente esto es un pequeño respiro. De esta manera no estoy recurriendo a un crédito a tasa exorbitante en un banco privado o en uno de estos lugares donde las tasas son usureras. En este momento hay que resistir y esta es una manera de salir adelante”, destacó Pontone, y añadió: “La categoría de monotributo en el que está encuadrado mi proyecto no tiene acceso a ningún tipo de asistencia nacional. Esta es la única ayuda que estamos recibiendo”.

Por su parte, Juan José Cueto, propietario de una micropyme orientada a la reparación de joyas y relojes en el departamento de San Martín, comentó: “El préstamo ($50.000) lo vamos a utilizar para la compra de fornituras (insumos). Como han cerrado las joyerías y relojerías, no podemos brindar el servicio a los clientes con los que habitualmente trabajamos, y los costos que se han generado hay que pagarlos igual”.

“Es la primera vez que me presento. Me inscribí apenas se puso a disposición el formulario y ayer me comunicaron que toda la documentación que se me requirió cumplía con normativas por lo que podía acceder al financiamiento. La tasa y el plazo de devolución es muy conveniente”, acotó Cueto.

Al igual que Pontone, Cueto hizo hincapié en que es muy importante poder acceder a este financiamiento, ya que su situación ante los organismos de recaudación no “encaja” en ningún sistema de asistencia por parte del Gobierno nacional. “Es un alivio poder contar con el dinero y pagar las cosas a tiempo”, concluyó.

En tanto, Juan Pablo Vicente, otro de los emprendedores beneficiados por el acceso al financiamiento por parte del FTyC, comentó: “Con mis socios tenemos un gimnasio. Desde que comenzó todo esto de la cuarentena nos hemos visto muy afectados económicamente, a punto tal que ni siquiera estamos logrando cubrir nuestros propios sueldos. El financiamiento que estamos adquiriendo ($35.000) va destinado a sueldos y a algún que otro gasto pequeño”.

“Nos sirve para costear el mes. El plazo y la tasa son muy convenientes”, enfatizó Vicente, quien aclaró que es la primera vez que accede a un financiamiento por del FTyC: “Todo fue muy rápido. Llenamos el formulario hace un par de semanas, presentamos la documentación y ayer nos avisaron que estaba aprobado el crédito. Es la primera experiencia que tenemos con el fondo y, la verdad, ha sido todo muy expeditivo”.

“Yo alquilo el local y, ante esta situación, estoy dando clases virtuales”, remarcó María Victoria Cacciali, dueña de un gimnasio ubicado en calle Sarmiento de Godoy Cruz, quien destinará los fondos ($35.000) al pago de dos meses de alquiler.

“Actualmente, del total de alumnos que tenía, 130, más de la mitad se bajó, por obvias razones. El resto, unos 60, siguen con nosotros pero a la mitad del precio que veníamos cobrando. Esta situación nos ha obligado a buscar alternativas para no cerrar las puertas. Afortunadamente, logramos inscribirnos y presentar la documentación necesaria y poder hacer frente a los gastos que se vienen a fin de mes”, concluyó Cacciali.

Nicolás Andrade, propietario de un comercio en el departamento de San Martín, señaló que el microcrédito obtenido ($50.000) estará destinado al pago de servicios, ya que ante el inicio de la cuarentena, dejó de haber movimiento en las calles y, por ende, las ventas cayeron considerablemente.

“Con estos fondos pretendemos pagar en parte los costos de los servicios pero a la vez necesitamos reponer mercadería ya que, como no vendemos productos de almacén, el principal ingreso provenía de la venta de cigarrillos y de las golosinas. Al estar cerradas las tabacaleras, seguimos vendiendo el stock sin reponer”, remarcó Andrade. Además, añadió: “Hay que volver a empezar, ponerle el hombro, no queda otra”.

Por último, Rodrigo Merino, titular de un taller, accedió también al financiamiento por parte del Gobierno de Mendoza ($50.000) y, en este sentido, sostuvo: “Gracias al apoyo del Gobierno vamos a poder salir adelante. Ante esta situación, no hemos podido facturar. Yo soy clase E del monotributo y no estamos alcanzados por ninguna de las demás medidas del Gobierno nacional. Si bien nos condicionamos endeudándonos para sobrellevar esta situación, está bueno poder contar con el apoyo de la Provincia para sacar el taller adelante”.

 


Fuente: Prensa Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here