Bajó la mortalidad infantil en Mendoza

En la Provincia, desde el año 2000 a 2009, se evidencia un descenso sostenido en la tasa de mortalidad infantil, alcanzando en 2009 una tasa de 9.9 y en 2012 bajó de 9.6 a 9.3 por cada 1000 nacidos vivos, en tanto la mortalidad materna bajo de 4.7 a 3.6.

Estas estadísticas fueron presentadas hoy por el gobernador Francisco Pérez y el ministro de Salud Carlos Díaz Russo, durante la entrega de un irradiador de sangre que funcionará en Centro de Hemoterapia de la Provincia y posibilitará un mayor desarrollo de la actividad y de 12 unidades de traslado para las áreas departamentales.

Díaz Russo dio a conocer estos datos acompañado por el subsecretario de Políticas Regulación y Fiscalización Sanitaria del Ministerio de Salud de la Nación, Andrés Leibovich, los subsecretarios de Gestión de Salud, Fanny Sarobe, de Planificación y Control, Alejandro Aznar y la directora de Maternidad e Infancia, Alicia Wernike de Motta quien realizó una presentación sobre estas estadísticas vitales.

Esta reducción se debe a que es un eje central en las políticas de gestión del Ministerio de Salud, priorizar la atención del binomio madre – hijo, para lo cual se hace hincapié en fortalecer las principales maternidades en infraestructura, equipamiento y recurso humano. En este terreno, se proyectaron una serie de acciones tendientes a mejorar la salud materno-infantil a mediano y largo plazo.

Durante la presentación el gobernador Francisco Pérez expresó: »Estos datos son debido a un Estado presente con los 23 hospitales y 330 centros de salud, con datos estadísticos, informatización del sistema, que nos permite planificar y trabajar en la salud de todos los mendocinos, donde necesitamos el compromiso de cada uno desde su lugar.»

En tanto Díaz Russo destacó: »Estas cifras son el producto de políticas sanitarias donde la Provincia y Nación trabajan en forma conjunta, además de un trabajo de diversas áreas del Ministerio, que nos permite tener 22 niños menos muertos y conservar la vida de 4 madres más. Apostamos fuertemente no sólo al trabajo de las neonatologías para disminuir la mortalidad neonatal, sino también en todo lo relacionado a cuando la mamá regresa a su casa».

LEÉR MÁS  Piden tener cuidado al ir a un cajero automático

Agregó además el funcionario: »No se debe sólo mencionar la importancia de esta reducción histórica de la mortalidad infantil sino también debemos hacer mención a la mejora en la tecnología de atención de los neonatos prematuros y las mejoras en el control del embarazo, atención del parto, atención del recién nacido, seguimiento del niño en alto riesgo, cobertura de vacunación, entre otras acciones realizadas por el Ministerio. Un claro ejemplo es el proyecto que estamos efectuando con Desarrollo Social para que toda embarazada de 36 semana de situación de ruralidad sea trasladada al Hospital Regional o al Lagomaggiore para que tenga un parto seguro», concluyó el Ministro.

En tanto Alicia Motta resaltó que las principales causas de la mortalidad son la prematurez con un 44%, las malformaciones congénitas un 36% y el 8% corresponden a causas externas que se producen cuando el niño ya se encuentra en su hogar, entre ellas está la obstrucción de vías respiratorias.

Durante el acto, también brindaron detalles de las acciones para la contención de embarazadas en situación de aislamiento geográfico y se entregaron 12 unidades de traslado (marca Citroen-Berlingo equipadas con camillas y oxígeno), que adquirió la Provincia para las Áreas departamentales.
La mortalidad infantil (MI)

Comprende la mortalidad de menores de un año. Se llama mortalidad neonatal a la ocurrida en el transcurso de los primeros 27 días de vida y la expresión mortalidad post-neonatal designa la ocurrida desde el fin del período neonatal hasta la edad de un año. Existen un conjunto de factores que influyen y determinan el nivel de la misma: biológicos, demográficos, socio-económicos, culturales, ambientales, de atención de la salud y geográficos.

LEÉR MÁS  La cooperativa Germinar cierra su año productivo

La influencia de estos factores difiere según la edad de los menores de un año. En la mortalidad neonatal prevalecen aquéllos vinculados con las condiciones congénitas como con la atención de la salud (salud de la madre, control del embarazo, atención del parto y del niño durante los primeros días de vida). En la mortalidad post-neonatal tienen mayor impacto las condiciones ambientales y socio-económicas sobre la salud del niño.

Este número se expresa como una tasa para permitir la comparación entre distintos países, provincias, regiones y ciudades. La tasa relaciona el número de defunciones con el de recién nacidos vivos ocurridos durante igual periodo.
Causas

La principal causa de defunción es la prematurez que alcanza prácticamente al 50% de los casos. Le sigue en frecuencia las malformaciones congénitas que constituyen el 35%. En tercer lugar las causas externas con alrededor del 15%.

Es de destacar que la MI neonatal (aquella que se produce en el primer mes de vida) responde el 95% a prematurez y malformaciones; en cambio la postneonatal (del primer mes al año de vida) en el 60% responde a prematurez y malformaciones y en el 40% restante está ligada a causas externas e infecciones.

En consecuencia las estrategias para disminuir la MI deben pensarse en relación con las causas que la determinan, siendo de vital importancia la terapia neonatal y la cirugía de las malformaciones, en el caso de la MI neonatal; y en la postneonatal debe agregarse a lo anterior el trabajo social para contener las causas externa ligadas a la inequidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here