Anabel Fernández Sagasti presenta dos proyectos de ley que facilitan la producción artística e intelectual en todo el país

Uno de ellos, presentado el día lunes 8, tiene como objeto modificar la Ley 24.633 de Circulación Internacional de Obras de Arte. A partir de su modificación se establece que los autores o agentes de exportación que deseen vender o difundir el arte argentino en el extranjero, puedan realizar el trámite pertinente a través de los Ministerios, Secretarías u organismos de Cultura propios de cada administración provincial y asegurando para ello un trámite expedito de un plazo cuyo término no podrá acceder los 20 días hábiles.

A partir de esta modificación los artistas podrán evitarse el costoso trámite que hasta hoy requiere la exportación o difusión del arte argentino en el extranjero. Pues en la actualidad para que un artista pueda vender su obra o presentarla en una galería o exposición de arte fuera del territorio nacional, debe dirigirse indefectiblemente a la Capital Federal. Allí asistir a la Dirección de Artes Visuales dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación, y esperar 10 días hábiles la entrega de la autorización que le permita difundir o vender su obra. Estos costos, si el artista no tiene quien lo represente ni haga por él estas diligencias burocráticas obligatorias, son gastos que debe costear de su bolsillo. Esto significa que el acceso es para pocos, es decir, para los que pueden solventar el viaje, el trámite y la estadía en Buenos Aires.

LEÉR MÁS  Suarez dijo, dejar atrás la grieta en la Argentina

El segundo proyecto, presentado el día miércoles 10 en el Congreso de la Nación, crea delegaciones del Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual (INPI) en cada región de nuestro país. De esta forma, se establece que los interesados en registrar marcas, patentamientos e innovaciones, resguardando la propiedad intelectual, podrán hacerlo desde las provincias de nuestro país, evitando el engorroso y costoso trámite burocrático que hoy deben atravesar al tener que dirigirse para ello a la Capital Federal.

La reivindicación de la cultura popular por sobre todo y la reivindicación, junto al reconocimiento del ingenio argentino por medio, entre otras instancias, de la repatriación de nuestros compatriotas y el respaldo del Estado a sus proyectos, ha sido desde hace una década uno de los ejes más importantes a profundizar en esta nueva Argentina que se abre al mundo con otra impronta: la de ser una patria libre y soberana; democrática e inclusiva. Donde la revolución cultural ha cobrado un papel protagónico en la cotidianidad de los argentinos abriendo el camino para que la igualdad de oportunidades alcance cada día un poco más a cada uno. Porque, como Néstor Kirchner dijo, no hay herramienta más liberadora que la cultura.

LEÉR MÁS  La Peatonal a todo color

Impulsar proyectos de esta índole entonces, implica seguir andando por el camino de la transformación, del federalismo, de la igualdad y el reconocimiento de los derechos y oportunidades de todos y cada uno de los argentinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here