Sanz cerró su campaña con críticas al gobierno pero también a Macri

Los ciudadanos no son vasallos, ni clientes; creemos en dirigentes al servicio de sus partidos y no en partidos a la medida de sus sus líderes», lanzó Sanz en una clara alusión al alcalde porteño, quien, como a Elisa Carrió (Coalición Cívica), lo aventaja por amplio margen en las encuestas.

Durante gran parte de su extenso discurso el titular del radicalismo contrastó el carácter »nacional, federal y democrático» de su partido, con el modelo de construcción del PRO, al tiempo que disparó contra el asesor ecuatoriano de Macri, Jaime Durán Barba.

»Nosotros creemos que la política es una pasión del ser humano y no un producto generado desde la frialdad de un laboratorio; creemos en el debate democrático y no en lo gurúes», lanzó Sanz y despertó el fervor de los militantes y dirigentes reunidos en el Museum Club Disco, del barrio de San Telmo, el mismo lugar donde Martín Lousteau clausuró su campaña de cara al balotaje porteño del 19 julio.

Vestido con una camisa celeste y un pantalón azul, el titular de la UCR no se quedó allí y apuntó contra el giro discursivo que experimento el líder del PRO, quien, tras la ajustada victoria del macrismo en el balotaje porteño, prometió dejar en pie las empresas en manos del estado, como Aerolíneas Argentinas.

LEÉR MÁS  Abogado de Macri: "Se creen que con su procesamiento van a cambiar el resultado de la elección"

»En estos dos años he recorrido muchas veces el país y siempre pude decir lo mismo ante los ciudadanos y esto es coherencia», deslizó el senador nacional desde el atril instalado en una tarima, ubicada en el centro del salón.

»Se ve, se siente, Ernesto Presidente», respondieron los militantes, que durante todo el acto, entornaron, una y otra vez, el tradicional canto radical: »Volveremos, volveremos; volveremos otra vez, volveremos a ser gobierno como en el ’83».

En ese marco, el dirigente radical pidió a los electores que el próximo domingo voten por »quienes mejor sabemos enfrentar al poder peronista en todo el país, a quienes nunca hemos dejado de defender la igualdad, la justicia, el progreso y la decencia, a quienes no tenemos que pensar lo que decimos, porque nos basta con decir lo que pensamos».

Con todo, remarcó: »No me basta tener más votos; lo que quiero es que lleguemos al gobierno» para lograr una »Argentina al servicio de os seres humanos y no al servicio de un apellido, ni de una casta en el poder».

También se dirigió a los radicales descontentos con la alianza con el PRO, que potencialmente podrían dar su respaldo a la postulante presidencial de Progresistas, Margarita Stolbizer: »Ni un solo voto testimonial o inútil, hagamos que todos los votos del domingo sean piráticos y transformadores, votos para gobernar».

LEÉR MÁS  El Presidente insistió en una "nueva arquitectura financiera" por la deuda

Sanz arrancó su discurso tras la proyección de un video que resaltó el poder territorial del centenario partido y en el que se pudo ver a varios precandidatos a gobernadores, como José Cano (Tucumán) y Gerardo Morales (Jujuy), quien en la convulsionada Convención radical de Gualeguaychú, fueron dos férreos opositores al acuerdo con el macrismo y la fuerza de Carrió.

»Hoy el radicalismo está unido, renovado y preparado para asumir cualquier responsabilidad», dijo ante la atenta mirada del primer candidato a diputado nacional por la Capital, Mariano Genovessi, los bonaerenses Ricardo Alfonsín, Miguel Bazze, la titular de la Convención Nacional, Lilia Puig de Stubrin, ubicados en la primera fila de asientos.

Sanz dedicó parte de su discurso para desgranar sus propuestas, entre las que destacó, la formación de una »Conadep de la corrupción» porque »la corrupción es el cáncer de la democracia».

Antes, fue el turno del compañero de formula de Sanz, Lucas LLach, quien, en línea con Sanz, destinó críticas a sus adversarios del PRO y destacó la capacidad del senador mendocino para »liderar el cambio que la Argentina necesita».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here