Presos de San Felipe podrán ser enfermeros profesionales

Planean instalar una unidad académica dentro del penal.

Por Horacio Yacante para VP

La educación es un derecho humano que tiene la posibilidad de abrir puertas, incluso a aquellos que circunstancialmente se encuentran privados de su libertad y ansían darle un nuevo rumbo a sus vidas. Por ese motivo es que desde 2010, un grupo de docentes y profesionales de la salud se hizo cargo del dictado de la carrera de Enfermería Profesional en el interior del hospital Lagomaggiore, orientada para todos aquellos internos de San Felipe, que teniendo la escolaridad secundaria completa, quieran avanzar en la obtención de un título profesional.

La carrera forma parte de la oferta académica que posee el IES 9-015 Valle de Uco, que si bien tiene su sede principal en La Consulta, San Carlos, posee unidades académicas en diversos departamentos. La directora del Programa de Educación en Contexto de Encierro, Analía Millán sostiene que es parte de la filosofía de la institución el poder acercar propuestas de estudio de carreras con salida laboral real a aquellos sectores donde no llegan otras ofertas académicas.

La idea de enseñar a internos nació de la Dirección de Educación del penal San Felipe, donde un interno que se encontraba habilitado para “salidas de estudio” se mostró interesado en aprender esta carrera, que ya se dictaba con anterioridad en el hospital. Y fue así, como el Sistema Penitenciario de Mendoza y la Dirección General de Escuelas lograron un principio de entendimiento que derivó en la firma del convenio que permitió que con los años comenzaran a sumarse entre dos y tres internos más.

Hasta el momento, alrededor de una docena de internos han pasado por el penal, aunque ninguno ha logrado completar el curso. Analía Millán asegura que esto se debe a que la vida intramuros es muy compleja y pese a los permisos que les otorgan a los internos, no cuentan con un ambiente propicio que favorezca el estudio. “La gente piensa que el preso cuenta con tiempo de sobra, pero si conocieran una cárcel por dentro se darían cuenta que es imposible estudiar”, fundamenta.

Para solucionar este inconveniente, desde el IES 9-015 propusieron que se cree una unidad académica intramuros y así garantizar el cursado completo de la currícula. En este sentido, Millán asegura que alcanzar el título es un objetivo casi inalcanzable ya que ningún interno cuenta con una “estadía” tan prolongada dentro del penal. “Terminar en tres años una carrera técnica para alguien que no se encuentra privado de su libertad ya de por sí es complicado, mucho más para aquel que sólo cuenta con una salida semanal”, puntualiza Millán.

Para lograr la instalación de una unidad académica se debe contar entre otras cosas con presupuesto y voluntad política de ambos actores: el Sistema Penitenciario y la Dirección de Educación Superior. “La DGE ha hecho un trabajo maravilloso en las cárceles con los CEBA y los CENS y ha generado una demanda de estudios superiores que debe ser focalizada en carreras corte técnico que les permita una fuente de trabajo en el corto plazo”. Millán es una convencida de que el estudio de una licenciatura universitaria, como las que ofrece la UNCuyo desde hace una década, es fundamental para cambiar la subjetividad de la persona, pero “no alcanza para darle herramientas a quienes necesitan un cambio de dirección inmediato en sus vidas”.

Además de Enfermería Profesional, la unidad académica del IES de Valle de Uco tiene la intención de agregar parte de su oferta académica marcadamente técnica que consiste además en Gestión de recursos hídricos, Administración de empresas, Higiene y seguridad laboral, Enología e Industrias frutihortícolas, Agroecología, entre otras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here