Poder político impreso

Mucha o poca moneda, quién la tiene, para qué la usa, son factores que impactan en los ciclos económicos. No es neutra. También es importante quien la imprime.

La intervención transitoria de la ex Ciccone –en camino a una expropiación que seguramente será apoyada por la mayoría del arco partidario– es la medida instrumental de una decisión política que hace a la soberanía monetaria.

En efecto, se comprende tal medida en la propia evolución histórica que hizo de la exclusividad estatal de la emisión de moneda una de las etapas de la construcción de las naciones modernas.

En los hechos subsisten aún una gran cantidad de países que mandan a imprimir sus billetes en el extranjero.
Cuando la presidenta de la Nación presentó el 25 de julio el nuevo diseño del billete de $ 100 con la imagen de Eva Duarte de Perón, honró una deuda histórica en el campo simbólico.

LEÉR MÁS  Pfizer pidió la autorización a Anmat para empezar a vacunar en la Argentina

Además, marca el sentido de nuestra política monetaria: sostener la demanda agregada para fortalecer el mercado interno frente a la crisis internacional.

También destacó las recientes decisiones de las autoridades económicas, monetarias y de la Casa de Moneda junto al acompañamiento de los trabajadores para recuperar las capacidades operativas y optimizar el servicio de impresión de todos los documentos oficiales, que demanden un exigente sistema de seguridad, además del propio papel moneda.

Es consecuente con esta visión la declaración de utilidad pública y estatización de la Compañía de Valores Sudamericana SA, que posee el único establecimiento del país con capacidad técnica suficiente para el proceso de impresión de billetes, máxime cuando tenía una deuda difícil de afrontar con el propio Estado que la contrataba. Es un paso más en la construcción de una democracia industrial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here