Pensamientos del Bicentenario: Mariano Moreno

 

Si los pueblos no se ilustran, si no se divulgan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que puede, vale, debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas y será tal vez nuestra suerte cambiar de tiranos sin destruir la tiranía.

Es justo que los pueblos esperen todo bueno de sus dignos representantes; pero también es conveniente que aprendan por sí mismos lo que es debido a sus intereses y derechos.

Desde el descubrimiento empezó la malicia a perseguir unos hombres que no tuvieron otro delito que haber nacido en unas tierras que la naturaleza enriqueció con opulencia y que prefieren dejar sus pueblos que sujetarse a las opresiones y servicios de sus amos, jueces y curas.

La verdad, como la virtud, tienen en sí mismas su más incontestable apología; a fuerza de discutirlas y ventilarlas aparecen en todo su esplendor y brillo: si se oponen restricciones al discurso, vegetará el espíritu como la materia; y el error, la mentira, la preocupación, el fanatismo y el embrutecimiento, harán la divisa de los pueblos, y causarán para siempre su abatimiento, su ruina y su miseria.

Yo he visto llorar muchos hombres por la infamia con que se les entregaba; y yo mismo he llorado más que otro alguno, cuando a las tres de la tarde del 27 de junio de 1806, vi entrar a 1. 560 hombres ingleses, que apoderados de mi patria se alojaron en el fuerte y demás cuarteles de la ciudad.

Felizmente, se observa en nuestras gentes, que sacudido el antiguo adormecimiento, manifiestan un espíritu noble, dispuesto para grandes cosas y capaz de cualesquier sacrificios que conduzcan a la consolidación del bien general.

Nada es hoy tan provechoso para la España como afirmar por todos los vínculos posibles la estrecha unión y alianza con la Inglaterra. Esta nación generosa que, conteniendo de un golpe el furor de la guerra, franqueó a nuestra metrópoli auxilios y socorros, es acreedora por los títulos más fuertes a que no se separe de nuestras especulaciones el bien de sus vasallos (…) Acreditamos ser mejores españoles cuando nos complacemos de contribuir por relaciones mercantiles a la estrecha unión de una nación generosa y opulenta, cuyos socorros son absolutamente necesarios para la independencia de España.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández aconsejó el uso de barbijos caseros: "Lo que abunda no daña", afirmó

Si el hombre no hubiera sido constantemente combatido por las preocupaciones y los errores, y si un millón de causas que se han sucedido sin cesar, no hubiesen grabado en él una multitud de conocimientos y de absurdos, no veríamos, en lugar de aquella celeste y majestuosa simplicidad que el autor de la naturaleza le imprimió, el deforme contraste de la pasión que cree que razona cuando el entendimiento está en delirio.

Sea que sigan dependiendo de España o que formen gobiernos independientes, lo cierto es que los sudamericanos, en este momento, abren sus brazos a Inglaterra: es indiferente en qué forma buscan nuestra ayuda, siempre que el incremento de los negocios y el nuevo mercado que nos ofrecen para la venta de nuestras manufacturas compense nuestra protección.

El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien; él debe aspirar a que nunca puedan obrar mal. Seremos respetables a las naciones extranjeras, no por riquezas, que excitarán su codicia; no por el número de tropas, que en muchos años no podrán igualar las de Europa; lo seremos solamente cuando renazcan en nosotros las virtudes de un pueblo sobrio y laborioso.

¡Levante el dedo el pueblo que no tenga que llorar hasta ahora un cúmulo de adoptados errores, y preocupaciones ciegas, que viven con el resto de sus individuos; y que exentas de la decrepitud de aquéllos, no se satisfacen con acompañar al hombre hasta el sepulcro, sino que retroceden también hasta las generaciones nacientes para causar en ellas igual cúmulo de males

Biografía y obras destacadas de Mariano Moreno

________________________________________

• Nace: 23 de septiembre de 1778

• Lugar: Buenos Aires, Argentina

• efemérides 23 de septiembre

________________________________________

• Muere: 4 de marzo de 1811

• Lugar: Falleció en alta mar

• efemérides 4 de marzo

________________________________________

Biografía: Abogado, periodista y político argentino, de gran participación en la Revolución de Mayo y luego como secretario de la Primera Junta. Mariano Moreno fue el mayor de 14 hijos que tuvieron Manuel Moreno y Argumosa, inmigrante español y María del Valle. Cursó estudios de latín, lógica y filosofía en el Real Colegio de San Carlos y gracias a una recomendación del clérigo Felipe Tomas de Iriarte, viajó en 1799 a Chuquisaca (Sucre, Bolivia), donde completó sus estudios de teología y se graduó como abogado en 1804 y más tarde regresa a Buenos Aires. Un año después nace su primer hijo, fruto del matrimonio que formó en 1801 con María Guadalupe Cuenca. En 1806, durante las expediciones británicas que atacaron a las colonias españolas del Río de la Plata, conocidas como Invasiones Inglesas (1806-1807), Mariano Moreno se opuso y redactó un diario con los acontecimientos que sucedían.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández ordenó reforzar los controles para Semana Santa

En 1809 apoyó la revuelta de Martín de Alzaga y el partido español contra el virrey Linniers, frustrada por el regimiento de Patricios comandado por Cornelio Saavedra. En 1809, Mariano Moreno redacta el documento »La representación de los hacendados», en el que abogaba por la libertad de Comercio y logra gran notoriedad. En vísperas de la revolución, Mariano Moreno siguió unido a Alzaga y a grupos revolucionarios, pero no participó activamente en los sucesos de la Revolución de Mayo (1810), donde fue depuesto el virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y reemplazado por la Primera Junta. Al ser proclamada la primera Junta, Mariano Moreno fue nombrado secretario y se reveló como un gran estratega, tratando de extender y consolidar la revolución a través del »Plan de Operaciones», donde plasmaba sus ideas. Fundó el periódico »La Gaceta», la Biblioteca Nacional y el establecimiento de una academia de instrucción militar y de matemática para los oficiales. Mariano Moreno creó una fábrica de armas y se preocupó de los intereses de la industria y el comercio, reacondicionó los puertos de la Ensenada del Barragán y de Patagones. El prestigio logrado con sólo 33 años despertó recelos dentro y fuera del gobierno y tras un fuerte choque con Saavedra, presidente de la junta, firma el decreto de Supresión de honores.

Mariano Moreno se opone a la disposición de incorporar diputados provinciales por entender que la revolución estaba en peligro dado el escaso compromiso de éstos con el proyecto emancipador y acentúa más las tensiones, no teniendo éxito y renunciando. Cornelio Saavedra lo destina a una misión en Londres (Inglaterra), zarpando a bordo de la goleta inglesa »fame» y muriendo en alta mar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here