Noticias minimizadas, realidades negadas

Ese acontecimiento de naturaleza económica y financiera, no sólo puso en entredicho décadas de desarrollo social y económico inéditos, sino que en diversos países del Mediterráneo –conocidos por la sigla PIIGS– la implosión de la crisis de la deuda y el crack bancario instalaron las llamadas medidas de austeridad como discurso único para salir de la crisis por parte de las cúpulas dirigentes de la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. Esta situación sólo comparable por sus efectos sociales con la depresión de 1929, curiosamente en un país austral del continente americano, ha sido abordada por los medios de comunicación de mayor incidencia en la opinión pública como una noticia de segundo orden, minimizando la magnitud de los sucesos. Esta forma de ponderar la realidad se ve expresada por la escasa relevancia de los hechos en sus títulos de tapa o los minutos de cobertura asignados a dicha noticias en los informativos y en los canales de noticias opositores al actual gobierno. Aquellos órganos de prensa adalides de la globalización neoliberal, que machacan sistemáticamente desde la década del ’90 la imposibilidad de un desarrollo autónomo regional, contradictoriamente, en sus páginas minimizan los efectos de la crisis global y eclipsan la dramática situación del Viejo Continente con titulares catástrofes sobre la desaceleración de las tasas de crecimiento a escala local, o con su obsesiva e incansable búsqueda de affaires o acusaciones que permitan esmerilar la imagen del gobierno ante la opinión pública. Mientras tanto, en la última semana tanto en la Argentina como en la región ocurrieron acontecimientos políticos de magnitud histórica. En Brasilia, el martes 31 de julio se efectivizó el ingreso de la República Bolivariana de Venezuela como socio pleno del Mercosur. Este hecho histórico constituye un bloque regional que ocupa un lugar preferencial, según palabras de Dilma Roussef, la quinta potencia a escala mundial. Por su parte, Hugo Chávez consideró la ampliación del Mercosur como »la herramienta necesaria para preservar la independencia y desarrollo integral de Latinoamérica».

LEÉR MÁS  Mauricio Macri y la curiosa explicación de su derrota electoral: "Muchos argentinos se dejaron tentar con asado gratis"

El presidente uruguayo José Mujica definía la buena nueva como »como una oportunidad histórica, que constituye un desafío enorme». En síntesis, con el ingreso de la República Bolivariana, el espacio económico consolida un Producto Bruto Interno de 3,3 billones de dólares, con 270 millones de habitantes y un territorio de 13 millones de kilómetros cuadrados. A pesar de la relevancia de la ampliación del Mercosur, esta noticia no fue vista de la misma manera por el gran diario argentino, que consideró que el título principal del día siguiente a la ampliación del Mercosur (miércoles 1 de agosto) era »El asesino de un barrabrava también estuvo en un acto K», dejando en un lugar secundario el histórico evento regional.

El jueves 2 de agosto, con motivo de conmemorarse el 158º aniversario de la creación de la Bolsa de Comercio, Cristina Fernández anunció la cancelación del último pago del Boden 2012. Según palabras del presidente de la histórica entidad bursátil porteña, Adelmo Gabbi: »El pago de dicho compromiso permitirá al país cerrar la puerta a ese pasado doloroso ligado al derrumbe del Plan de Convertibilidad». Recordar que esos títulos se les había entregado a los ahorristas a cambio de la confiscación de sus depósitos en dólares en el 2001, de alguna manera es entender la tremenda distancia que separa ambas realidades y el significado simbólico en términos de estabilidad económica, al poder cumplir el actual gobierno con compromisos adoptados por la gestión del radical De la Rúa y su tristemente célebre súper ministro Domingo Felipe Cavallo.

LEÉR MÁS  Anunciaron el libre ingreso a la provincia de San Juan

Transferir los 2197 millones de dólares correspondientes al último servicio de esa deuda por parte del gobierno es una clara señal de fortaleza económica, en un escenario global atravesado por la incertidumbre de los mercados y la imposibilidad de hacer frente a sus compromisos por significativos países del mundo desarrollado. A pesar de ese inobjetable logro, para los periódicos socios del monopolio de Papel Prensa la noticia del día siguiente era otra. Para el matutino de los Mitre: »Defendió la Presidenta los controles sobre la economía». Con esa afirmación titulaba en portada el viernes 3 de agosto como síntesis destacada del pago del Boden y del discurso de Cristina Fernández en la Bolsa de Comercio.

Minimizar las noticias positivas y negar la magnitud de la crisis europea es el dispositivo comunicacional de los adalides de la libertad de expresión y la supuesta objetividad informativa; la realidad del ciudadano de a pie y la comprensión de las mayorías tendrán la última palabra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here