Lorenzino: »Estamos terminando con el corralito»

»Estamos terminando con el corralito con el claro objetivo de administrar los recursos del Estado en beneficio de la gente, apostando a la producción, al empleo y al crecimiento con inclusión social», indicó Lorenzino en la apertura de la presentación del Programa de Ordenamiento de las Contrataciones y Compras Públicas, que se lleva a cabo en la sede del Banco Nación.

En tal sentido, añadió que este Gobierno »reconstruyó los tejidos sociales y la producción, incluso en este escenario internacional, realmente adverso, llegando a la gente a través de una política de desendeudamiento que nos permite tomar decisiones con absoluta libertad».

El corralito financiero fue implantado por el ex ministro de Economía Domingo Cavallo en diciembre de 2001, en un intento por frenar la enorme fuga de depósitos que se estaba produciendo en el país, previo a la quiebra total de la economía.

La medida tomada por el gobierno de Fernando de la Rúa comprendía la restricción de la libre disposición de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorros, y se prolongó por casi un año.

LEÉR MÁS  La candidata Anabel Fernández Sagasti propone políticas para deportes

Un mes más tarde al anuncio de Cavallo, el senador Eduardo Duhalde, en ejercicio de la Presidencia de la Nación, profundizó la situación de miles de argentinos, instaurando el corralón, y entregando Bonos del Estado Nacional (BODEN) a cambio del dinero »atrapado».

Una de las series de esos bonos, es precisamente el BODEN 2012 cuya vigencia llega a su fin.

Respecto de la política de desendeudamiento, el jefe de la cartera de Hacienda recordó que la deuda del sector público con el privado »bajó del 124 por ciento en 2002 al 14 el año pasado».

Esa misma deuda, si se toma en moneda extranjera, »registró una reducción del 92 por ciento en 2002 al 9,6 en 2011», explicó Lorenzino.

El funcionario, además, ponderó la nueva normativa para ordenar las contrataciones y compras públicas, que a su juicio resulta »un nuevo ejemplo de cambio de paradigma».

»Abandonamos el paradigma de la década del noventa y avanzamos en potenciar la capacidad del Estado, gestionando con responsabilidad y encontrando soluciones a los problemas», señaló.

LEÉR MÁS  Proponen WiFi gratuito para Alvear con derecho a conectar de todos los habitantes

Al respecto, aclaró que esta dirección política »se enmarca en un contexto internacional desfavorable, con países centrales que tienen sus administraciones públicas intervenidas y la única receta es reducir los gastos del Estado».

»Nosotros, en cambio, gracias a la política de desendeudamiento, damos el ejemplo de lo que no queremos que se repita en la Argentina», afirmó.

El ministro también explicó el mensaje del »relojito», ubicado en distintos monitores dentro del Palacio de Hacienda, que marca la cuenta regresiva hacia el viernes de la semana que viene, día en el que se cancelará la última cuota del Boden 2012 por un valor cercano a los 2.300 millones de dólares.

»Ese relojito va más allá del pago de la última cuota del Boden 2012, es la muestra cabal de la política de desendeudamiento del gobierno nacional que nos permite tomar decisiones libremente, sin ningún tipo de condicionamientos», concluyó Lorenzino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here