Las elecciones de Brasil y la falacia de las encuestas previas

Fabián G. tigur

La mayoría de las encuestas que se vertían en el vecino país en los meses previos a la elección indicaban que Dilma Rousseff estaba por debajo de Marina Silva, solamente algunas aseguraban que la actual presidente lideraba, pero nadie indicaba a Neves como el segundo en cuestión. Conclusión: O los encuestadores son malos o están pagados para difundir información que genere intencionalidad de voto, algo que la realidad vuelve a darle la espalda.

El panorama no es distinta en Argentina. La mayoría de las encuestadoras se encuentran desarrollando trabajos para los distintos candidatos y, vaya sorpresa, siempre el candidato que contrata la misma figura al frente de la misma o entre los 2 primeros, según la necesidad. Lo que sucede es que algunas encuestadoras, ahora no se preocupan por el resultado de las mismas, dado que nadie puede corroborar la veracidad de la misma. En definitiva, las únicas encuestas a las que si hay que ponerles atención son a las desarrolladas en el último mes antes de las elecciones ya que las encuestadoras ponen allí en juego su prestigio.

LEÉR MÁS  "Será un honor recibir a Evo Morales cuando asuma", dijo Alberto Fernández

Hoy en día las encuestas son realizadas y enfocadas a generar opinión en el electorado, para lograr la adhesión del mismo. Si bien esta estrategia está lejos de plasmarse como algo efectivo, algunos sectores se aferran a esta práctica que consideran como importante. Lo cierto es que las elecciones de Brasil dieron nuevamente por tierra con estas prácticas que poco tienen de efectividad.

Por lo expuesto, el lector deberá decodificar mucho al respecto para no caer en las redes de aquellos sectores que pretenden manipular la decisión popular para la defensa de sectores espurios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here