La Payunia, postulado a Patrimonio Natural de la Humanidad

En ese extenso desierto de arena y piedras del departamento Malargüe, los conos volcánicos afloran hasta el horizonte de sus valles y colinas de origen ferroso, donde predominan el ocre, el rojo y el negro, con el viento como única fuente de sonido.

El lugar no puede ser considerado un Paraíso donde alguien desearía vivir, pero sí se presta para el turismo de aventura, la investigación y el éxtasis ante un paisaje que -siguiendo con las referencias bíblicas- se podría asociar al Génesis, un mundo en nacimiento aún sin presencia humana.

Todo allí es resultado de una intensa actividad volcánica que inundó de lava los amplios y sinuosos valles y de la que quedan cráteres, los farallones basálticos que bordean al río Grande, las Pampas Negras, »bombas» de lava, escoriales y coladas de las erupciones.

Los dos volcanes más altos son el Payún Liso y el Payún Matru, de los que deriva el nombre del lugar, con 3.838 metros y 3.715, respectivamente.

No obstante, la época de las erupciones volcánicas en La Payunia se acabó hace milenios y sus conos están apagados, aunque quedan las huellas de las explosiones, ríos de lava e inmensos cráteres dentro de los cuales se pueden hacer excursiones.

La característica que lo convierte en el parque volcánico de mayor densidad del mundo es la presencia, en promedio, de 10,6 conos cada 100 kilómetros cuadrados.

La flora en la Payunia es escasa, pero la fauna tiene unas 70 especies registradas, con 37 de alta posibilidad de avistamiento, aunque los que más se ven son guanacos, armadillos, lagartijas, zorros, choiques e insectos típicos, como escarabajos del desierto.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández: "El problema de la economía no es la cuarentena, es la pandemia”

El sector incluido en la candidatura a Patrimonio de la Humanidad abarca unos 36 mil kilómetros cuadrados (3.600.000 hectáreas), a más de 500 kilómetros al sur de la capital provincial e incluye la Laguna de Llancanelo.

Este espejo de agua es una estación de aves migratorias y Sitio Ramsar, según la convención internacional para la preservación de humedales firmada en la ciudad iraní del mismo nombre.

Allí hacen escala durante meses cisnes, flamencos rosados y patos, entre otras especies, lo que la convierte en un lugar ideal para el avistaje de aves, aunque la escasa vegetación -matas bajas y amarillentas junto a las costas de barro resquebrajado por la sequedad- no brinda mucha protección del fuerte sol de altura.

El director de Turismo de Malargüe, Oscar González, destacó la importancia que tiene para ese departamento esta postulación, »porque independientemente de que el poblador local sepa qué es Payunia, es bueno que se sepa también a nivel provincial, nacional e internacional, ya que no es un lugar de los más promocionados».

El funcionario señaló, en diálogo con Télam, que »la provincia no tiene ningún parque nacional y esto le da la posibilidad de que se la conozca a nivel mundial».

González sostuvo que la sola candidatura implicará »consecuencias impresionantes» en el movimiento turístico, ante lo cual generarán un plan de gestión, en especial en lo ambiental.

LEÉR MÁS  PEDIDO DE INFORMES AL BANCO CENTRAL SOBRE FUGA DE DINERO

»En base a informes técnicos se llevará adelante el plan para la actividad turística, incluyendo a los pobladores, porque la idea es que los puesteros sigan estando, sean partícipes activos y sean los promotores de lo que va a ser un suceso turístico», comentó.

En ese marco, siguió, »también está la infraestructura acorde al movimiento que se viene, por lo que hará falta un centro de interpretación y un efectivo contralor de recursos naturales, y pensamos instalar baños secos, entre otras medidas que permitan, de alguna manera, llevar acciones ambientales positivas».

El Parque Volcánico La Payunia tiene accesos por la ruta 40, en el sur, en el sector llamado La Pasarela, sobre el río Grande y cerca del límite con Neuquén; por el norte, por la ruta provincial 181, que también lleva al volcán Malacara -otro atractivo natural de Malargüe-, y por el este, por la 186, que conduce a Llancanelo.

La propuesta para declarar a la zona Patrimonio Natural de la Humanidad será hecha ante la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en fecha a establecer, según lo anunciado a principios de este mes al oficializarse la candidatura.

El acto respectivo se realizó en la ciudad de Mendoza, encabezado por el ministro de Turismo, Enrique Meyer, y el gobernador provincial, Francisco Pérez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here