La gallina de los huevos de oro

A continuación transcribimos el corto cuento y lo analizamos:

»Érase un labrador tan pobre, tan pobre, que ni siquiera poseía una vaca. Era el más pobre de la aldea. Y resulta que un día, trabajando en el campo y lamentándose de su suerte, apareció un enanito que le dijo:

-Buen hombre, he oído tus lamentaciones y voy a hacer que tu fortuna cambie. Toma esta gallina; es tan maravillosa que todos los días pone un huevo de oro.

El enanito desapareció sin más ni más y el labrador llevó la gallina a su corral. Al día siguiente, ¡oh sorpresa!, encontró un huevo de oro. Lo puso en una cestita y se fue con ella a la ciudad, donde vendió el huevo por un alto precio.

Al día siguiente, loco de alegría, encontró otro huevo de oro. ¡Por fin la fortuna había entrado a su casa! Todos los días tenía un nuevo huevo.

Fue así que poco a poco, con el producto de la venta de los huevos, fue convirtiéndose en el hombre más rico de la comarca. Sin embargo, una insensata avaricia hizo presa su corazón y pensó:

»¿Por qué esperar a que cada día la gallina ponga un huevo? Mejor la mato y descubriré la mina de oro que lleva dentro».

Y así lo hizo, pero en el interior de la gallina no encontró ninguna mina. A causa de la avaricia tan desmedida que tuvo, este tonto aldeano malogró la fortuna que tenía».

LEÉR MÁS  Gabriel Mariotto en el Parlasur: "El 55 y el 76 vienen juntos"

Bien podemos trazar un paralelismo entre este labrador y buena parte de la sociedad argentina, sobre todo ese segmento que hace un poco más de 10 años pugnaba desesperadamente por lograr un pasaporte y disparar de este país sin rumbo. Esa porción de la población que no tenía esperanza, se sentía sumida en una profunda depresión social y muchos de ellos se debatían en los clubes del trueque para poder subsistir. Esa población a la que ni se le cruzaba por la cabeza la posibilidad de pedir aumento de sueldo, sino suplicaba por conseguir un trabajito para subsistir. Esos que no podían salir a la calle porque la inseguridad se cobraba vidas en cada esquina. En la jerga de la época no existían las palabras »impuesto a las ganancias», ni hablar de dólares de ningún color, estábamos verdes de vergüenza, la vergüenza mundial, en los medios de comunicación del mundo pasaban imágenes del hambre en Argentina. En fin, otro mundo, un mundo olvidado… olvidado en solo 10 años. Por eso decimos que bien se puede trazar un paralelismo entre este cuento tradicional del pobre labrador y la realidad de gran parte de la pobre sociedad argentina.

La gallina de los huevos de oro
En la Argentina actual existe una gallina que tiene huevos de oro. Todos los días pone los huevos de oro para que todos podamos trabajar y desarrollarnos en armonía, nada de tirar manteca al techo, nada de enriquecimientos acelerados, nada de fantasía, la Argentina real.

LEÉR MÁS  Gabriel Mariotto en el Parlasur: "El 55 y el 76 vienen juntos"

Esta gallina pone los huevos a diario para frenar los embates de sectores que siempre fueron privilegiados en nuestro país, como la oligarquía del campo, los especuladores financieros que piden todos los días el aumento del dólar, los grandes empresarios a los que no les interesa el desarrollo nuestro país porque viven de exportaciones (Dije grandes empresarios, no pequeños ni medianos a los que si protege y han venido creciendo »sin prisa pero sin pausa»). Pone los huevos para frenar la ambición de sectores corporativos, como los grandes medios, la corporación judicial y otras que pretenden manejar y gobernar a su antojo este bendito país bajo la amenaza de hacer tronar su escarmiento.

Para todos estos, la gallina pone los huevos de oro, pero nosotros, solamente nosotros, el pueblo argentino tenemos la posibilidad de darle vida o de carnearla por intermedio del voto (al igual que en el cuento). Hay veces que parece que queremos darle vida, otras veces parece que queremos carnearla. Si llega a darse esta última posibilidad, nos sucederá lo mismo que al pobre labrador, lo único que conseguiremos es volver a vivir como antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here