La donación de plasma ya tiene su ley

El proyecto impulsado por Máximo Kirchner cosechó el apoyo unánime del Senado.

Máximo Kirchner

El Senado transformó en ley el proyecto que crea la Campaña Nacional de Donación de Plasma Sanguíneo de pacientes recuperados de coronavirus. La iniciativa, que recibió apoyo unánime, fue aprobada tras un breve debate en el que se destacaron los resultados obtenidos con este tratamiento.

El proyecto del diputado nacional del Frente de Todos Máximo Kirchner, que fue acompañado en la presentación por su par del PRO, Cristian Ritondo, otorga una licencia especial para los donantes que se encuentren bajo relación de dependencia. Los trabajadores tendrán derecho a dos días de descanso por cada donación de plasma que realicen. El texto establece expresamente que licencia para los trabajadores “no podrá implicar afectación salarial alguna, descuentos, ni la pérdida del presentismo o cualquier otro beneficio laboral o adicional salarial que perciba”.

La nueva norma también reconoce a los donantes como «ciudadanos solidarios destacados de la República Argentina» y ordena garantizar el traslado de aquellos pacientes recuperados de covid-19, aptos para ser donantes de plasma y que no tengan los medios para realizarlo.

LEÉR MÁS  La eficacia de la Sputnik V es superior al 95%, según otro análisis preliminar

Con la medida, se crea además un Registro Nacional de Pacientes Recuperados de covid-19 Donantes de Plasma, cuya información deberá resguardarse en cumplimiento de la ley 25.326 de protección de datos personales. El establece que se fomentará la capacitación de los equipos de salud sobre el procedimiento para la donación de plasma; se propenderá al desarrollo de actividades de investigación en la temática y se asegurará el acceso a la información sobre donación de plasma de pacientes recuperados de covid-19.

En el marco del debate que se dio en la Cámara alta, el senador radical y presidente de la Comisión de Salud, Mario Fiad, subrayó que el tema “ha generado un amplio consenso” dado que “los ensayos clínicos han resultado auspiciosos” en los receptores de la transfusión. Sin embargo, Fiad aclaró que “no hay evidencia cierta de la eficacia del tratamiento” y además “no es para todos los pacientes: la gravedad de cada uno y la prescripción está protocolizada por el Ministerio de Salud”.

LEÉR MÁS  La ANMAT prohibió un alcohol etílico

Por su parte, la senadora del Frente de Todos Ines Blas destacó que “es necesario generar conciencia y difundir los beneficios” de este método, y agregó: “Este es un instrumento que apela a la solidaridad, al acto humanitario que va en auxilio del otro”. Asimismo, puntualizó que “siete de cada diez pacientes recuperados desarrollan anticuerpos” y que “con 600 mililitros de plasma, que es lo habitual, alcanza para transfundir a tres personas”.

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here