Kicillof lleva a Keynes al Ministerio de Economía

Axel Kicillof, un joven de 42 años (25/09/71) de larga trayectoria, teórico y baluarte de la nueva heterodoxia económica argentina, ocupará el cargo de ministro de Economía de la Nación.

De este modo, remplazará a Hernán Lorenzino, un técnico, administrativista, de excelente relación con el sector financiero y conocido en el mundillo como la cara amable de los mercados dentro del gobierno nacional. De hecho, Lorenzino ocupará ahora la Unidad Ejecutiva de Reestructuración de la Deuda (ver aparte), un espacio que quizá comparta con su amigo el secretario de Finanzas Adrián Cosentino, para tratar de resolver la inconclusa negociación con los holdouts, cuya responsabilidad política y técnica recayó siempre sobre ambos. Hasta el momento, Kicillof se desempeña como secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo y en la práctica hace las veces de viceministro de Economía.

Kicillof compartirá las decisiones más importantes en materia Económica con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y con el flamante presidente del Banco Central de la República Argentina, Juan Carlos Fábrega. Kicillof tiene con Moreno una relación cordial y prudente, aunque mantienen diferencias técnicas y de visión que los distinguen en la forma de instrumentación de la política económica.

De raigambre keynesiana, Kicillof es autor del libro De Smith a Keynes: siete lecciones de historia del Pensamiento Económico. Un análisis de las obras originales. Desde que asumió como secretario de Política Económica, Kicillof ha sufrido una fuerte ofensiva de los medios de comunicación conservadores, particularmente del diario La Nación, que lo ha calificado en varias oportunidades como marxista con el fin de desgastarlo y restarle legitimidad a sus decisiones.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández extendió las medidas de distanciamiento y aislamiento hasta el 11 de octubre

El editorialista de La Nación Carlos Pagni llegó al colmo de titular »El marxista que desplazó a Boudou».

Sin embargo, se ha revelado como un joven estudioso y conocedor de los temas económicos con los que ha establecido relación profesional, particularmente en todo lo referido al sector hidrocarburífero.

En abril de 2012, Kicillof ofreció una exhaustiva y clara explicación sobre los fundamentos que sustentaron la decisión del Ejecutivo de estatizar YPF. El discurso, que se extendió durante más de dos horas y media, fue seguido atentamente por los senadores de la oposición y el oficialismo. Su relato tuvo por momentos pasajes álgidos, académicos e históricos. Durante uno de los tramos, en el que defendió la renacionalización de la petrolera, Kicillof señaló: »La actual situación de YPF no debe relacionarse solamente con la privatización de la empresa, que fue en 1992, sino fundamentalmente con su desnacionalización (que fue a finales de la década menemista), cuando la petrolera fue convertida en una empresa más dentro de un grupo transnacional. YPF fue usada para solventar la expansión internacional de ese grupo.» El ahora futuro ministro de Economía también ha tenido un rol protagónico en el diseño del Plan de Viviendas Pro.Cre.Ar.

El principal desafío de Kicillof será demostrar que es capaz de llevar su fuerte convicción teórica al terreno de la praxis y de coordinar junto con Moreno y Fábrega un menú de medidas económicas que permitan consolidar el modelo socioeconómico retomando las bases originales con los superávit gemelos, superando las restricciones externas, aunque sin perder de vista la necesidad de avanzar en la mejora de la distribución del ingreso.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández extendió las medidas de distanciamiento y aislamiento hasta el 11 de octubre

Deuda: mantener al interlocutor

No cambiar interlocutores en medio de una ardua negociación. Ese principio puede ayudar a interpretar la nueva función que tendrá a su cargo el ex ministro de Economía Hernán Lorenzino, ahora bajo la flamante Unidad Ejecutora de la Reestructuración de Deuda. Lo de »nueva» función es relativo: ya como secretario de Finanzas del Ministerio de Economía que conducía entonces Amado Boudou, Lorenzino tuvo participación en el segundo tramo de la reestructuración de deuda implementado en 2010, donde terminaron de incorporarse al canje más del 90 por ciento de tenedores de bonos en default. Durante su gestión al frente del Ministerio de Economía desde 2011, fue el encargado de defender la reestructuración de deuda argentina en distintos foros internacionales –G-20, Banco Mundial y FMI– al tiempo que participó de las audiencias llevadas a cabo en los Tribunales de Nueva York, en el marco de la aguda disputa legal con los fondos buitre, luego de que en 2012 un fallo del juez Thomas Griesa ordenara al Estado argentino pagar la totalidad del valor de los bonos en default en su poder.

InfoNews

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here