Inglaterra, con Malvinas, busca disimular problemas internos

Según el The Telegraph de Londres[1], “La deuda neta del sector público excluyendo intervenciones financieras, tales como rescates bancarios, se elevó a £1.004 trillion (1, 004,000,000,000 de libras esterlinas) en diciembre. A pesar de la declarada política de austeridad, el gobierno pidió prestado cerca de 14 mil millones de libras el mes pasado”.

 

Este gigantesco déficit fiscal, que este año supera el 64% de su Producto Bruto Interno, y una deuda externa nominal del 68,2% de su PBI, pero Michael Saunders de Citigroup[2] ha calculado la deuda externa total, es decir, lo que Gran Bretaña le debe al resto del mundo es el 400% del PIB, el más alto en el G-7.

 

Los países de la eurozona tienen una deuda externa de unos 18 billones de euros, aproximadamente 7,5 billones se lo deben entre ellos y 10,5 billones al resto del mundo, una cifra similar debe Estados Unidos, y 7 billones los debe Gran Bretaña.

 

A esto se agrega la decidida acción de la sociedad escocesa que quiere separarse de Inglaterra, argumentando que “la Gran Bretaña” es una ficción inventada por los ingleses para hegemonizar a las otras naciones de esas islas. La conmoción en Inglaterra ocurrió cuando el Partido Nacional Escocés ganó la mayoría absoluta en el parlamento y prometió un referéndum sobre la independencia, con encuestas que reflejan un aumento de apoyo a esta gestión. Esta inquietud escocesa está revolviendo nuevamente la causa de Irlanda del Sur, cuyo Partido Nacional insiste en formar una nación con la independiente Irlanda del Norte.

 

Escocia tiene ingresos crecientes por los descubrimientos petroleros en el Mar del Norte y una creciente paz social, Brian Ashcroft, un profesor de economía en la Universidad de Strathclyde de Escocia afirma que su país “Se encuentra muy bien en comparación con el resto del Reino Unido. It would be quite a rich state,” said Ashcroft, before injecting a note of caution. La economía se está desempeñando de forma bastante razonable, seríamos un estado rico.»

 

Es muy evidente que mientras Inglaterra pasa por un período problemático, en la Argentina durante el año 2011, el PBI de creció 9,2%, tiene superávit fiscal: 1.136,39 millones de dólares, y disminuye su deuda externa al 32,2% de su PBI.

 

No es difícil imaginar que el Gobierno Británico quiere usar el recurso de Margaret Thatcher, inventar un problema con Malvinas para distraer la atención sobre sus problemas internos.

 

 

[1] De la pagina web de The Telegraph del día de hoy

[2] Por Joaquín Arriola, * Profesor titular de Economía Política de la UPV/EHU – Martes, 19 de Julio de 2011.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here