Honduras: según los primeros datos oficiales, ganó el candidato del Partido Nacional

 

En el primer informe oficial del TSE, sin embargo, no hubo datos sobre la proporción de concurrencia a las urnas y abstención, elemento considerado clave en estos comicios realizados bajo el gobierno de facto surgido del golpe de estado del 28 de junio.

Las elecciones fueron cuestionadas dentro de Honduras, donde los sectores defensores del gobierno constitucional depuesto llamaron a no votar, y también en casi toda la comunidad internacional, en la que gran cantidad de líderes y gobernantes anticipó que no reconocerá el resultado.

Notas relacionadas

{loadposition user11}

El presidente constitucional derrocado, Manuel Zelaya, afirmó hoy temprano que la abstención sería superior a 50 por ciento -la tasa histórica es de alrededor de 45 por ciento- y que ello significaría »la derrota de la dictadura», mientras su reemplazante de facto, Roberto Micheletti, aseguró que la afluencia de votantes era »masiva».

»Hay definitivamente un abstencionismo mayúsculo en casi todo el país, ésa es la información que tengo yo, que está fracasando esta dictadura, las urnas están vacías», declaró Zelaya en la sede de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde está refugiado desde septiembre.

»Podemos decirle al pueblo hondureño que el fracaso de la dictadura es evidente en las urnas; el pueblo hondureño va a sacar hoy un triunfo al no apoyar esta dictadura y este show electoral que no sirve nada más que para crear impunidad a los que dieron el golpe de estado», añadió.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández y el coronavirus en la Argentina: “No estoy seguro si tocamos el pico o si puede ser mayor”

Más tarde, dirigentes del Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado afirmaron que la abstención se había ubicado entre 65 y 70 por ciento.

Sin embargo, el secretario general del TSE, Alejandro Martínez, dijo a Radio América que una estimación extraoficial le permitía ubicar la abstención en el orden de 35 por ciento.

En tanto, Micheletti, tras haber votado en la ciudad de El Progreso, en el norte del país, y custodiado por un grupo numeroso de militares y policías, afirmó que el proceso electoral estaba desarrollándose con tranquilidad y que la población estaba »votando sin temor».

A mediodía, la agencia ANSA reportó que la asistencia a las urnas era baja, pero a último momento, el TSE anunció que el cierre de los comicios, previsto inicialmente para las 16 locales (las 19 en la Argentina), sería aplazado una hora debido a la cantidad de ciudadanos dispuestos a votar.

La jornada transcurrió con más normalidad que la prevista, aunque en medio de un clima de tensión determinado por las severas medidas de seguridad, a las que aportaron más de 30.000 efectivos del Ejército, la policía y reservistas, y por el temor a atentados de parte de los dos sectores protagonistas del conflicto político.

Los medios de comunicación partidarios del gobierno de facto amanecieron exhortando a los ciudadanos a que concurrieran a votar, en tanto de los dos principales medios que defienden al gobierno constitucional, permaneció cerrado el Canal 36 y la Radio Globo sufrió constantes interferencias, según ANSA.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández y el coronavirus en la Argentina: “No estoy seguro si tocamos el pico o si puede ser mayor”

En ese contexto, la oposición al gobierno de facto denunció que la policía golpeó a un hombre, detuvo a varias personas -entre ellas, un periodista español al que las autoridades se proponían deportar hoy mismo- y allanó locales partidarios y residencias particulares, algunos de los cuales sufrieron »ametrallamientos».

Asimismo, en San Pedro Sula, la segunda ciudad del país, hubo enfrentamientos entre manifestantes y policías, que produjeron varios heridos.

Un comunicado del Frente se quejó de la »campaña de intimidación» del régimen de facto, que se reflejó, según sostuvo, en ataques del Ejército a miembros de la organización, que incluyeron el »ametrallamiento» de viviendas y locales partidarios.

»Todo está normal, todo muy pacífico, una buena organización es lo que yo he visto», afirmó el embajador estadounidense en Honduras, Hugo Llorens, quien acompañó a votar a un miembro de su equipo de seguridad.

Además de presidente para el período de cuatro años que se iniciará el 27 de enero próximo, a los hondureños les propusieron elegir hoy 20 diputados al Parlamento Centroamericano (Parlacen), 128 diputados al Congreso Nacional y autoridades de 298 municipios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here