Grecia: Reprimieron a los manifestantes en las calles de Atenas

 

 

Desafiando el descontento público y a los casi 100 mil manifestantes, los legisladores griegos parecían estar listos para aprobar un severo plan de ajuste exigido por la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y recibir a cambio un segundo rescate de 130.000 millones de euros.

 

Afuera, las fuerzas antidisturbios se desplegaron en la emblemática Plaza Syntagma de la capital griega y dispararon también granadas aturdidoras contra las cientos miles de personas concentradas en el lugar, informó la agencia de noticias Europa Press, aunque no detalló si hay heridos.

 

Las imágenes de la televisión griega muestran numerosos focos de incendio en la calle y el aire está completamente enturbiado por el humo. Sólo un pequeño grupo de la multitud se enfrentó con la policía. Otros portaban pancartas que decían »Alzamiento popular!», »Son ellos o nosotros!» y »No jueguen todo lo que hemos conseguido».

 

Mientras los diputados esperan votar rodeados por las multitud en la calles que rechaza el ajuste y el gobierno advierte que rechazar las medidas de ajuste implicaría sacrificios »inimaginablemente más duros» a los griegos.

 

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, dijo al Parlamento que Grecia no tiene una salida fácil y que la alternativa al rescate internacional -la bancarrota y la salida de la zona euro- sería mucho peor para los griegos.

 

»La decisión no es entre sacrificio y nada de sacrificios en absoluto, sino entre sacrificios y otros inimaginablemente más duros», dijo en un acalorado debate que se espera se extienda hasta la medianoche.

 

Dentro del Parlamento, Venizelos dijo que el futuro de Grecia en el núcleo europeo estaba en peligro. »Cualquiera que quiera seguir en el euro y en la zona euro debe cumplir algunas normas», advirtió.

 

»La ley debe aprobarse a medianoche porque el lunes por la mañana la banca y los mercados financieros deben recibir el mensaje de que Grecia puede sobrevivir y lo hará», aseveró el ministro.

LEÉR MÁS  Trotta, sobre la nueva Ley de Educación Ambiental: "Refleja una lucha de años"

 

Hasta el momento, el premier griego no se hizo presente en el Parlamento, donde el debate comenzó a las 9:00 (hora de Argentina) y se estima que la votación tendrá lugar sobre la medianoche local.

 

El presidente de la cámara irá llamando a cada diputado por su nombre, que tendrá que alzarse y responder con un sí o un no.

 

A los diputados se les preguntará por tres cuestiones: el plan conocido como la quita (la condonación de 100.000 millones de euros de la deuda en manos privadas), el plan de recapitalización bancaria (necesario para contrarrestar las pérdidas que sufrirán los bancos con deuda griega) y las medidas de ajuste a cambio del crédito.

 

El ajuste supone un recorte de los salarios y las pensiones, así como el despido de miles de funcionarios. En cuanto a cómo participará el sector privado en la reducción de la deuda, aun se desconocen los detalles.

 

Para que estos nuevos y duros ajustes se conviertan en ley, la se precisa una mayoría de los 300 escaños que integran la cámara. Socialistas y conservadores, los dos principales socios del gobierno que preside el tecnócrata Papademos constituyen un total de 236 diputados.

 

Este sábado, los líderes de las formaciones que apoyan al gobierno, el Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) y la conservadora Nueva Democracia (ND), instaron a sus diputados a seguir la disciplina de grupo y votar en favor del acuerdo, bajo la amenaza de sacarles de las listas electorales en las próximas elecciones -previstas para abril- si no lo hacen.

 

En los últimos días, seis miembros del gobierno -incluido un ministro y cinco viceministros-, un diputado socialista y un alto cargo de ND han dimitido en protesta por el acuerdo.

 

Además, más de veinte miembros del PASOK y trece de ND han anunciado públicamente que no apoyarán las medidas.

LEÉR MÁS  El FMI analizará la propuesta de la Argentina de reformar la política de sobrecargos

 

Pero aún así, el gobierno griego podría lograr la aprobación de su texto. Papademos envió anoche un mensaje televisado a la nación en el que advirtió de que la única alternativa a la firma del acuerdo es »la bancarrota» y el »caos social».

 

»El acuerdo garantiza el futuro de nuestro país en el euro», explicó el premier, y dijo que ése es el deber de los gobernantes griegos respecto a las generaciones futuras y la verdadera »actitud patriótica», en respuesta a quienes acusan al gobierno de haberse »vendido» a los intereses de la UE y el FMI.

 

»Los demagogos dicen que es mejor la bancarrota (que el acuerdo con la troika -formada por la UE, el BCE y el FMI-, pero la bancarrota sólo creará una explosión social y el caos», afirmó Papadenos, ex vicepresidente del BCE.

 

Sin embargo, las medidas de austeridad que exige la troika -UE, FMI y BCE- a cambio del crédito, provocaron fuerte contestación social: el martes, el viernes y el sábado hubo huelga general en Grecia, con un alto seguimiento.

 

Con Grecia en su quinto año de recesión, los sindicatos argumentan que las nuevas medidas de austeridad ahogarán a la economía. El desempleo en el país mediterráneo alcanzó el máximo de 20,9% en noviembre pasado, y casi la mitad de los jóvenes del país no tiene trabajo.

 

Alemania, la mayor economía de la zona euro, aumentó la presión el domingo cuando dijo que el grupo necesita acciones, no palabras. »Las promesas de Grecia ya no son suficientes para nosotros», dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, en una entrevista publicada en la edición del domingo del diario Welt am Sonntag.

Telam

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here