Fayad se convirtió en el nuevo hombre fuerte del radicalismo

 

Así como las primarias decretaron el protagonismo absoluto e indiscutible de Cristina Kirchner como eje de la política nacional, la aplastante victoria de Víctor Fayad (obtuvo 57 puntos) este domingo en Capital lo terminó de posicionar como el hombre fuerte de la UCR mendocina.

 

Cuando pidió pista como candidato a gobernador, el “Viti” aseguraba que contaba con el respaldo popular, su arma ante la capacidad de movilizar estructura partidaria de Cornejo y la habilidad de unificar al partido de Iglesias. El último terminó imponiéndose como postulante al sillón de San Martín y el segundo se quedó con buena parte de los cargos a legisladores e intendentes.

 

Fayad, en cambio, debió refugiarse en Capital sin poder ser el candidato a gobernador ni verse representado en las listas a diputados o senadores provinciales, con la exclusión del histórico dirigente capitalino Sergio Bruni como nota excluyente.

 

Luego de que, como aseguró este viernes, lo dejaran “afuera de todo”, el “Viti” desdobló las elecciones en Ciudad y empezó a terminar de alejarse de la dirigencia provincial. Así, el intendente capitalino y el radicalismo, que entonces se sentía fuerte en la provincia, recorrieron caminos que casi nunca se cruzaron hasta este 28 de agosto.

LEÉR MÁS  "La salida es el empleo", dijo Anabel Fernández Sagasti

 

Luego sobrevino lo conocido: el desastroso 14 de agosto de Alfonsín que arrastró a toda la UCR, la desesperación por blindar a las comunas del “huracán Cristina” de octubre y la búsqueda de aliados para sumar candidatos a presidente y votos a como dé lugar.

 

Este domingo, Fayad se impuso abrumadoramente en la capital, en una campaña que ignoró la existencia del candidato a gobernador. Por la tarde, cuando la victoria ya era un hecho, Roberto Iglesias junto a su compañero de fórmula, Juan Carlos Jaliff, el primer candidato a diputado nacional, Enrique Vaquié, y el presidente del partido, César Biffi, fueron al búnker del “Viti”.

 

Pero debieron conformarse con algunos breves diálogos con la prensa antes de abandonar el hotel, porque para el “Viti” intentaron colgarse de su triunfo.

 

“Mi padre me decía que siempre estarás sólo en la siembra, y miles estarán en la cosecha”, dijo Fayad, que no recibió a sus correligionarios.

 

El “Viti” ahora tiene respaldo popular, el “poder de las urnas”, algo que escasea por estos tiempos en el partido de calle Alem de forma tal que hasta se buscó un acuerdo con el duhaldismo mientras un grupo de intendentes buscaba adelantar sus elecciones para no estrellarse contra Cristina Fernández de Kirchner.

LEÉR MÁS  Planes sobre política hacia el sector científico y universitario

 

Fayad es hoy el único radical que tiene asegurado un cargo ejecutivo hasta 2015. Sus rivales en el radicalismo corren serio peligro de ser derrotados por un kirchnerismo que, si logra capitalizar el enorme caudal de votos de Cristina, tiene importantes chances de imponerse aún en los distritos que hoy gobierna la UCR.

 

“Los votos no se piden”, dijo Fayad cuando le preguntaron si saldría a bancar a Iglesias en la campaña para la gobernación. Segundos después, terminó de demostrar que hoy se siente lo suficientemente fuerte como para imponer condiciones para su apoyo: “se tienen que abrir las listas para legisladores”.

 

El resto de la UCR decidirá, en las próximas horas, si aceptan las exigencias del “Viti”, que se dio el lujo dejar plantada a la cúpula de la UCR y ahora marcarles la cancha tras un masivo apoyo popular.

Sitio Andino

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here