Estudiantes chilenos analizan continuar con la protesta

 

 

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Chile (FEUC), Giorgio Jackson, primero, y la titular de la Confech, Camila Vallejo, después, hicieron declaraciones en la misma línea: habrá diálogo si se garantiza que se atenderán los reclamos.

 

»Valoramos la iniciativa del Parlamento; el Parlamento es un espacio infértil si el Ejecutivo no tiene una posición clara favor de las demandas que serían discutidas en esa instancia», remarcó Vallejo, que aseguró que los estudiantes están »esperando qué pasa con el Ejecutivo, qué pasa con el Presidente», porque el conflicto »sigue y él todavía no ha vuelto a aparecer».

 

Jackson, citado por la agencia Prensa Latina, recalcó que las movilizaciones, después de tres meses, no se van a bajar »ni se va a volver al estado cero» sin garantías de avances hacia las reivindicaciones, y valoró al Parlamento como espacio de conversaciones, aunque dejó en claro que »la solución a muchos reclamos le compete exclusivamente al Ejecutivo».

 

El movimiento estudiantil chileno, junto al Colegio de Profesores, familiares y un amplio sector social exige que el Estado asuma los costos de la enseñanza pública, lo que ya dio paso a multitudinarias movilizaciones, paros y tomas de escuelas y universidades.

 

»Estamos dispuestos al diálogo; valoramos la instancia tripartita, pero necesitamos las garantías suficientes, que estén puestas sobre la mesa sobre todo por parte del Ejecutivo, que tiene la facultad para emitir proyecto de ley, sobre todo en el ámbito presupuestario, que son temas bastante importantes», aseveró Vallejo a Radio Bío Bío.

 

El conflicto tuvo hoy dos nuevas hechos: estudiantes de la Universidad de Chile ocuparon la sede del Servicio Electoral para defender el reclamo de un plebiscito sobre la educación paga y un grupo de artistas tomó las oficinas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) para respaldar una rápida salida.

LEÉR MÁS  "La salida es el empleo", dijo Anabel Fernández Sagasti

 

Unas 70 personas (músicos, cineastas, actores y pintores, entre otros)buscan que las autoridades chilenas atiendan los reclamos del movimiento estudiantil. Entre los manifestantes había integrantes de los grupos Sol y Lluvia, Illapu y Schwenke y Nilo y la Banda Conmoción, según informó, entre otros, la agencia DPA.

 

El conflicto está a las puertas de una nueva manifestación, el jueves, para la cual estudiantes y profesores ya pidieron formalmente en la Intendencia Metropolitana el permiso para marchar por la Alameda, desde Plaza Italia hasta el Palacio de La Moneda.

 

El presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, sostuvo que tomarán medidas especiales de resguardo para evitar incidentes.

 

»No predicamos la violencia. Tanto por parte de universitarios como de secundarios y profesores se están tomando todas las medidas para ordenar esta manifestación y denunciar cualquier hecho que nos parezca anómalo o extraño», dijo Gajardo a la prensa chilena.

 

La intendenta Cecilia Pérez, en tanto, manifestó la disposición de la administración para evaluar la solicitud, pero reivindicó por igual el derecho a manifestarse como la seguridad ciudadana.

 

Pérez, citado por el diario oficial La Nación, adelantó que »vamos a repetir la buena onda, vamos a repetir el diálogo», pero también anunció que se buscará el »mejor trazado», por lo que la marcha podría tener una ruta distinta a la solicitada por los manifestantes.

 

Sobre el operativo de seguridad que se monte -clave a la luz de pasados choques- el ministro de Defensa, Andrés Allamand, fue tajante en el sentido de que no habrá militares en las calles porque »el orden público se garantiza a través de la acción de Carabineros y en el caso de aquellos que cometen delitos con motivo de manifestaciones, a través de la acción de los tribunales de justicia».

LEÉR MÁS  Planes sobre política hacia el sector científico y universitario

 

Desde Buenos Aires, donde cumple agenda de temas propios de su cartera, Allamand reclamó diálogo. »Cada vez que en la historia de Chile hemos transformado la intransigencia en lo más importante y hemos despreciado los acuerdos, y cada vez que hemos sobrepasado o despreciado o no encauzado nuestros conflictos por vías institucionales, los resultados siempre han sido malos», advirtió.

 

En tanto, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, también citado por el diario oficial La Nación, expresó su preocupación por el delicado estado de salud en que se encuentran los estudiantes en huelga de hambre, especialmente los alumnos de la comuna de Buin, que tras 28 días de ayuno y anunciaron que dejarán de tomar agua.

 

»En el caso de los tres jóvenes de Buin la situación nos preocupa, porque esta huelga de hambre es en serio; perdieron ocho kilos de peso, tienen una disminución de la masa muscular muy sustantiva y presentan baja de la presión arterial, calambres intensos y deshidratación», advirtió Mañalich.

 

Para el ministro, los alumnos »han entrado a una situación de cierto riesgo», donde »cualquier cuadro agregado, como una hemorragia digestiva o una infección respiratoria –a la cual están muy propensos por las condiciones de frío en que están- podría significar realmente una situación catastrófica».

Telam

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here