ESPÍAS, OPERACIONES ILEGALES, DINEROS SIN RENDICIÓN

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) tuvo un lugar importante en las decisiones de los próximos días.

Alberto Fernández dictará un decreto de intervención de la central de espías. Esto significa que el elegido tendrá facultades para tomar decisiones de fondo, tanto en lo referido a cambios en la estructura interna, designaciones, como a una posible división de lo que ahora es la ex SIDE.

El nombre del interventor se mantiene hasta ahora en reserva, pero algunos mencionan al publicista Enrique Pepe Albistur, amigo del presidente desde hace décadas.

AF adelantó que se termina el secreto respecto de los gastos reservados en materia de inteligencia y que una parte ya no quedará en la AFI sino que será destinado al Fondo contra el Hambre. Se dice que el presupuesto de la AFI en fondos reservados es de aproximadamente 3.500 millones de pesos, aunque otras estimaciones hablan del doble.

La intervención a la AFI tendría un doble objetivo. En primer lugar, hacer una designación urgente del interventor y darse un tiempo para conseguir los votos en el Senado, ya que el jefe de los espías requiere del visto bueno de la Cámara Alta. La otra razón de la intervención es dotar de máximas facultades al interventor: no se trata sólo de tener capacidad de remover a algunos integrantes de las primeras líneas, sino de hacer reformas de importancia.

El presidente se refirió al decreto de Macri que lleva el número 656 de 2016 que convirtió los gastos de la AFI nuevamente en materia reservada. «Eso fue un enorme retroceso», dijo Fernández. Si se deroga el decreto 656 tal vez vuelva a tener vigencia el decreto 1311 dictado en época de Cristina, por el cual todos los gastos dejaban de ser secretos, aunque una parte de esos gastos son públicos y otros son sólo de acceso por parte de la Comisión Bicameral de Seguimiento de los Organismos de Inteligencia.

LEÉR MÁS  En la puerta de un boliche, entre varios, matan a golpes a un joven de 19 años

Es casi seguro que habrá un recorte fuerte de la actividad de la AFI y una reubicación de los aproximadamente 2.500 agentes y empleados que tiene la central de la calle 25 de mayo. Podría disponerse, por ejemplo, que todo lo que sea investigación criminal –narcotráfico, trata de personas, secuestros– pase al Ministerio de Seguridad y dentro de esa cartera a una especie de FBI argentino, o sea una división muy especializada dentro de la Policía Federal destinada a combatir el crimen organizado.

El presidente habló de unificar esta batalla que actualmente está segmentada en las distintas fuerzas de seguridad –Gendarmería, Prefectural, Policía Federal, Policía Aeroportuaria– y en la AFI.

La ex SIDE se concentraría en cuestiones relacionadas con el terrorismo y con aspectos relacionados con la defensa del país ante posibles enemigos externos. No hubo episodios de terrorismo en los últimos tiempos en los países del conosur americano, pero el mundo está en conflicto permanente y los peligros siempre están latentes. Además, el país ha tenido la experiencia cercana de la forma en la que servicios de inteligencia extranjeros operaron sobre el fallecido fiscal Alberto Nisman y la causa del Memorándum de Entendimiento con Irán.

LEÉR MÁS  Whats App NO funciona para fotos, audios y videos. No se sabe cuando se podrá volver a operar

Nuevamente, más allá de la reorganización, de las medidas en sí mismas, lo decisivo será la conducción: es decir la existencia de un liderazgo que realmente haga cumplir la veda a los agentes de inteligencia o los operadores de inteligencia en todo lo que tiene que ver con la justicia y el espionaje interno.

El ejemplo más elocuente de los últimos tiempos fue la visita de dos altos jefes de la AFI al juez de Avellaneda, Luis Carzoglio. El episodio fue admitido por Gustavo Arribas, titular de la agencia, en la interpelación a la que fue sometido en el Congreso. Se trató, ni más ni menos, que de un apriete para que el magistrado detenga a dos dirigentes gremiales y deportivos, Hugo y Pablo Moyano. Y la maniobra llegó al punto en que dos jueces declararon que los funcionarios de la AFI hasta les redactaron las órdenes de detención.

El episodio pinta la gravedad de la situación y el presidente le asignó tanta importancia que le dió un lugar central en su discurso inaugural.

TK p/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here