El Presidente inauguró el período de sesiones ordinarias del Congreso

Todos los puntos del discurso en el que Alberto Fernández prometió “iniciar una marcha que nos permita salir de la postración y ponernos en rumbo del crecimiento con justicia social”.

Ahí nomás, bien al principio de su primer discurso de inauguración del período de sesiones ordinarias del Congreso, el presidente Alberto Fernández aseguró que “gobernar es admitir la verdad para transformarla”. A partir de esa sentencia, el mandatario dio cuenta –una vez más– de cuál es el escenario político, social y económico que encontró hace 81 días y que, aunque es conocido, no deja de ser trágico para los que se cayeron del sistema y que el Presidente busca recuperar.

Para lograr ese objetivo, Fernández no sólo reivindicó lo que viene haciendo en estos casi tres meses de gobierno, también avisó cómo pretende institucionalizar esas transformaciones de la verdad a través, por ejemplo, del Consejo Económico Social, destinado a resolver la economía más cercana a los ciudadanos, o el Consejo de Afianzamiento de la Justicia, que deberá trabajar para modificar esa otra patética verdad, la oscura o poco transparente administración de Justicia.

En esa búsqueda de transformación se inscribe también la ley de interrupción del embarazo que enviará en pocos días.Claro, todo se hará en tanto y en cuanto se resuelva el principal escollo que heredó del macrismo: la deuda externaque, como dijo Fernández, no piensa pagar a costa del hambre del pueblo. Tal vez por eso, y como aquel sueño que ofreció en su momento Néstor Kirchner, el Presidente ahora propuso “iniciar una marcha que nos permita salir de la postración y ponernos en rumbo del crecimiento con justicia social”. Eso es lo que está en juego en los años por venir.

La oposición, en cambio, ocupó sus poltronas con más interés en pelearse por nimiedades, como si Daniel Scioli sigue o no siendo diputado o si es imprescindible que Fernández anuncie la ley de Presupuesto, antes que reivindicar la herencia negativa que dejaron. El Presidente tampoco buscó confrontarlos («No busco revanchas», dijo) aunque les recordó que gracias al gobierno que protagonizaron, el país enfrenta una deuda pública «récord en monto y concentración temporal de vencimientos» . Luego les dijo que su gobierno es de científicos y no de Ceos . Pero no avanzó mucho más porque, al fin y al cabo, algo los necesita y tal vez por ello les agradeció el acompañamiento de la ley para renegociar la deuda externa. Es más que probable que en los próximos meses tenga que recurrir otra vez a ese respaldo.

El discurso de Fernández duró la hora y media de discurso y, si bien tuvo un tono amable, nunca dejó de ser firme al momento de describir las dificultades, señalar responsabilidades y proponer soluciones a problemas históricos como la ley de interrupción del embarazo, la reforma de la Justicia y la profundización de los límites a los servicios de inteligencia.

Así, en esos 80 minutos con aplausos y emociones, como cuando habló de la legalización del aborto, el Presidente buscó mostrar cuáles son los caminos alternativos que propone para resolverles la vida a les argentines, que se traducen en programas que ya están en desarrollo, más una docena de proyectos de ley y un Decreto de Necesidad y Urgencia.

LEÉR MÁS  Techint acata la conciliación obligatoria y no puede despedir a sus trabajadores

La inflación y los precios

En esto de detener la caída de argentinos en la pobreza, tranquilizar la economía y recuperar el trabajo, el Presidente resaltó la rehabilitación del programa de Precios Cuidados, el Ahora 12, el congelamiento de tarifas y combustibles, aumentos a sueldos privados y estatales, más el relanzamiento del programa Remediar. Todo para terminar con el hambre, pero sobre todo para controlar la inflación: «Vamos a exigirles total responsabilidad a los formadores de precios», avisó Fernández.

Ley de Hidrocarburos y minería

Ante la necesidad de reconstruir el tejido productivo, el Presidente se propuso enviar un proyecto de ley de hidrocarburos y actividad minera con la intención de estimular la inversión nacional, pero sobre todo la internacional, que permita la creación de «miles de empleos directos e indirectos». El punto a revisar será cómo se controla el alto impacto ambiental que suelen tener estas actividades productivas y la tendencia a eludir los controles que tienen estas empresas.

Ley de Consejo Económico y Social

La idea del Presidente es que este espacio sirva para «diseñar la agenda de futuro, ajena a la puja distributiva y a la coyuntura de corto plazo». Afirmó que no pretende que en ese ámbito se discutan precios, salarios o paritarias (para esto está el Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil). Este espacio contará que con el respaldo técnico de la OIT y la ONU. El dato que agregó el Presidente es que todos los integrantes desde el sector público deberán contar con la aprobación del Senado.

La reforma judicial

Este punto representa un paquete que incluye una ley de reforma del fuero penal federal con el que, de alguna manera, licuará el poder que ostentan los 12 jueces que ocupan el edificio de Comodoro Py. Con esta norma es universo de magistrado se incrementará a un medio centenar. Con esto, Fernández plantea «terminar para siempre en la Argentina con la manipulación de sorteos y la concentración de procesos que el oligopolio de los jueces federales ha permitido. Los problemas de la Argentina no se resuelven con menos justicia sino con una mejor justicia».

Pero allí no termina porque esta inicitativa incluirá poner en funcionamiento el nuevo Código Procesal Penal acusatorio, modernizar el Código Penal y la creación de un Consejo de Administración de Justicia que asesorará al Poder Ejecutivo. En este ítem, el Presidente también apuntó a la lucha contra el crímen organizado y el narcotráfico e hizo foco en la provincia de Santa Fe en general y en Rosario en particular. Para esa provincia propuso la creación de un juzgado federal para atacar esa problemática.

Leyes sobre soberanía nacional

En esta oportunidad, el tradicional reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas se tradujo en la propuesta de un paquete de leyes que incluye la creación del “Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y Espacios Marítimos Correspondientes”.

La intención de este espacio plural será la elaborar y asegurar políticas de Estado a mediano y largo plazo. También incluirá una ley sobre la demarcación del límite exterior de la plataforma continental argentina que buscará «consolidar los derechos de soberanía sobre los recursos del lecho y subsuelo”. Por último, el mandatario enviará un proyecto de modificación del Régimen Federal Pesquero, para endurecer las sanciones a los buques que pescan ilegalmente en los espacios marítimos bajo jurisdicción argentina.

LEÉR MÁS  LA VIOLENCIA DE GENERO NO SE DETIENE CON LA CUARENTENA. EN MUCHOS CASOS, SE AGRAVA

Legalización del aborto

Alberto Fernández avisó en su discurso que iba a introducirse en un tema complicado como es el aborto. Sobre este tema, el más emotivo y más vivado durante su discurso, indicó que «el Estado que cuida debe acompañar a todas las mujeres para que estos procesos se desarrollen accediendo plenamente al sistema de salud». Según las palabras del Presidente, en los próximos diez días deberá llegar al Congreso el proyecto que «legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando toman la decisión de abortar».

Ley de los mil días

El Presidente anunció este proyecto con el que buscará «garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y de la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida», para reducir las tasas de mortalidad y desnutrición.

Ley sobre acoso laboral

En el marco de la aplicación de la ley Micaela, el Presidente anunció que lanzará el Plan Nacional de Acción contra la Violencia de Género y además enviará un proyecto de ley que ratifique el Convenio N°190 sobre Violencia y Acoso en el Mundo del Trabajo.

El DNU para la AFI

La participación de agentes de inteligencia en las investigaciones judiciales llevó a que el Presidente anunciara este DNU con el que impedirá a los organismos de inteligencia «realizar tareas represivas, poseer facultades compulsivas, cumplir funciones policiales o desarrollar tareas de investigación criminal como auxiliares de la Justicia». En ese contexto, también anunció la desclasificación de los testimonios secretos de los espías argentinos en los juicios por el atentado a la AMIA y el de encubrimiento.

La memoria

Alberto Fernández no dejó de lado el tema derechos humanos. Recordó que el gobierno de Macri dejó sin responder al menos 120 casos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y advirtió que el 75 por ciento tiene el plazo de respuesta vencido.

En ese sentido, destacó que la inacción del anterior gobierno incluyó «la falta de defensa del Estado en peticiones presentadas por personas condenadas por crímenes de lesa humanidad».

El Presidente anunció además que el Estado va a recobrar el rol activo en el juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad y, en el marco de la Ley Nacional de Sitios de Memoria, dijo que «vamos a impulsar la creación del espacio de memoria El Campito, en Campo de Mayo, por donde pasaron más de 5.000 víctimas».

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here