EL MISTERIO DE SALUD por Ariel Robert

El Misterio de Salud

por Ariel Robert, publicado originalmente en Portada para Todos

Cualquier avispado pero también algún desprevenido pudo advertir en el título un error o acaso una intención.
Sospechoso. Demasiadas intrigas


La primera virtud que uno descubre de las personas que ejercen la profesión farmacéutica es que son, sin título habilitante, perito calígrafos.
Sólo ellos y ellas pueden comprender qué dice la receta.

El problema es que no los podemos invitar diariamente a compartir desayunos, almuerzos, meriendas y cenas si acaso el médico nos ha dado, aparte, las indicaciones de cómo, cuándo y cuánto debemos consumir de la medicina prescripta.

En la historia contemporánea, las personas especializadas en farmacia gozan de un prestigio insuficiente, tanto así que en algunos países –en la república de Chile como ejemplo más próximo- se les sigue llamando boticario. Y la diferencia no es menor

Farmacia es una palabra de origen griego. Aunque demos vueltas buscando un significado distinto, se trata de los hechiceros. Esos capaces de dar el veneno y el antídoto, también. De ahí el símbolo de la serpiente en la copa de Higea.

Hoy en Mendoza, la ministra que ocupa la cartera es de profesión farmacéutica, justo cuando el mundo es atacado por una pandemia para la cual aún no existe la vacuna. Tampoco el remedio infalible para curar los daños que el Covid 19 pueda producir.
De ninguna manera podríamos juzgar la idoneidad como sanitarista que viene ejerciendo la farmacéutica Ana María Nadal, pero sí estamos en condiciones de solicitarle que recuerde el cursado de la materia semiótica (ó semiología) y ordene el asunto comunicación.

LEÉR MÁS  "Estamos en el peor momento" de la pandemia, advirtió el Presidente

La duda sobre la cantidad de infectados en Mendoza de Covid 19 podría ser parte del folklore habitual, me refiero a la permanente chicana política. No sería el caso en esta oportunidad

Supimos que una colega presentó todos los síntomas compatibles con la enfermedad de moda. Y básicamente dos que son –según las autoridades sanitarias de todo el Planeta- las que revelan con mayor certidumbre la presencia del virus. Dos términos muy propios de la jerga médico farmacéutica: anosmia y disgeusia (ausencia de los sentidos del gusto y del olfato).

Desde hace ya varias semanas, el Ministerio de Salud de la Nación indicó que ante determinados síntomas, debía hacerse el estudio pertinente. En este caso, la persona que consultó no obtuvo como resultado que se le efectuara hisopado. Reiteramos, presentó un cuadro que coincide plenamente con los que se han infectado, sin embargo recibió como instrucción que se aislara.

Tal decisión, según pudimos conocer, es porque descartaron nexo epidemiológico. Algo que despierta más que intrigas y misterios, sospecha y miedo. Sí. Porque esa persona pudo haber estado con personas de las que pudo contagiarse y también a las que pudo contagiar.

Seríamos peor que irresponsables si diéramos a conocer esto sin procurar por todos los medios consultar para certificar el trascendido. Aquí la otra parte del MISTERIO del MINISTERIO.

Ingresar a la página del Ministerio de Salud Gobierno de Mendoza, clikear sobre las advertencias para el Covi-19 nos lleva a otra página, ahora de prensa que- tal como Usted podrá haber visto en el inicio de esta nota- reza como leyenda, con grandes tipografías y perfectamente legible (aquí no hizo falta el auxilio de un perito calígrafo ni farmacéutico) “La mejor prevención es la información” . Bien podría ser una humorada si no se tratase de un tema que mata gente. O sea, las personas se infectan y si no reciben primero un buen diagnóstico y luego un tratamiento adecuado, fallecen. No es una metáfora.

LEÉR MÁS  Comenzó la “Era del Drone” en la Policía de Mendoza

La ausencia de respuesta a un medio es una clara señal de que cuando dicen “libre acceso a la información pública” no alcanza a ser ni un slogan vacío. Es un chiste y de mal gusto.

Agotamos todas las instancias para encontrar una respuesta oficial. Desde el Ministerio de Salud no la obtuvimos y tampoco del máximo responsable de la Comunicación oficial, licenciado Pablo Sarale (siguiendo los pasos que el propio sitio oficial indica).

Sí pudimos observar que está perimida inclusive aquella frase que sugiere que la información es la prevención óptima, ya que lo último consignado en esa página es de Marzo. De alguna manera esto nos consuela, no sólo no nos dan la respuesta requerida a nosotros, sino que no actualizan el sitio desde hace meses.

Estamos en problemas serios. La situación que atravesamos y que muchos creen que ha sido superada, sigue latente. Y así como la información es –seriamente- un mecanismo de prevención esencial, la desinformación y el caprichoso uso de los protocolos sanitarios, son en sí mismos una enfermedad. Muy peligrosa. Y esta no se revierte con un respirador, sí con trabajo responsable y ética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here