El gobierno anunció su objetivo de crear 300 mil empleos en dos años

Con fuertes definiciones de objetivos en materia de política económica, entre ellas la creación de 300 mil nuevos empleos en los próximos dos años, el gobierno puso en marcha la nueva etapa de las mesas de diálogo social tripartito. En dos encuentros que sostuvo con sindicalistas, primero, y con empresarios, después, el nuevo equipo que impulsa la política del gobierno nacional planteó sus prioridades en materia de empleo y producción, para lo cual apelará al diálogo y a los consensos.

La primera reunión fue con una nutrida delegación de gremialistas poco después de las 10 de la mañana. Por el lado del Poder Ejecutivo se encontraban el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof; de Trabajo, Carlos Tomada; de Industria, Débora Giorgi; de Interior y Transporte, Florencio Randazzo; ay de Agricultura, Carlos Casamiquela. Del lado sindical se presentaron a la Casa Rosada las cúpulas de la CGT y la CTA que conducen Antonio Caló y Hugo Yasky, respectivamente, a quienes acompañaron los representantes de la CTA Gustavo Rolandi, Stella Maldonado y Pedro Waciesjko, y por la CGT dieron el presente los dirigentes Andrés Rodríguez, Ricardo Pignanelli, Sergio Palazzo y Jorge Labois, entre otros.

En la introducción al encuentro, Capitanich subrayó que el gobierno nacional tiene por objetivo generar una agenda productiva para los próximos dos años que incluya como metas »la creación de no menos de 300 mil empleos», la »reducción de la informalidad laboral» y »la inversión pública para disminuir costos sistémicos». Además, señaló que el gobierno va »a propiciar la capacidad regulatoria (del Estado) para establecer un acuerdo de precios, para reducir cualquier expectativa alcista en el nivel de precios». En ese sentido, el jefe de Gabinete destacó la necesidad de generar »horizontes de previsibilidad» y defendió la inversión pública como una herramienta para »reducir costos sistémicos» de la producción que redundarán en la generación »precios más competitivos para bienes exportables y para el mercado interno».

»Esta agenda de competitividad representa para ustedes desafíos», dijo Capitanich a los dirigentes sindicales reunidos en el Salón de las Mujeres del Bicentenario.

Luego del encuentro, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, señaló en conferencia de prensa que el encuentro con los sindicalistas fue una »continuidad del diálogo» iniciado en Río Gallegos por la presidenta Cristina Fernández y sostuvo que hay »mucha tarea por delante». En este sentido, consignó que los temas abordados tuvieron que ver con »la mejora en la generación de empleo, el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios y la necesidad de una mejora de la competitividad en logística, innovación tecnológica y capacitación de los trabajadores».

»Nos hemos reunido con un conjunto muy amplio de dirigentes sindicales que representan a los distintos sectores de la economía a los efectos de retomar el diálogo que había inaugurado la presidenta en Río Gallegos», resumió el ministro de Trabajo, quien consignó que uno de los ejes centrales del encuentro fue la cuestión del trabajo no registrado, y sostuvo que, en el marco de la reunión, Capitanich reafirmó –en línea con lo dispuesto por la mandataria– »el rumbo de este espacio de diálogo en defensa del trabajo y la producción de los argentinos». Además anunció que se realizará »una próxima reunión donde se continuará este diálogo con dos tipos de reuniones generales», una de ellas »con presencia del sector empleador» y otras »reuniones sectoriales para abordar las particularidades de cada una de las actividades».

En tanto, el sindicalismo opositor comparó al gobierno nacional con el »Titanic» y criticó la decisión de no ser incluidos en la reunión. »A Capitanich le han dado el mejor camarote en el Titanic», comparó el titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, en línea con los cuestionamientos de sus pares de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y de la CTA disidente, Pablo Micheli, quien apuntó contra el flamante jefe de Gabinete al definirlo como »un experto en pobreza, que viene de una de las provincias más pobres de la Argentina donde además hay discriminación».

Según pudo conocer este Tiempo Argentino, tanto Caló como Yasky expresaron su objetivo de contar para 2014 paritarias libres, para lo cual hubo consenso entre todos los presentes. También expresaron su posición respecto de la tercerización y de la falta de inversión en las empresas, lo que redunda en menor creación de puestos de trabajo.

Anticipo de la canasta navideña

Como si fuera un anticipo de lo que puede venir en materia de acuerdos de precios y salarios a nivel nacional, el gobierno del Chaco anunció ayer que alcanzó un convenio con el sector supermercadista por el cual los establecimientos comerciales ofrecerán a los consumidores dos versiones de canastas navideñas con un combo de productos de consumo en las fiestas de fin de año.

Según informó la Gobernación, se acordó dos versiones de la misma, una económica, de 79 pesos, y otra denominada Premium, de 130 pesos. El ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, fue un impulsor de estas canastas.

infonews

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here