El desempleo bajó, pero la crisis global subió la subocupación

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos confirman de alguna manera el análisis que hizo el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, hace sólo una semana. La economía argentina está soportando bien la crisis global pero no sale indemne. Según el Indec, en el segundo trimestre de este año, el nivel de desocupación se redujo hasta posicionarse en el 7,2% si se lo compara con el mismo período del cuando se ubicó en el 7,3 por ciento. Aunque una décima parezca insignificante, es un dato alentador en un contexto de crisis internacional en el que algunos países como España tienen tasas de desempleo superiores al 25 por ciento.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández sobre el aumento trimestral a los jubilados: "Necesitan recomponer sus ingresos"v

La Argentina, en cambio, no está destruyendo empleo. No obstante, no todos los datos son color de rosa: el organismo dio cuenta también de que la subocupación demandante, entendida esta como la cantidad de gente que trabaja menos de 35 horas semanales, pero quisieran trabajar más, alcanzó entre abril y junio al 6,7 por ciento. Dicho en otras palabras, hay argentinos que están interesados en trabajar más pero como consecuencia de la desaceleración de la economía no pueden hacerlo. Según datos del propio Indec, la economía creció en el segundo trimestre del año el 2,5 por ciento. Frente a un promedio nacional de desocupación del 7,2%, los menores índices de desempleo se anotaron en Resistencia, con sólo el 0,4%, seguida por San Luis, con el 2,4%, y Formosa con un 2,6%, entre otras. En tanto, los mayores niveles de desocupación se dieron en Catamarca con el 11,7%; seguida por Salta y Santiago del Estero, con tasas superiores al 10%; Paraná y Mar del Plata con índices en torno al 9%, al tiempo que el Gran Buenos Aires cerró con una desocupación del 8,4%, entre otras ciudades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here