El debate, una cuestión de Códigos

Comenzó en el Congreso el debate público en torno al proyecto del Ejecutivo nacional de forjar un nuevo Código Civil y Comercial unificado que, de consolidarse, suplantará a los vigentes, de hace dos siglos. La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, anunció a fines de marzo que la iniciativa, elaborada por una Comisión presidida por el titular de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, y con la participación de 111 especialistas, se discutiría este año en el ámbito legislativo, para lo que se creó la Comisión Bicameral ante la cual ya pasaron los primeros disertantes. Estuvieron, desde el mencionado magistrado o el ministro de Justicia, Julio Alak, hasta monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, que el jueves fijó las críticas de la Iglesia Católica ante diputados y senadores.

LEÉR MÁS  Repusieron el busto de Hipólito Yrigoyen en la Casa Rosada

Para Lorenzetti, la reforma es »una deuda de la democracia» que dará a la Argentina »un Código modelo que será citado en todo el mundo. Será un aporte de nuestra cultura al resto de la comunidad latinoamericana y mundial, porque contempla una enorme cantidad de instituciones que son importantes, novedosas y de avanzada, respecto de otras codificaciones existentes». Según el magistrado, este es un momento »histórico», porque, por un lado, »hace muchos años que tenemos una deuda de modificar y tener nuevo código civil» y, por el otro, porque la norma posee entre sus principios un cambio »paradigmático». El juez explicó que, históricamente, en nuestra codificación del Derecho privado »se han importado básicamente modelos europeos. Así sucedió en los siglos XIX y XX. Pero ahora tenemos la oportunidad de tener un Código con una visión latinoamericana y propia de cómo deben ser las relaciones jurídico-privadas».

LEÉR MÁS  Buscan instituir la fecha de nacimiento de Maradona como Día Nacional del Fútbol

Lorenzetti trabajó junto a sus pares Elena Highton de Nolasco y Aida Kemelmajer de Carlucci. Y recordó que desde su sanción, en el siglo XIX, »no hubo una reforma integral (del Código), sino sólo reformas parciales en una época que no fue de la democracia». Por eso, afirma que »es un deber de nuestra generación resolver este problema».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here