Dos marchas, un virus militante y quién carajo es Kicillof

El fin de semana, hubo dos marchas con diferentes protagonistas, la primera con alto contenido ideológico, liderada por la vicepresidenta Cristina Fernández. La segunda, tuvo un claro mensaje: “No al pasaporte sanitario” y además, en las redes sociales, miles decidieron popularizar una frase acuñada por un cura que se viralizó: ¿Quién carajo es Kicillof? (#QuienCarajoEsKicillof) que fue tendencia.

La primera, el 10 de diciembre, con muchos militantes movilizados con abundantes recursos, viajes internacionales de ex presidentes de izquierda, la otra, al día siguiente, espontánea, convocada desde la redes sociales, multitudinaria, invisibilizada por casi toda la prensa.

Envalentonado por el apoyo militante, el gobierno nacional decidió ignorar el reclamo de la segunda, en la que miles de argentinos claramente protestaban contra el pasaporte sanitario impulsado por el gobernador de Buenos Aires, y decidió implementarlo en todo el país a partir del 1 de enero, fecha en la que aparentemente la variante Omicrón, o alguna otra por venir, se volverá más peligrosa.

Aunque parezca una ironía, cada vez son más los que a pesar de los mensajes y campañas de terror que se promueven desde el gobierno y los medios de comunicación, comienzan a hartarse de las contradicciones de las pseudo “medidas sanitarias” en las que pareciera que el virus responde a una “agenda política”, ya que días antes del 10 de diciembre, curiosamente pasaron de militar el virus, a militar una marcha en la que no hubo distanciamiento, ni riesgos, ni (aparentemente) contagios, pero solo unos días después, se prohibirá el acceso a determinados lugares a personas sanas que no se hayan vacunado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here