Constituyen una nueva confederación de trabajadores industriales

En el contexto de la interna de la CGT y a espaldas del actual secretario general Hugo Moyano, los principales sindicatos industriales de la Argentina lanzarán hoy la nueva Confederación de Gremios Industriales en la sede del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), que encabeza Ricardo Pignanelli, opositor al líder camionero. Además de los representantes de los trabajadores, confirmaron su presencia el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y la titular de la cartera de Industria, Débora Giorgi, que hablará en el cierre del encuentro.
De acuerdo a lo informado en tiempo Argentino, en total son 37 los gremios que, en un principio, formarán parte de la nueva Confederación, pero al acto de mañana asistirán aproximadamente 20, ya que hay algunos que todavía mantienen buenas relaciones con Hugo Moyano y por el momento no quieren aparecer en una foto junto a figuras que pisan fuerte en el antimoyanismo. Entre los que confirmaron su presencia se pueden contar a los trabajadores metalúrgicos, del neumático, petroleros privados, mineros, de la construcción, de la alimentación, textiles, de sanidad (rama farmacéutica), del vestido, papeleros, del fósforo, cerveceros, del hielo y cementeros.
Otros gremios tienen interés en sumarse y llevan adelante negociaciones, razón por la que es probable que la Confederación crezca con el transcurrir de las semanas. »No vamos a ir a la reunión de mañana, pero participamos de algunos encuentros y tenemos la seguridad de que más adelante vamos a adherir como trabajadores industriales que somos», señaló a este diario un representante del Sindicato del Plástico.
El acto comenzará a las 13:30 en el salón de actos que SMATA tiene en Belgrano 665 de la Ciudad de Buenos Aires. En un principio, se decía que la cabeza de la Confederación sería Pignanelli y el segundo Antonio Caló, titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y candidato a secretario general de la CGT, pero ayer ninguno de los sectores confirmó cuál será finalmente el titular.
La conformación de la nueva entidad comenzó a considerarse ya en 2007, pero con el conflicto por la Resolución 125 y el impacto de la crisis económica se dejó de lado. Este verano se retomó la idea, y aunque en un principio avanzó lentamente por la creciente interna por la renovación de autoridades de la CGT, los industriales se cansaron de esperar y decidieron concretar el proyecto. »No vamos a mezclar las agendas y esto no significa un alejamiento de la CGT, estamos abiertos a que vengan todos los gremios que quieran sumarse», aseguraron ayer a este diario desde el entorno de Pignanelli.
Los diferentes gremios que adhieren a la iniciativa señalan que el principal objetivo de la nueva Confederación de Gremios Industriales será lograr que todos los espacios  coordinen acciones para preservar y lograr el crecimiento de la industria argentina ante el impacto que, en medio de la crisis, tienen las importaciones en el trabajo nacional. <

LEÉR MÁS  La emergencia alimentaria es ley y ahora debe cumplirse

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here