Condenaron a Baltasar Garzón a 11 años de inhabilitación

 

 

El fallo fue aprobado por unanimidad y le fue comunicado personalmente al aún titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, quien se desplazó este jueves a la sede del Tribunal Supremo.

 

La acusación, sustentada por el abogado Ignacio Peláez, quien representa al empresario vinculado a la trama, José Luis Ulibarri, reclamaba entre 10 y 17 años de inhabilitación para Garzón por haber vulnerado su derecho de defensa al haber intervenido sus comunicaciones en prisión.

 

Tras conocer la sentencia, Garzón abandonó el alto tribunal con semblante serio y sin realizar declaraciones, informó la agencia de noticias Europa Press.

 

Se trata de la primera causa por la que el juez de la Audiencia Nacional se sentó en el banquillo de los acusados por cometer un supuesto delito de prevaricato y otro de uso de artificios de escucha y grabación con violación de las garantías constitucionales.

LEÉR MÁS  El FMI analizará la propuesta de la Argentina de reformar la política de sobrecargos

Este miércoles quedó para sentencia el segundo juicio celebrado contra Garzón en el Tribunal Supremo, por otro presunto delito de prevaricato cometido al investigar los crímenes franquistas siendo que, supuestamente según la acusación, carecía de competencia para ello.

 

Durante el juicio, celebrado desde el 17 al 19 de enero, el juez declaró su inocencia, aseguró que en todo momento garantizó el derecho de defensa de los investigados y dijo asumir »todas y cada una de las decisiones, que fueron tomadas reflexivamente y en cumplimiento de la más estricta legalidad».

 

Los fiscales Pilar Fernández Valcarce y Antolín Herrero no presentaron acusación y solicitaron la absolución del magistrado al defender que la intervención pretendía evitar que los miembros de la red corrupta blanquearan capitales.

LEÉR MÁS  Trotta, sobre la nueva Ley de Educación Ambiental: "Refleja una lucha de años"

 

Asimismo alegaron que »en casos ajenos al terrorismo», como el de la joven Marta del Castillo o el del ex abogado y narcotraficante ya fallecido Pablo Vioque, también se ordenó la pinchadura de las entrevistas entre presos y abogados.

 

Garzón, suspendido cautelarmente en sus funciones desde mayo de 2010, tiene abiertos también otra acusación de prevaricato en su contra otros procedimientos en su contra por supuesto cobro del Banco del Santander y otras entidades por organizar unos cursos en la Universidad de Nueva York.

Telam

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here