Casi el 70% del costo del transporte ya se cubre con subsidios

Por Horacio Yacante para VP

El sistema de transporte público de pasajeros se posiciona como uno de los temas centrales que se discutirán durante 2014, dada la proyección que tendrá con la licitación que se lanzará al año siguiente.

A esto se suma el tratamiento del presupuesto provincial, donde en los últimos años se ha visto un aumento de la participación del Estado en los subsidios a las empresas, sin los cuales sería imposible mantener una tarifa social.

Según un estudio realizado este año por la Secretaría de Transporte, la recaudación por el cobro de pasajes sólo alcanza para cubrir un tercio de los costos, mientras que la Provincia y la Nación asumen –en partes casi iguales–, el 66 por ciento restante necesarios para garantizar la tarifa, que hace unos meses fue llevada a 2,50 pesos.

El valor del pasaje y la calidad del servicio componen dos factores claves que se tendrán en cuenta para iniciar el proceso de discusión del nuevo sistema de transporte que se licite en 2015 y reemplace al actual, que permanece desde 1991, y que solamente tuvo una leve modificación en 2005 cuando se les permitió a las empresas prestadoras acceder a una refinanciación de sus deudas para poder seguir operando.

LEÉR MÁS  Sáenz: "Ameri no representa para nada los valores de los salteños"

Eduardo Sosa, representante de Oikos, sostiene que la administración de Francisco Pérez “enfrenta el desafío de abandonar las políticas reactivas, llevadas a cabo con mayores o menores resultados, para proponer una política pública que tenga en cuenta a los tres actores fundamentales de la ecuación: Estado, empresarios y usuarios”.

La implementación del trasbordo y la inserción del Metrotranvía fueron claves para mitigar los reclamos de algunos sectores, y el segundo sirvió para descomprimir algunas frecuencias de colectivos.

Pero el desafío es aún mayor. La Ciudad de Mendoza se encuentra colapsada tanto por la presencia de transportes de pasajeros como por vehículos particulares. El tránsito se ha convertido en una odisea para conductores y peatones, que en los horarios pico tardan entre 30 y 45 minutos en alejarse del centro para poder emprender el camino de regreso a sus hogares en otros departamentos.

LEÉR MÁS  Renunció Juan Ameri, el protagonista del escandalete sexual en Diputados

Si bien hubo un avance importante con la renovación del parque automotor y el aumento de la flota de trolebuses, el sistema no se adapta a las necesidades cada vez más complejas de los usuarios.

Sosa cree que el proyecto tiene que plantearse para enfrentar los planteos de 2020 y no para salvar las fallas de 2013. “El tiempo que pierde la gente esperando un colectivo, o el paso de varios coches con 10 personas a bordo, desemboca en que el Estado y el empresario pierdan dinero”, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here