Cacerolazo: Mil intentos y 3 inventos

1)- El primero de ellos fue luego del asesinato de Axel Blumberg en 2004, cuando todavía Néstor Kirchner no se acomodaba en su sillón. Se realizaron multitudinarias marchas para exigir el esclarecimiento del caso y mayores controles por parte de la policía. Tal efecto lograron las manifestaciones que, el 14 de abril de 2004 el Congreso aprobó la llamada Ley Blumberg (Ley 25.886), nombre atribuido por ser su principal impulsor, que modifica el Código Penal argentino.

La figura del Ingeniero Blumberg creció a tal punto que decidió presentarse en las elecciones de 2007, como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por un partido propio denominado Frente Vamos ?con el eslógan «Orden y Disciplina»?, que apoyaba la candidatura presidencial del gobernador Jorge Sobisch.

Era respaldado por el periodista Bernardo Neustadt, Mauricio Macri, la apologista de la dictadura Cecilia Pando, el ex secretario de Justicia de la dictadura Roberto Durrieu, el comisario Luis Patti (quien en 2011 terminaría condenado a prisión perpetua por los asesinatos que cometió durante la dictadura).

La candidatura de Blumberg obtuvo el 0,89 % de los sufragios, un fracaso rotundo que lo envió directamente al olvido.

2)- El segundo movimiento que soportó  el Kirchnerismo fue durante el gobierno de Cristina, desarrollado en el marco de la Resolución 125 que genero el  enfrentamiento con el campo, en este caso liderado por la mediática Mesa de Enlace, que integraban la 4 entidades más importantes del campo argentino.

En este caso el movimiento fue de magnitud mucho mayor que el anterior, a tal punto que el gobierno sufrió una dura derrota en las elecciones del 2009 que lo tuvo en vilo durante un año. Pero la fuerte decisión de la primera mandataria y la falta de coordinación de la oposición lograron que  en 2010 el gobierno estuviera recompuesto y liderando nuevamente la agenda de los grandes temas del país, sobre todo cuando puso en debate de la sociedad la nueva Ley de Medios.

LEÉR MÁS  En respuesta a Alfredo Casero, nombran a Alberto Fernández como “primer conductor honorífico de la Argentina”

Al igual que Blumberg, algunos de los  dirigentes de la Mesa de Enlace, como Biolcatti decidieron lanzarse a la carrera política. Y el resultado fue el mismo, un estruendoso fracaso

3)- Esta última semana se vivió el tercer intento con importante repercusión social, los ejes de la convocatoria fueron variados, desde el rechazo a la re-reelección, el tema del dólar, la inseguridad, la cadena nacional, etc y la gente se movilizó sobre todo en los grandes centros urbanos donde se concentra el fuerte de la clase media-alta que sigue siendo reticente a las políticas del gobierno.

Este movimiento sigue teniendo los mismos apoyos que los anteriores: una fuerte cobertura por parte de los medios monopólicos Clarín y La Nación, que viven el 7  de diciembre como el día del apocalipsis dado que se pondrá en práctica en forma total la Ley de Medios.

También, aunque en forma más tibia y dubitativa de algunos sectores de la oposición, quienes no se animan a asomar del todo la cabeza y terminar como en los casos anteriores más lastimados que el gobierno.

En este tercer caso el líder claro del movimiento es el periodista Jorge Lanata. Esta movilización tiene una fuerte carga de odio y desprecio por el gobierno, de acuerdo a lo que se ha venido trabajando en los últimos programas del, ahora,  »periodista Clarinista».

Coincidencias entre las 3 manifestaciones

Las 3 manifestaciones que enumeramos  tienen algunas coincidencias:

–          Un fuerte apoyo mediático que logró instalar las demandas sectoriales, como si se tratara de un pedido general de la sociedad. Algunos periodistas llegaron a comparar estas manifestaciones con las de 2001.

LEÉR MÁS  "Una Argentina más igualitaria"

–          El acompañamiento del arco opositor que,  ante la falta de propuestas propias y de líderes que canalicen los sectores disconformes de la sociedad, deciden  sumarse a la cola de este movimiento en busca de cosechar la »madera del árbol caído».

–          En todos los casos la problemática que se le presenta a los manifestantes es que no logran canalizar sus protestas en una propuesta política y un liderazgo de oposición. Por tal motivo, cuando todo esto trata de materializarse en una oferta electoral fracasa en el intento.

–          Las broncas se organizan en contra del gobierno, pero terminan lesionando más a la oposición. La ventaja con que corre el gobierno es que cuenta con un plan claro en marcha, a diferencia de la oposición que se encuentra dispersa, sin liderazgo y sin un plan creíble para la sociedad.

¿Y ahora qué?

Indudablemente,  habrá más movilizaciones de este tipo. Como decíamos a principio de la nota, el amplio arco opositor,  liderado por Clarín ha tratado de generar »mil intentos de manifestaciones, con tres inventos», y este van a tratar de usufructuarlo para lograr su cometido final, que el gobierno no llegue al 7 de diciembre en pie, o que llegue tan condicionado que no se pueda aplicar en forma total la Ley de Medios.

El camino hacia el 7 de diciembre va a ser largo y sinuoso, lleno de espinas para el gobierno, pero también para la sociedad que quedará rehén de estos movimientos generados por intereses espurios que trataran de mantener sus negocios en pie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here