Asignación universal, salario familiar y ganancias

Si bien nadie puede negar la buena noticia per se del aumento del 26% de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y de los montos del salario familiar, la implementación de un nuevo sistema de escalas –que viene a subsanar un desfasaje que hacía que casi 270 mil personas quedaran sin cobertura– hace que muchos beneficiarios pasen a cobrar menos dinero mes a mes.

Por otro lado, los cambios presentados hacen suponer que este año no habrá suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.

El punto más positivo de la decisión de la presidenta Cristina Fernández es que se saldó una deuda que se tenía con los trabajadores »jamón del sándwich», es decir, los que quedaban excluidos de cobrar salario familiar por exceder el tope, pero que tampoco podían deducir a los hijos porque no llegaban al piso a partir del cual se tributa Ganancias. Eran los empleados que cobraban entre $ 5200 y $ 7000 brutos.

Con el anuncio del miércoles de Fernández y con el del jueves del titular de la Anses, Diego Bossio, quedó establecido el aumento del 25,9% para las asignaciones familiares –que perciben 3,8 millones de hijos de trabajadores en relación de dependencia– y para la AUH –que reciben 3,5 millones de chicos–.

El beneficio se cobrará con los sueldos de octubre. Para eso, el gobierno aumentará la inversión para asignaciones en $ 5206 millones, que se volcarán al mercado interno a través del consumo.

Ese incremento fue celebrado por varios sectores del sindicalismo, en especial por los más cercanos al gobierno, pero cuestionado por otros.

El titular de la CTA, Hugo Yasky, reconoció, por ejemplo, que la franja que había quedado afuera de los beneficios era »injusta» y generaba »irritación».

Sin embargo, no todos opinaron igual. El secretario general de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, fue muy duro con la medida. »En el fondo, va a haber rebajas a muchos trabajadores por los cambios en las franjas», se quejó el hombre cercano a Hugo Moyano, y añadió: »Acá vemos una lógica recaudatoria, en la que les piden a los trabajadores pero no tocan a otros sectores de la vida económica, como los bancos y las empresas que más facturan (mineras, cerealeras, etcétera). Este enfoque (de apretar fiscalmente a los trabajadores) es el mismo que tuvieron (el ex ministro de Economía, Domingo) Cavallo, (la ex ministra de Trabajo de la Alianza, Patricia) Bullrich y (el ex presidente, Fernando) De la Rúa.»

LEÉR MÁS  PEDIDO DE INFORMES AL BANCO CENTRAL SOBRE FUGA DE DINERO

Eso sí, en lo que no hubo discrepancias, desde los sindicalistas oficialistas hasta los opositores, es en que mantendrán los reclamos por la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, aunque cada vez con menos expectativas.

El cambio más importante que se incluyó en los anuncios es conceptual y tiene que ver con el del entrecruzamiento de datos de los integrantes del grupo familiar.

Es por eso que, a partir de ahora, la asignación se percibirá en función de esa información conjunta y no a elección de los padres en base al ingreso de uno solo, como hasta ahora.

Y con esa desición se elimina la inequidad de que uno de los jefes de hogar perciba este beneficio, aun cuando su pareja cobre cifras exorbitantes.

Según informaron la presidenta y el titular de la Anses, con las nuevas disposiciones, 269 mil personas que no tenían cobertura podrán tenerla. Esta novedad tiende a susbanar el hecho de que cada vez son menos los trabajadores en blanco que perciben asignaciones.
El año pasado, por ejemplo, el 40% de los 7,7 millones de trabajadores registrados cobró asignaciones familiares, mientras que en 2005 era alcanzado por el beneficio el 73,5% de los empleados en blanco. Así lo informó en un estudio el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra) de la CTA.

Esta baja en la cobertura se debe a que los salarios crecieron más que los topes para percibir asignaciones y es la base del reclamo de Hugo Moyano, que está juntando firmas para la univarsalización del beneficio, es decir, para que todos los trabajadores en blanco cobren asignaciones.

Ocurre que, una vez más, los aumentos en los topes no estuvieron en la misma línea con los de los montos. Mientras que la AUH y la asignación más alta subieron un 25,9%, el tope inicial se incrementó sólo un 14 por ciento.

LEÉR MÁS  PEDIDO DE INFORMES AL BANCO CENTRAL SOBRE FUGA DE DINERO

El año pasado, los topes habían aumentado un 8% y despertaron la ira del líder camionero antes de que rompiera definitivamente con el gobierno. De hecho, esa fue una de las primeras críticas públicas para con la administración de Cristina Fernández.

Pero atención, porque con este nuevo sistema también puede incurrirse en casos inequitativos, como el de una familia cuyos dos jefes tengan ingresos por $ 3200 cada uno. En este ejemplo, el grupo familiar no recibirá la asignación más alta, como ocurría hasta ahora, sino que percibirá la más baja, de $ 96, ya que se sumarán los dos salarios ($ 6400). Algo parecido ocurrirá en los casos de que sólo haya un integrante del grupo familiar que sea empleado en relación de dependencia. Si bien el tope máximo es de $ 14 mil para el grupo familiar, no se permitirá percibir asignaciones a quien gane más de $ 7 mil, aun cuando sea único sostén de hogar.

El anuncio viene –además– a reforzar la idea de que este año no se aumentará el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.
La posibilidad de que la suba del piso salarial a partir del cual se tributa quede en suspenso hasta nuevo aviso fue adelantada por este diario hace varias semanas en base a sospechas de los sindicalistas de todos los sectores y a declaraciones de funcionarios del Poder Ejecutivo.

Y el nuevo esquema de escalas para percibir asignaciones no hace más que ratificar esa idea, porque fue diagramado en función del actual mínimo no imponible, para que quienes no reciban salario familiar puedan deducir a sus hijos en el Impuesto a las Ganancias.
Cuesta creer que se realice semejante ingeniería administrativa y financiera si se pensara modificar el mínimo no imponible en el corto plazo.

Por Ana Vainman Para InfoNews

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here