Ante la presión generalizada Griesa daría marcha y repondría el »stay» hasta fin de año

El juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, podría reponer la medida cautelar (stay) hasta »septiembre o enero» para que la Argentina tenga tiempo de liberarse de la cláusula RUFO y así poder negociar con libertad con los fondos buitre, dijo hoy un banquero argentino.

Esa posible decisión del magistrado será evaluada en la reunión que hoy protagonizarán funcionarios argentinos y representantes de los fondos buitre NML Capital y Aurelius con el mediador judicial Daniel Pollack en Nueva York, desde las 12:00 hora argentina, informa la agencia NA. Francisco Ribeiro Mendonça, gerente de finanzas del Banco Piano, evaluó en declaraciones a Radio Del Plata que »la hipótesis de máxima del Gobierno argentino es que el stay sea repuesto hasta enero».

»Parte de la negociación de hoy debe ser si es septiembre o si es enero (el plazo para la medida cautelar)», dijo el banquero integrante de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA) que se ofreció a colaborar en la resolución del conflicto. Tal como anticipó NA en la tarde del martes, Ribeiro Mendonça confirmó que los bancos agrupados en la entidad buscarán realizar un aporte que contribuya al arreglo que el Estado nacional busca negociar con los acreedores rebeldes.

LEÉR MÁS  Máximo Kirchner: “Tenemos que reventar en serio la plaza”

»La intención de ADEBA es de allanar el camino de negociación, con algún aporte. Para ello se viajó. Ya hubo antecedentes de ayuda de los bancos», sostuvo el banquero y agregó que »hay un interés de todos de que la cosa se resuelva» Ribeiro Mendonça añadió: »Estoy convencido que se llegará a un entendimiento. Representantes de ADeBA están en Estados Unidos siguiendo el caso».

La idea implísita en la estrategia argentina es pedirles a los buitres que soliciten al juez Thomas Griesa la reposición de la medida cautelar -stay- que suspende por un tiempo la ejecución de su sentencia que obliga al país a pagar unos U$S1.500 millones. Así, la Argentina podría sortear el default y, al mismo tiempo, evitar que se dispare la cláusula RUFO (Rights Upon Future Offers), que habilita a los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y de 2010 a reclamar si es que el Gobierno le hace alguna oferta mejor a otro acreedor. Esa cláusula rige hasta diciembre de este año.

LEÉR MÁS  Máximo Kirchner: “Tenemos que reventar en serio la plaza”

Pero, además, con los bancos como cara visible de una negociación, el Gobierno les sacaría a los bonistas del canje argumentos para reclamar por la RUFO en cualquier momento. No por nada desde el BCRA desmintieron ayer tajantemente que hubieran participado en un esquema para solucionar el problema de los buitres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here