Alberto Fernández visitó la planta de Volkswagen

El Presidente les respondió que “tienen que ganar todas las partes, si gana uno solo no funciona”, respondió el presidente.

Sentado en el asiento del conductor, Alberto Fernández probó las comodidades del ID.3, en el lobby del moderno y vidriado Drive Forum de Volkswagen Group en Berlín. Se trata de un modelo eléctrico. Al lado, se lucía un multicolor SUV, como los que próximamente se comenzará a producir en la planta de Pacheco que tiene la automotriz alemana en la Provincia.

Asistido por el traductor que le siguió los pasos en toda la gira, el Presidente se interesó en el modular del auto eléctrico, que lleva su motor en la parte trasera. Un rato después, el Presidente firmó el libro de visitas de la empresa, a la que agradeció por su permanencia en el país durante cuatro décadas.

“Feliz de visitar esta empresa que desde hace tanto tiempo aporta tecnología y desarrollo a nuestra amada Argentina”, escribió Fernández.

Antes de estampar su firma, el Jefe de Estado añadió el “Sinceramente” que patentó la vicepresidenta Cristina Kirchner en su libro pero que era una costumbre del propio Alberto para dedicar sus libros, antes de que apareciera la obra autobiográfica de la hoy vicepresidenta.

Más allá del paseo, el Presidente se llevó el compromiso de los directivos alemanes de terminar de ejecutar los US$ 800 que habían comprometido en la mencionada planta de Pacheco y en la de Córdoba, que emplea a 5 mil personas. Allí se desarrollará la caja de velocidad MQ281.

LEÉR MÁS  Techint acata la conciliación obligatoria y no puede despedir a sus trabajadores

“El proyecto Tarek se trata del primer SUV que la marca producirá en Argentina y será exportado a toda la región. El mismo implica una inversión de u$s 650 millones en Argentina”, precisó la compañía a través de un comunicado.

Alberto Fernández al lado de un SUV de Volkswagen, como los que se producirán en Córdoba.

En tanto, la caja de velocidades que se producirá en Córdoba se exportará a Europa en su totalidad. Dólares frescos y necesarios para la maltrecha economía argentina.

“Para Volkswagen es muy importante continuar desarrollando y modernizando nuestras plantas en el mundo. Con los nuevos proyectos destinados para Argentina ratificamos nuestro compromiso y la permanencia de la marca en el país”, indicó Andreas Tostmann miembro del Consejo Directivo de la Marca Volkswagen.

Alberto Fernández en la planta alemana de Volkswagen

Pero los alemanes le pidieron condiciones claras: baja de impuestos para poder aumentar exportaciones. «Aquí tienen que ganar todas las partes. Si gana uno solo no funciona «, respondió el presidente .

Lo invitaron a visitar la planta en Pacheco por las celebraciones de los 40 años de la empresa en la Argentina. «Muchas gracias y felicitaciones se despidió el presidente antes de regresar al hotel adonde se reunirá a solas con directivos de Siemens.

El Presidente estuvo acompañado por el secretario General de Presidencia, Julio Vitobello; el de Comunicación Juan Pablo Biondi; y el Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz. Felipe Solá, en tanto, se perdió la visita al Forum para reunirse con el diputado Stephan Muller, aliado de Angela Merkel y presidente grupo parlamentario Cono Sur, en el imponente Bundestag, el parlamento alemán. El ministro de Economía Martín Guzmán, recién llegado, se quedó en el hotel, a solo dos cuadras.

LEÉR MÁS  BECAS SOLIDARIAS PARA ARTISTAS Y PROYECTOS COMUNITARIOS EN LA EMERGENCIA SANITARIA

La primera dama Fabiola Yañez tampoco fue de la partida. a embajada en Berlín para mantener un teleconferencia con Fundación Childhood, una importante iniciativa global con sede en Estocolmo, que está especialmente dedicada a la protección de los niños de situaciones de abuso y de las victimas.

En la sede de la empresa automotriz acompañaron al Presidente, Pablo Di Si, titular y CEO de Volkswagen América Latina y Thomas Owsianski, CEO de Volkswagen Argentina. “Ha sido una reunión histórica, ya que reafirma el fuerte compromiso que el Grupo Volkswagen tiene con la Argentina desde hace más de 40 años”, se entusiasmó el ejecutivo a cargo de la filial argentina.

Finalizado el evento, el Presidente volvió al hotel pero salió enseguida para Agustiner Bräu München, un típico restaurante berlinés, famoso por sus cervezas y salchichas. En la mesa hubo alguna que otra cerveza, pero el Presidente -que no suele beber- se abstuvo. Al final se acercaron unos pocos argentinos para saludarlo y el presidente se lamentó por los dos puntos que perdió Argentinos Juniors en su carrera por River en el campeonato. «Se abusan de mi ausencia», bromeó.

Otro grupo de argentinos residentes en esta ciudad, se autoconvocaron a pesar del frío y la lluvia incesante, en la puerta del hotel para saludar al mandatario.

 


Fuente: Clarín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here