Agustín Rossi, descartó la posibilidad de reactivar el Servicio Militar Obligatorio

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, descartó la posibilidad de reactivar el Servicio Militar Obligatorio y sentenció que las propuestas de ese tipo “atrasan 30 años”. La negativa del titular de la cartera castrense fue en respuesta al insólito pedido del gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, quien consideró que una de las maneras de instruir a los jóvenes era con la vuelta obligatoria a los cuarteles.

El fin de semana pasado, el mandatario provincial consideró que la “colimba” se trataba de un «servicio a la comunidad» y un «lugar de encuentro» para los adolescentes. “Seguimos trabajando para traer el Ejército para acá: hemos hecho una propuesta y de concretarse sería una buena noticia para los catamarqueños”, agregó.

Rossi no rechazó así nomás la propuesta, sino que fue tajante: «Los que hablan de ese servicio no piensan en que vengan a buscar a sus hijos con el camioncito militar cuando cumplan 18 años, sino que vayan a buscar a los hijos de los demás, especialmente a los de los barrios carenciados».

LEÉR MÁS  En Mendoza la inflación de marzo alcanzó el 3,8%

Por eso, agregó, «esa discusión atrasa 30 años y ya fue resuelta por la sociedad argentina». Además, el Servicio Militar Obligatorio se trató de una experiencia «es negativa» desde el punto de vista social, y desde el aspecto económico es costosa.

El servicio militar fue un sistema de disciplinamiento social que surgió a principios del siglo XX y culminó en 1994, tras el asesinato del conscripto Omar Carrasco producto de una larga serie de abusos de autoridad, hostigamiento y maltratos físicos. Además fue el mecanismo utilizado por el último gobierno militar para nutrir las filas de combatientes en la Guerra de Malvinas.

Desde entonces, lo más parecido que surgió a la “colimba” fue el Servicio Cívico Voluntario en Valores, lanzado durante el gobierno de Mauricio Macri por la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

LEÉR MÁS  Covid-19: el mundo se acerca a la tasa de infección más alta desde el inicio de la pandemia

El engendro estaba a cargo de la Gendarmería Nacional y se trató de una serie de cursos en la que jóvenes de entre 16 y 20 años podrían «aprender a ayudar al prójimo».

Rossi rechazó de plano el retorno de una iniciativa similar y destacó la labor social que en los últimos años desempeñaron las Fuerzas Armadas. Citó como ejemplo el contexto de pandemia. Están actuando «desde la primera hora» en la distribución de vacunas contra el coronavirus y que se sienten capacitadas para tener un mayor protagonismo cuando lleguen más dosis al país, dijo.

Además, aclaró que las FF.AA. actúan a requerimiento de los gobernadores y sostuvo que tienen «capacidad operativa» para ampliar ese apoyo cuando se los necesite.

 


Fuente: Página|12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here