»Soy líder, ¿por qué no me siguen?»

Por Rolando Díaz Núñez

»Las mujeres cantaban mientras tocaban, y decían: Saúl ha matado a sus miles, y David a sus diez miles.» (La Biblia)

Esta columna está especialmente dedicada a aquellas personas que ocupan cargos de influencia en empresas, instituciones, iglesias, y la familia misma como unidad básica de la sociedad.
En la cita bíblica, vemos claramente en el liderazgo de David que hubo momentos »bisagras» que lo determinaron como tal.

Este hombre fue tomado del anonimato mismo y ungido rey, cosa poco frecuente en las monarquías, pero bastante mas común hoy en los ámbitos eclesiásticos, empresarios y puestos gerenciales.

Ahora bien, puedo ver en mi tarea como CONSULTOR, que dentro de estas instituciones hay muchas personas que tienen cargos de liderazgo pero la gente no los sigue, ¿por qué?

Quiero dejarles algunos puntos claves y determinantes para pensar esta pregunta, son características que definen a estas personas de influencias:

– Poca o casi nula claridad al transmitir sus ideas. Es aquella persona que dice tener “un norte” en su plan estratégico, pero sus actos vacilantes y cambiantes demuestran que ni él ni su equipo lo tienen.
– No cumple sus promesas. Dice “lo llamo por teléfono en la tarde”, o “le envío un correo con lo conversado” o “lo mantendré al tanto de la reunión” y nunca sucede.
– Malos tratos. Comenzando por la comunicación verbal, pasando por la comunicación no verbal y concluyendo por los tratos públicos.
– Gestos avinagrados y apáticos. Pareciera que todo el día está enojado, que todo lo malo le sucede a él. Es poco amable. Su equipo evita consultar o acercarse por temor a su reacción.
– Solo su tiempo es importante. “Siempre esta ocupado”, “no pude responderle el correo de la semana pasada”, “vi su llamada pero estaba en reunión”, “lo llamo en la noche, luego que hayamos cenado”.

Si te ves representado en alguna de estas características: ¡¡Peligro!! ¡Es tiempo de revisar tu liderazgo!

Estas actitudes por cuanto son aprendidas son modificables, se deberá trabajar duro para cambiar estos patrones de conducta erróneos, ¡tienes poco tiempo!

La persona que es de influencia tendrá que tener la capacidad casi “mágica” de conducir a su equipo a algo que no ve. Debe desafiarlos desde su convicción de “ideal posible” a producir los ajustes necesarios para poder convertirlos en realidad. 

Los pasos prácticos están definidos en metas a cortas y a mediano plazo. Si estás interesado en conocerlos puedes escribirme a [email protected]

“El éxito de tu liderazgo estará marcado por tus influencias y personas que sigan tu modelo”

Facebook: Consultora del Monte
Twitter: @rolandodiazn
E-mail: [email protected]
Web: www.consultoradelmonte.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here