¿Se bajó o lo bajaron?

 

 

Luego de la elección de Catamarca, realizamos una columna denominada: “Catamarca decretó el nocaut de Cobos”, porque la misma significaba la última posibilidad de frenar la estrepitosa caída del otrora líder de la sociedad, una especie de “esperanza blanca” del stablishment. Uno de los últimos vestigios de la anti política. Lideres sin olor a política, ni a partido político. Su mayor asesor, Alfredo Cornejo, autor intelectual de todas sus movidas todavía resiste esta situación.

 

Lo cierto es que el “Cleto” superó todos los records en cuanto a cambios de bando político (Traición, según muchos), con el fundamento de ser la nueva alternativa de la política. La experiencia tuvo mucho banque de parte de sectores liberales de derecha y, por supuesto de los Monopolios mediáticos.

 

Por directo asesoramiento de Alfredo Cornejo, meses antes de la elección de 2007, pegó el primer salto político, abandonando un barco que hacía agua, la U.C.R. (Golpe duro a los correligionarios). El mismo lideró la avanzada del radicalismo K, un importante grupo que observaba y observa en el proyecto Kirchnerista la continuidad de las ideas de Alem e Irigoyen. Sin embargo, a pocos meses de “acompañar” el proyecto nacional, y justo en momentos en los cuales se requería de todos para resistir un verdadero embate de los sectores de la oligarquía terrateniente con sectores económicos y mediáticos, le sacó el cuerpo a “su gobierno”, con el tan famoso “Voto no positivo” (Según los más allegados, también estrategia de Cornejo).

 

Fueron días de gloria para el Cleto (días de Julio Cesar), ya acariciaba la primera magistratura, la gente le sonreía, los medios lo resaltaban como el “Modelo a seguir”.

 

Fue allí cuando fundó el ConFe, con la idea de ser el núcleo aglutinador de todas las fuerzas políticas económicas y sociales detrás de un proyecto” moderado de gobierno” que solucione las necesidades de “Todos” (Algo imposible, por cierto). Los Mega grupos mediáticos estaban a su disposición, como así también la corporación económica y de la tierra, todos en forma “Desinteresada”.

 

 

Pero poco duró la luna de miel con la sociedad. Se encontró con un gobierno que no aflojó, y lejos de dar marcha atrás profundizó el proceso de transformación, sorprendiendo a propios y extraños. Los de las filas propias, porque muchos en el Justicialismo solicitaban replegarse y negociar con los sectores de poder. Extraños: la oposición que no llegó a entender la estrategia K de avanzar en el proyecto, creyéndola suicida.

 

La vuelta del hijo prodigo

 

Fue en esos días que volvió a mirar con cariño a sus “antiguos correligionarios”, como la nueva alternativa para llegar al sillón de Rivadavia. Sus “ex amigos” lo recibieron, pero no con los brazos abiertos. La única justificación de la vuelta: Su alto grado de aceptación.

 

Pero poco a poco se fue diluyendo su figura. Las medidas pro-activas del gobierno, por un lado y las luchas internas con sus correligionarios fueron limando su metal , que pasó de parecer el duro acero criollo al símil importado de China. Y en esos momentos, llegó Catamarca, una elección preparada por su sector como estrategia de comenzar el año ganando, pero el golpe fue duro, de nocaut. Viajo a Catamarca para sacarse la primera foto triunfal del año y se volvió con una derrota a cuestas. Como si todo esto fuera poco, la experiencia se llevó puesta a Ernesto Sanz, el otro precandidato mendocino.

 

Y de allí todo fue lo más parecido a la desesperación. Los últimos manotazos de ahogado: la foto con Eduardo Duhalde, la idea de abandonar la interna para armar un frente con toda la oposición (en especial Duhalde y Macri), rememorando la tristemente célebre “Unión Democrática” que a mediados de siglo pasado perdió frente al joven Juan Domingo Perón.

 

Y… ¿Por Cornejo, como andamos?

Aclarado esto, podemos decir que Cobos no se bajó, fue la ciudadanía, el pueblo el que le dio la espalda, simplemente porque dejó de ser confiable: En términos populares “Se pinchó el globo”.

 

Pero la pregunta que surge es: ¿ Y Cornejo?. El radicalismo, o mejor dicho una gran parte del radicalismo propone como candidato a gobernador al estratega de Cobos: Alfredo Cornejo.

 

El Intendente de Godoy Cruz fue su mano derecha y gestor de los “grandes movimientos políticos” del, ahora Cleto. Prueba de ello es que lo propone como candidato a Legislador.

 

¿Será como manera de “pagarle algo”?, “No dejarlo en banda”. Esto demuestra que la relación entre ambos sigue intacta y, es ahora Cornejo el jefe de devaluado sector cobista que trata de resistir la debacle de un sector que marcó records en poco tiempo.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here