¿QUÉ TIPO DE GESTIÓN CULTURAL PÚBLICA NECESITAMOS? por León Repetur

   ¿Qué tipo de Gestión Cultural Pública necesitamos?

por León Repetur*

Han transcurrido 37 años ininterrumpidos de democracia desde 1983. En este período de la historia argentina y de las políticas culturales, podemos afirmar que hemos avanzado en forma notable. Se han ido superando las políticas culturales “patrimonialistas”, características de los gobiernos conservadores y autoritarios. También se han  ido desdibujando las políticas culturales “democratistas”, típicas de aquellos gobiernos liberales o neoliberales, que se proponen “educar” al soberano. Y se van consolidando las políticas culturales verdaderamente “democráticas” asentadas en el protagonismo popular y en las organizaciones libres del pueblo.

El IV Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, que tuvo su inicio en nuestra Provincia  en 2019, con la participación de casi todos los países del continente, da fe de la transformación que estamos viviendo. La emergencia del Programa Puntos de Cultura en Brasil durante el gobierno de Lula y su extensión a todo el territorio sudamericano, ha potenciado la visualización y el poderío de las organizaciones culturales asentadas en el territorio. 

A pesar de la reciente instalación de gobiernos proimperialistas y destructores de las culturas populares en los principales países de América del Sur, el movimiento comunitario y la resistencia cultural y artística han ido en aumento.  La salud del sector creativo y cultural se mantiene intacta y a pesar de los retrasos sufridos, se van acumulando fuerzas y poder para retomar el camino de la  emancipación y la unidad subcontinental asentada en los valores culturales atesorados en cada comunidad y en cada rincón de la América mestiza.

¿Cómo estamos culturalmente en Mendoza?

No creo que podamos usar una sola palabra para describir la situación que estamos atravesando. Debemos hacer un esfuerzo dialéctico para arriesgar algún diagnóstico, sin disponer de estadísticas certeras y sin la información cualitativa adecuada.  

Esto nos remite a una primera caracterización del estado actual de la cultura en Mendoza.

Carecemos de un sistema de información e investigación cultural local, que nos habilite para monitorear las políticas y las metas asumidas. Seguimos sin saber quiénes somos, qué hacemos, cuánto aportamos al PBI, cuánto empleo generamos, cómo están las cadenas de valor en cada sector, qué sectores se encuentran en peligro o son más débiles, cómo se distribuye el producto cultural en el territorio, etc. 

Esta situación hace muy difícil un diagnóstico certero, pero la falta de información, es en sí misma un diagnóstico de lo mal que estamos. Sin conocer la realidad, no se pueden establecer prioridades ni se puede hacer un seguimiento de lo acertada o no de una política cultural. Por eso proponemos la realización del Censo Cultural de Mendoza. Ver: https://mendozaopina.com/opinion/mendoza-necesita-un-censo-cultural-por-leon-repetur/ 

¿Qué tipo de Gestión Cultural Pública necesitamos?

LEÉR MÁS  HOTEL VANDENBROELE

En el libro “Se acabó la diversión”, el catalán Toni Puig nos entrega una serie de “estilos” de gestión cultural, descriptas con el humor que lo caracteriza. 

Habla de la “Gestión estilo Caracol” encerrada en sí misma, de los no gestores. De los que nunca toman decisiones, de los que se esconden, de los inhibidos. Esos que te dicen: “presentame  la nota, que después te contesto”.

La otra es la Gestión estilo Tortuga, la de los “administradores”. Las del “se hace camino al andar”. Siempre falta plata, “no se puede y hacemos lo que podemos”.  Son los eternamente retrasados ante la irrupción del mundo que avanza vertiginosamente. Torpes y descuidados, su gestión solo genera aburrimiento. 

Sigue el estilo Gacela: la de los gestores de la crisis, los que toman decisiones poniendo en juego muchas cosas, pero siempre delante del león que la persigue. Acelerados. Pero sin ver los documentales de fauna, donde siempre mueren degollados. 

El estilo Conejo: de los gestores preparados, que gestionan con metas y objetivos claros, que manejan los tiempos, son organizadísimos y muy narcisistas. Pero el complejo mundo convulsionado y las audiencias cada vez más exigentes, los sobrepasan. Los cansan. Y los vencen.

LEÉR MÁS  OTRO CASO DE FEMICIDIO EN MENDOZA. Investigan las causas de la muerte e intentan identificar a la víctima. Sin pistas sobre el asesino.

Y termina, Puig, hablando del estilo Canguro. Este lo pongo textual porque es el que necesitamos nosotros. 

Dice Tony: “El estilo Canguro es el actual. El de la gestión por innovación. El del liderazgo. El del nadie lo ha hecho. El de la implicación de todo el equipo. El de las organizaciones de marca y servicios para la cultura asombrosa, siempre espléndidamente relacionadas con los ciudadanos. El del cambio en ciento sesenta días. El del no lloro: hago. Consigo. Ya. Y espléndidamente. El que no vive echando culpas a otros. El de la creatividad. Estamos en las óptimas organizaciones para la cultura, de todo tamaño, con todas las posibilidades, que funcionan, que los ciudadanos aman.”

Seguramente han ido pensando, a medida que leían, en nombres propios de nuestros gestores vernáculos, para ver donde encuadraban. Lo más importante es que se puede pasar de gacela o conejo a canguro. Y poner la Gestión Cultural de la innovación al servicio de los ciudadanos y de las organizaciones. 

Hay que asumir, ya es hora, que la cultura de las ciudades , de las provincias y naciones es de los ciudadanos. No de las administraciones, como todavía la piensan muchos gestores y políticos.  La gestión es codecidiendo, colaborando, cogestionando, comprometiéndonos, cooperando. 

“Es la época del común”, dice Tony. 

Junto a las asociaciones, a las bibliotecas, a las escuelas, a los centros culturales autónomos, a los medios alternativos, a las radios comunitarias, al teatro en los barrios, a los gremios, al sector empresarial. Construyendo redes, desarrollando solidaridad, aprovechando recursos humanos y materiales. 

Todos ellos son también sector público y tienen que ser consultados e integrados en cualquier plan que quiera apostar al  DESARROLLO CULTURAL. 

*Gestor Cultural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here