¿POR QUÉ ES ESTRATÉGICO EL SALVATAJE DE LA CULTURA? por León Repetur

¿Por qué es estratégico el salvataje de la cultura?

Por León Repetur*

¿Polémica o desconocimiento? 

Hay una polémica instalada entre los funcionarios de Cultura de la Provincia y el sector artístico y cultural en general: bibliotecas, centros culturales, patrimonialistas, académicos, gestores culturales, emprendedores de industrias creativas, etc. Como en otras oportunidades y frente a una crisis: hiperinflación, hambre, catástrofes climáticas, pandemias, etc., el argumento de los funcionarios es que la cultura puede esperar, porque es prioritario llevar comida, bolsones, nylon, vacunas, respiradores, reactivos, cuidar repatriados, etc. 

Es cierto que estas tareas son importantes y que hay darles la importancia que merecen. Las necesidades de salud, alimentación, vivienda, hay que satisfacerlas con todo lo que disponga el Estado y la comunidad organizada que está ligada a él.  

Para muchos, que se mantienen en la concepción liberal de la cultura y el arte,  la cultura sigue siendo todavía entretenimiento y ocupación del tiempo de ocio. Y simultáneamente con esta reducción de sentido, también sostienen que sólo el  sector artístico es la Cultura, negando, por falta de formación profesional, que la Cultura es el estilo de vida de una comunidad, sus deseos, valores, modos de relacionarse con los otros y consigo mismo, su religiosidad, sus ritos y mitos.  Y esto último es lo que tienen que gestionar  los funcionarios de Cultura  y facilitar que se exprese de mil modos y en libertad.

La cultura  entendida de modo holístico y no como burocracia gubernamental o sectores estancos, dispone de una enorme cantidad de satisfactores de las necesidades más importantes para los humanos. En épocas de crisis  y pandemia como la que estamos viviendo la importancia de los satisfactores que la Cultura puede ofrecer a su comunidad son vitales.   

Y aquí entramos en el tema que me interesa resaltar: el de las necesidades y de los satisfactores de esas necesidades. Sobre esto tenemos que reflexionar. Para ello vamos a sintetizar las dos grandes teorías de las necesidades humanas y sacar conclusiones que vayan más allá del “sentido común” que se ha construido en torno al tema. 

Dos formas de entender las necesidades y como satisfacerlas 

El primer enfoque que vamos a analizar es el más tradicional y se lo conoce como la Pirámide de Maslow. Este sociólogo norteamericano sostiene que las necesidades son infinitas  y que a medida que se van satisfaciendo las más vitales fisiológicamente, se pueden ir satisfaciendo las demás, entre ellas las culturales= artísticas. 

pastedGraphic.png

Gerardo Neugovsen, Investigador y Gestor Cultural, Director de nuestro Diploma en Gestión Cultural e Industrias Creativas, incorporó este importante tema  en la formación de los Gestores Culturales para que puedan desempeñar con certezas y competencias su labor profesional. Lo explica así: 

“Dado que el objetivo de este curso es brindar las herramientas para la adecuada gestión de emprendimientos orientados a la cultura y a la creatividad, es esencial comprender qué necesidades humanas son satisfechas a través de los infinitos caminos que la cultura ofrece. Y en qué medida estas necesidades pueden ser consideradas fundamentales para la vida humana.

LA PIRAMIDE DE MASLOW REVISADA

En los años cincuenta del siglo pasado, el sociólogo norteamericano Abraham Maslow propone una teoría para explicar cómo funcionan los procesos de satisfacción de las necesidades humanas a través de lo que se conoce como la Pirámide de Maslow. Esta teoría se encuentra en la base del modelo liberal de pensamiento y es enseñada en la mayoría de los MBA de negocios en el mundo. En ella se explica que el ser humano aspira a la “auto-realización”, término que Maslow nunca define completamente pero que actuaría como una suerte de imán que atrae y motiva a las personas a atravesar lo que él describe como capas de necesidades que se ordenan jerárquicamente, que son infinitas y que se superponen. Maslow plantea que a medida que se satisfacen estas “capas’ es posible “ascender” en la Pirámide hacia la autorrealización. Existe, claro está, una íntima relación entre la situación económica de cada individuo y su lugar en estas jerarquías: cuanto más abajo en la Pirámide, indica un menor poder adquisitivo y de capacidad de satisfacción de otras necesidades que no sean las básicas. Busca así describir de qué manera los humanos intentamos satisfacer nuestras necesidades basados en el principio de “Homeostasis”, esto es, la búsqueda constante de equilibrio entre las necesidades y su satisfacción. El proceso de búsqueda de este equilibrio determina una conducta que lleva a la acción. Relevante en este modelo es el principio de que las necesidades en las capas más altas sólo pueden ocupar nuestra atención cuando las necesidades de las capas más bajas han sido satisfechas.

LEÉR MÁS  UNA TAPA DE DIARIO RECORDANDO A LAS VÍCTIMAS EN EL NYTimes

Curioso es observar qué ocurre en sociedades en donde se han dado las condiciones materiales para lograr satisfacer las necesidades en las distintas capas, como lo pueden ser Holanda, Suecia o Japón. Podemos afirmar sin dudas que para el grueso de la población de estos países el camino se encuentra allanado hacia la autorrealización, habiendo logrado que el grueso de la población pueda “ascender” por las distintas capas. Sin embargo, una lectura crítica de los comportamientos sociales indica que la principal causa de muerte en estas sociedades es el suicidio; que las tasas de natalidad de las poblaciones autóctonas (holandeses, suecos, alemanes, japoneses) es negativa, es decir, mueren más personas de las que nacen; los índices de alcoholismo y drogadicción pueden ser interpretados como demasiado elevados para una sociedad que ofrece soluciones prácticas a los problemas cotidianos. Surge entonces la duda de si este modelo realmente logra explicar el comportamiento humano en relación a la satisfacción de sus necesidades.

MODELO DE DESARROLLO A ESCALA HUMANA DE MAX NEEF

Entre las varias miradas críticas, se encuentra la de los economistas chilenos Manfred Max Neef y Martin Hopenhayn, quienes en su libro “Desarrollo a Escala Humana” (1)   atribuyen a la Pirámide de Maslow la justificación de la pirámide social. Si las necesidades están jerarquizadas y son infinitas, la sociedad se habrá de ordenar también jerárquicamente con una cúpula que tiene cada vez más acceso a poder satisfacer sus necesidades en tanto que una base cada vez más amplia sostiene literalmente a esa cúpula sin tener posibilidades de ascender.

Frente a esto, los pensadores chilenos contraponen su MODELO DE DESARROLLO A ESCALA HUMANA planteando que las necesidades humanas son finitas, clasificables y universales en todo tiempo y lugar. Básicamente existen nueve necesidades fundamentales y estas son:

pastedGraphic_1.png

Max Neef plantea entonces que las necesidades humanas son universales, finitas y constantes y que lo que cambia es el modo en que estas necesidades son satisfechas. Esto depende tanto de la cultura local así como de las tecnologías disponibles.” (G Neugovsen – Diploma en gestión Cultura e Industrias Creativas- 2015) 

La cultura y los satisfactores de estas necesidades

LEÉR MÁS  UNA TAPA DE DIARIO RECORDANDO A LAS VÍCTIMAS EN EL NYTimes

Para poder satisfacer esas nueve necesidades, que plantean Max Neef y Hopenhayn, la Cultura dispone de numerosos satisfactores. Algunos ejemplos:

Satisfactor cultural Necesidad  Necesidad cuya satisfacción estimula la
Cantar en grupo

(Coro) 

Ocio Participación, creación, afecto, identidad
Biblioteca Popular  Entendimiento Libertad, ocio, protección, participación
Taller de pintura Creación Ocio, identidad, subsistencia 
Emitir conciertos por redes Ocio Participación, creación, afecto, identidad, subsistencia
Llevar libros casa x casa  Protección Libertad, ocio, protección, afecto, entendimiento
Contratar artistas  Subsistencia Ocio, identidad, creación, protección
Organizar Festivales Participación Libertad, creación, afecto, identidad
Tv educativa Ocio Creación, identidad, entendimiento, subsistencia
Salud preventiva a través el arte Protección Creación, identidad, entendimiento, afecto

¿Gestionar Cultura o administrar sin ton ni son?

Tanto el debate planteado entre la administración y el sector artístico, como las concepciones liberales y reduccionistas de la Cultura, deben ser revisadas a la luz de los acontecimientos. Para ello, la capacitación, la formación previa y la experticia de los gestores culturales son fundamentales. 

De la improvisación y el espontaneísmo sólo pueden surgir errores y desviaciones de lo que el ejercicio profesional de la Gestión Cultural viene desarrollando en todo el mundo y en muchos lugares de la Argentina.  

No se puede seguir desconociendo lo básico en este terreno tan complejo, heterogéneo y cambiante. Solo nos queda reclamar una actitud sensata, que nos saque del letargo, que esta pandemia denuda, pero que viene existiendo desde hace mucho tiempo en Mendoza.

Para salir de este atolladero hay acciones de corto, mediano y largo plazo. 

Para las de mediano y largo plazo nos pondremos a trabajar para una próxima nota. 

Para las de corto plazo, pongo a consideración algunas propuestas.

– Recuperar parte del presupuesto, tanto Provincial como municipal, destinado a Cultura, hoy desaparecido por las “urgencias”. (Cabe destacar que otros presupuestos como el de Seguridad, Educación, Publicidad, etc., no han desaparecido, siguen vivitos y coleando) 

– Destinar una parte de ese presupuesto a la Contratación de Artistas en riesgo para la realización de producciones para la emisión digital.

– Motorizar los certámenes pendientes de realización: poesía, novela teatro, cine y video, ensayos, fotografía, etc., con su correspondiente cronograma y  premios

– Activar la convocatoria del Fondo Provincial de la Cultura, llevando su presupuesto a $ 5.000.000

-Convocar a certámenes al conjunto de la población: niños, ancianos, mujeres, empresarios, emprendedores, etc. para que sean protagonistas de historias biográficas, videos, acciones patrimoniales, fotografía o de otro tipo. Con el objetivo que mantengan su creatividad a salvo de la depresión que puede causar el  encierro. 

– Operar en forma concertada entre Provincia y Municipios para llevar salvataje a los Centros Culturales y/o organizaciones comunitarias en relación a alquileres, servicios públicos, tasas y demás. 

– Investigar a través de consultas públicas que otras necesidades se pueden satisfacer desde la Cultura y planificar su realización.

Con toda seguridad hay más ideas a concretar. Quedan abiertos los aportes. 

En la próxima nota, propuesta de mediano y largo plazo para la Cultura de todos los mendocinos. 

(1) “Desarrollo a Escala Humana”: ver: Segunda Parte. Desarrollo y necesidades humanas

http://habitat.aq.upm.es/deh/adeh.pdf 

_________

 

León Repetur es gestor cultural

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here