Nacida para molestar

Por Emilio Vera Da Souza

El dibujante, humorista, historietista que puede leer el pensamiento de los bebés Miguel Rep ha cometido su libro número 39, publicado por Planeta, llamado «Evita. Nacida para molestar». Allí ilustra con tinta china y colores a la mujer más destacada de la historia argentina, conocida en el mundo entero, en ocasión de los 100 años de su nacimiento.

Dice Rep que con su pluma trató de «humanizar» a esta figura universal y que su intención fue «acercarse» a María Eva Duarte de Perón para retratarla en un tributo desenfadado, «haciendo de todo, incluso retando a su marido el coronel».

«Me gusta bajar a todos del pedestal y como humorista me toca casi siempre ir en contra de la cosa instituida». Y luego de su vasta experiencia con la historia y su arte dice: «El verdadero humor político es el humor histórico».

Miguel Rep intenta rescatar «a Evita desde cuando nació en 1919 hasta hoy». Para hacer esta publicación ya tiene como antecedentes dos libros por lo menos: «La grandeza y la chiqueza en la historia argentina» y «Doscientos años de peronismo. Biografía no oficial de la Argentina» realizado para el bicentenario. Allí «descubre» que no hay tratamientos de Evita con imágenes realizadas desde el humor. «Evita no tiene nada que ver con los bustos dorados que vi en el país e incluso en una plaza de Madrid», dice el humorista.

LEÉR MÁS  Piden que el dictador español Francisco Franco sea declarado santo.

Para encarar este libro, Miguel dice que tuvo que «reflexionar mucho» y rehacer varias veces algunas de las ilustraciones. «Una de las tesis de este libro es que Evita era feminista» y desde ese punto de vista actual está atravesada toda esta producción con su protagonismo.

Otro que sabe sobre humorismo y realidad, Pedro Saborido, dice: «Rep lo hizo. Se atrevió y logró lo más difícil, hacer humor con lo sagrado. Todas las Evas están en este libro. Desde la niña de Los Toldos, hasta la que sigue viva en la gente. Y a todas ellas las cubre la magia de uno de los humoristas gráficos más destacados del país. A los cien años del nacimiento de Eva Perón, este libro se constituye en el homenaje dibujado más desenfadado que se pueda imaginar. Porque la risa corre hasta el último velo y nos muestra todo.

«Si hubo algún acercamiento del dibujo humorístico a Evita, es desconocidísimo. No las sátiras de la época de su esplendor, ni después se metieron con ella desde el humor. Copi, que dibujaba, lo hizo en una obra de teatro de fines de los sesenta, Eva Perón, donde pudo destilar toda la ofensa que su odio le permitió. Pero claro, no pudo ganarle al robo de un cadáver. ¿qué cosa puede ser más sacrílega que eso?» dice Saborido desde el prólogo.

LEÉR MÁS  Un hombre incendió un edificio y mató a 33 personas en Kioto, Japón

Rodolfo J. Walsh escribió ese cuento que los colegas escritores siempre eligen como el mejor cuento argentino: «Esa mujer», un diálogo entre el periodista y el militar encargado de custodiar el cadaver secuestrado por los poderosos en las sombras de esa época.

Tomás Eloy Martínez escribió la novela «Santa Evita» con partes de ficción y datos documentados reales donde la humaniza y la baja del bronce. Brodway realizó la mundialmente conocida ópera rock «Evita», que luego fue interpretada por Madonna en el cine.

Hay Evitas documentales y de ficción. Descarnadas y crueles. Duras y cariñosas. Evitas generosas con los pobres y Evitas implacables con los traidores a sus «descamisados». Evitas convalecientes y moribundas. Evitas mirada por sus defensores y por sus odiadores empedernidos y consumados. Evitas interpretadas por sus seguidoras antiperonistas y Evitas inmaculadas e intocables desde el fanatismo fundamentalista. Evitas para todos y todas.

Lo que no había hasta ahora es una Evita tratada con humor y amor. Con la fina línea de Rep que quiere bajar el mito de su pedestal y ponerlo en la mesa de la comida de todos los días, de los que comparten entre ellos con un vino.
Un libro entre colores e historia.
Un libro hecho con cariño y amor.
Un libro amoroso y humoroso.

Emilio Vera Da Souza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here