MENDOZA SIN CONTAMINACIÓN Y CON TRABAJO PARA TODXS, por León Repetur

Mendoza sin contaminación y con trabajo para todxs. 

por León Repetur*

Esta es la Misión que tenemos todos los mendocinos. 

Luego de varios días de debate, de pueblo en las calles, de cabildeos, de operaciones y de las tradicionales borradas de sectores claves de la vida local,  ha concluido un proceso que nunca debió haber comenzado.

Comenzó porque se confundió votos con vía libre para cualquier cosa. En ese caso,  no estamos hablando de la misma democracia. Gobernar es hacer lo que pueblo quiere, decía Perón, generando una verdad que no podrá ser desmentida ni tergiversada. Y cuando un pueblo dispone en su cultura del bagaje de la defensa de agua y del árbol, sumando los valores sanmartinianos, difícilmente  te dejen avanzar cuándo violas todo lo que conforma su estilo de vida. 

Después de la derogación de la 9209 y la vigencia de la 7722, retornamos al principio, recorriendo de nuevo ese círculo vicioso que no nos permite avanzar como comunidad. Y no nos permite avanzar, porque la democracia está secuestrada ente cuatro paredes y entre cuatro o cinco grupos de medios de “incomunicación”.

De las 4 paredes de la Legislatura y de la Casa de Gobierno no hace falta explicar mucho. El bochorno legislativo que vivimos  y la puesta en escena posterior, sin ningún guión, del Ejecutivo, nos exime de cualquier descripción. Sintéticamente podemos decir: no estuvieron a la altura de la etapa, no supieron interpretar a su pueblo. Y eso para la política y sus profesionales es bastante duro. Salvo honrosas excepciones, la mayoría no pasó la prueba. 

De los 4 o 5 grupos de medios de incomunicación ya está todo dicho. Tanto su comportamiento previo, durante y después del conflicto generado por la 9209, demuestra que solo están comprometidos con la pauta, el chantaje y la mentira.  La pérdida de credibilidad, sumada a la invisibilización de los verdaderos motivos del conflicto y acrecentada por el blindaje comunicacional a la movilización popular, los hacen actores sociales en plena decadencia y  en estado de descomposición. 

Las organizaciones no gubernamentales o libres del pueblo, las militancias partidarias no obedientes de sus cúpulas, los vecinos de los pueblos, los medios alternativos y/o comunitarios,  los jóvenes y mujeres de los barrios, cobraron protagonismo y nos permitieron asistir a la siempre anhelada democracia participativa. 

Pero esa participación es más saludable y  sincera cuando no es una reacción a la agresión de las instituciones políticas contra los sectores populares. En democracia no alcanza solo con el voto cada dos años. Es imprescindible convocar siempre a la comunidad al debate antes de tomar decisiones que pueden afectar al conjunto. Y si bien, los partidos y el Gobierno tienen a mano las encuestas y los focus group, la democracia mantiene su lozanía cuando las convocatorias son oportunas, amplias y generosas. 

En definitiva, la política es un servicio público, no una imposición de algunos esclarecidos sobre las mayorías. Venimos de transitar 4 años con el Gobierno de Macri soportando las más brutales decisiones antipopulares de la historia argentina. Endeudamiento atroz, baja de salarios, entrega del patrimonio tangible e intangible,  tarifazos, blanqueos para los fugadores, desmantelamiento del Estado, gatillo fácil, desfinanciamiento de la salud y de la educación, subordinación a los interese de buitres financieros y potencias imperiales. Es hora de terminar con estas prácticas. La inercia de esos comportamientos en algunos políticos, los hace meter la pata hasta la coronilla.  

Habrá diálogo o será solo una puesta en escena? 

Si aceptamos que la misión es una Mendoza sin contaminación y con trabajo para todos, las responsabilidades son distintas para cada uno de los protagonistas. 

El Gobierno es el indicado para generar las convocatorias al diálogo, mediadas por personas creíbles y de solvencia académica y profesional.  Personas que deberían ser propuestas por los partidos políticos, las universidades, las organizaciones no gubernamentales, los sindicatos, las instituciones empresariales y las representativas de las distintas profesiones. En esta selección no deben estar ausentes los departamentos de Mendoza y sus organizaciones más representativas. 

Un diálogo requiere una dinámica especial, con las consignas claras para cada tema y con una ágil redacción  de síntesis por sector. Poner en movimiento a una comunidad para diseñar su plan de vida para los próximos años es una tarea titánica, pero esencial. 

Es bueno recordar a San Martín en este momento y su frase: “Para los hombres de coraje están hechas las empresas”. Y menuda empresa se mandó, construyendo el Ejercito de Los Andes mientras gobernaba Cuyo, cruzó la Cordillera y liberó a dos países. 

¿Habrá coraje o solo sabremos seguir en la improvisación?

LEÉR MÁS  Mendoza solicitó a la Nación la apertura de las actividades en espacios culturales y de los jardines maternales

______

*León Repetur es Gestor Cultural 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here