Mendoza necesita internacionalizar su cultura

por León Repetur*

Uno de los temas más importantes en debate hoy en la Gestión Cultural es la Internacionalización de la Cultura. En Política Cultural moderna este eje es clave en cualquier Plan Estratégico de Cultura.

Si bien el concepto Internacionalización de la Cultura se aplica a la política exterior de una Nación, es absolutamente aplicable a una Provincia o Ciudad. Muchas ciudades de América y Estados autónomos de Europa ya la han puesto en marcha.

Como parte del campo exterior de la cultura, la relación entre la internacionalización y la cultura tiene distintas etapas y objetivos. En una primera fase, la internacionalización tiene que ver con el posicionamiento de una imagen y de una idiosincrasia a partir de contenidos artísticos y culturales propios y específicos. Otra fase, que se puede superponer con la anterior si están dadas las condiciones, es la de la exportación de productos del sector, enfocada en los aspectos mercadológicos y económicos.

La etapa de internacionalización de contenidos es parte de la seducción y atracción simbólica de un territorio. La Cultura ha sido siempre una de las más eficientes formas de singularizarse en el mundo, mostrando la particularidad, la diferencia y a su vez la complementariedad de una cultura con otra. La diplomacia siempre ha priorizado esta dinámica, conformando lo que se llama Diplomacia Cultural. Dan razón de ella, los ejemplos del uso diplomático del tango, del folklore, de la danza y otras manifestaciones artísticas argentinas en los grandes eventos del mundo.

Así se van imbricando los símbolos y valores con la imagen que un territorio quiere exhibir a través de distintos productos artísticos que los portan. Esta tarea está enmarcada en las políticas de marca y de prestigio que un territorio quiere desarrollar. Puede también, no tener ninguna intención de hacerlo y pasará desapercibido e invisible al resto, con los consiguientes costos en su competitividad.

La otra fase, la de incrementar sus exportaciones, está muy relacionada con la matriz productiva y su especialización o no en alguno de los productos de las industrias creativas y culturales. Cuando hablamos de exportación nos referimos, por un lado, a productos tangibles: películas, videos, pinturas, artesanías, libros y otros similares sobre algún soporte físico o virtual y, por otro, a los intangibles, como los Festivales y Fiestas, Congresos, Seminarios y similares, que, en tanto convocan a extranjeros que ingresan divisas, se consideran exportaciones.

LEÉR MÁS  Descenso de temperatura para este jueves en Mendoza

¿Que hemos hecho en Mendoza?
Desde la Gestión Cultural venimos navegando en la improvisación. La Gestión Gubernamental se mueve en lo “ocurrencial”. Esto significa: hacer lo que se le “ocurre” al funcionario que le toca conducir el gobierno cultural de la provincia. Sin diagnóstico, sin estadísticas, sin consenso. Y así nos va. Nada se consolida, nada se capitaliza, ninguna inversión estatal o privada rinde frutos reales. Desde la gestión privada y asociativa se hace lo que se puede, en función del apoyo estatal y de la situación macroeconómica que nos toca vivenciar. Así se generaron las movidas más importantes del rock mendocino por el mundo: Los Enanitos Verdes por América Latina y EEUU, Karamelo Santo por América y Europa, la mítica Salsa Blanca por Italia, Markama con sus giras, Daniel Martín en su momento, Javier Rodríguez por Holanda y otros países de Europa. Ahora ya están saliendo los más jóvenes: Usted Señálemelo de la mano de Tuti Petrich y otras bandas emergentes.
Otras formaciones como Altertango han conquistado Chile y Europa, al igual que antes Markama o los Trovadores de Cuyo en Colombia y EEUU.

Por el lado del teatro el ejemplo de Nora Fernández en Chile, México y otros lugares de América es ejemplar. José Kemelmajer ha tomado Mar del Plata como plaza de verano. Otro elencos y actores también han podido salir y llevar nuestro teatro al mundo, a través del apoyo del I.N.T. (Instituto Nacional del Teatro).

Los artístas plásticos llevan mucho tiempo recorriendo el mundo y participando de muestras y exposiciones. Al igual que los escritores con las Ferias y otras movidas. Los artesanos ya han conquistado plazas muy atractivas como Chile y EEUU.

El cine y los videojuegos de la mano del Cluster Audiovisual Film Andes, están haciendo punta en la organización de la producción, la cooperación internacional, la exportación, con presencia en festivales, ferias y demás eventos del audiovisual y los juegos, configurando al momento, lo más avanzado que hemos logrado.

LEÉR MÁS  Nación depositó el último pago del año para la obra Portezuelo del Viento

La mayoría de estas experiencias se da por prepotencia de trabajo de los artistas, gestores y productores. El gobierno cultural no ha tenido en los últimos años una estrategia de internacionalización de la cultura mendocina y eso hace difícil consolidar valores, símbolos y comercialización de productos culturales mendocinos en el exterior.

Es hora de pensar en serio el tema, porque el mercado mendocino es muy pequeño para la supervivencia digna de nuestros artistas y creativos. Y también porque Mendoza necesita posicionarse sí o sí en el mundo como un centro de producción cultural competitivo y generador de divisas.

¿Cómo nos internacionalizamos en serio?
En primer lugar pensando en las dos capitales que tenemos cerca: Buenos Aires y Santiago de Chile. En ambas se puede consolidar una especie de Embajada Cultural Virtual de Mendoza a lo largo del año, que programe actividades de artistas mendocinos, en forma coordinada con instituciones públicas, privadas y asociativas de las dos capitales.
Para la etapa de trabajo con contenidos artísticos se puede conformar un Comité de selección profesional de propuestas artísticas, eligiendo las mejores y que más reflejen nuestras identidades y valores, sin pensar en la dimensión exportadora o mercadológica. Si existe posibilidad de hacerlo con otras ciudades, lo conveniente sería avanzar con Brasil y España por volumen de turismo receptivo.

Para la etapa de promoción de las exportaciones, comercio, atracción de inversiones y cooperación internacional, el foco hay que ponerlo en el apoyo a las industrias culturales locales, que las ayude a mostrar y vender sus productos. Y también a conseguir socios e inversores.

En síntesis, una buena Política de Internacionalización de la Cultura de Mendoza, requiere más de inteligencia aplicada que de recursos, aunque estos son necesarios para apalancar el crecimiento de la estrategia.

Hay talento, empresas y organizaciones que ya han demostrado capacidad operativa en las peores condiciones macroeconómicas y políticas. Solo falta decisión política y coordinación de esfuerzo entre el Estado, sector privado y sector asociativo.

*León Repetur es gestor cultural. Exsubsecretario de Cultura de la Provincia de Mendoza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here