Maradona “SÍ” o Maradona “NO”: Todo un tema

 

Distinto, por la disparidad de reacciones de la gente, de los hinchas entre los que me incluyo. Amor incondicional para con el entrenador, Diego Maradona, rechazo visceral, crítica lapidaria, o gestos comprensivos. Así somos. Un país con 40 millones de directores técnicos que se alínean detrás de uno u otro bando.

Todo esto genera “el Diego”. Sentimientos encontrados que ningún otro entrenador generó. Gracias a errores cometidos que también los demás cometieron, como así también gracias a comportamientos dentro del equipo que ninguno de los otros logró.

Creo que el recibimiento que le dio la gente a la selección fue debido a que, mal o bien, logró que los simpatizantes se pongan del lado del más débil, en el sentido que Maradona fue muy vapuleado, y reconoce a Diego como uno más de ellos, uno más del pueblo, uno que surgió de abajo, de la nada.

Pasadas la decepción de la derrota y la euforia del recibimiento ahora el gran debate es si el entrenador de nuestra selección debe seguir o no al frente de la misma.

Hay quienes sostienen que quedó demostrada su inexperiencia y que se debe ir, y otros que dicen que se le debe dar una nueva oportunidad.

Prácticamente no se habla de otra cosa. Las encuestas en el Facebook muestran que el 70% de los argentinos quieren que siga. Los periodistas deportivos, casi siempre “divorciados” del clamor popular, sostienen que debe dejar el puesto.

En el fondo Diego no es más que nuestro reflejo. Un tipo pasional, en quien los sentimientos están a flor de piel, que abraza, que putea, que se enoja, que es tozudo, que “te banca” si te hostigan y que muchas veces “se va de boca” por decir de frente lo que piensa.

Lo que sucederá todavía es una incógnita. Lo cierto es que Maradona es esto. Un tipo que nos hacer hervir la sangre, que genera polémica, que nos hace sentir vivos.

Y eso solo de por sí, ya es bueno.

Por Marta Brojan- Semanario Sin Pelos en la Lengua

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here