La Presidenta puso Negro sobre Blanco

 

 

No se trata de hechos aislados, y mucho menos soberbio, violento o atropellado, como seguramente lo van a tratar de instalar en la sociedad los columnistas del monopolio “informativo”.

 

Luego de más de 500 años de opresión, genocidios y colonización, la Presidenta de la Nación recibe a manifestantes, en un gesto de reivindicación y reconocimiento de sus derechos legítimos por ser los pobladores originarios de estas tierras. Como contrapartida, y en un mismo momento envía una carta al Jefe de gobierno porteño, el máximo referente de la política de los ´90, manifestándole que “La política no puede ni debe ser una mera ceremonia de cinismo e hipocresía”: Negro sobre blanco, como pocas veces en la historia del país (Siempre fue al revés, blanco sobre negro).

 

Eduardo Galeano decía que la peor de las colonizaciones era la de la conciencia. El escritor asegura que “Estamos ciegos de nosotros mismos porque estamos entrenados para vernos con ojos de otros. Por ello el espejo nos devuelve una mancha de azogue y nada más que una mancha”. ¿Será la maldición de Malinche?.

 

Al respecto de la colonización nos surgen algunas preguntas: si la crisis económica mundial que estamos viviendo es cosa del mundo “blanco capitalista”, ¿por qué los titulares son “Día NEGRO para las bolsas del mundo” o, los mas suaves día GRIS. No es menor, ni siquiera secundario. Esto lleva implícito un concepto ideológico, intencionado y colonizante: mantener vivo el yugo, el látigo, de manera de no olvidar el sentimiento de CULPA: NEGRO=MALO, NEGRO=NEGATIVO, NEGRO=TORMENTA, Ejemplos: “El panorama es negro( o gris)…” “El horizonte es negro o gris..” “Tiene pensamientos oscuros”; como contrapartida, cuando todo mejora se habla de “CLARIDAD”, “BLANCO= PUREZA”, “ Pensamiento cristalino”. “La novia se casa de blanco, signo de pureza”, cuando una persona se muere estamos de negro: luto.

 

No es casualidad, lleva implícito aspectos ideológicos que nos predisponen a mirar mejor a los “BLANCOS” , signo claro del poder, del capitalismo. Si embargo, si recorremos la historia de la humanidad encontraremos que las mayores brutalidades las hicieron los pueblos blancos, conquistando, esclavizando y matando, hasta el exterminio a comunidades negras, amarillas y cobrizas.

 

Por eso es que lo sucedido este jueves no es menor, es de una profundidad inusitada y requiere de nosotros un profundo análisis que seguramente será minimizada por los analistas del stablishment.

 

Al manifestarle a Macri en su carta que: »Lamentablemente la actitud que usted asumiera por hechos ocurridos en su gestión y con funcionarios designados por usted como Jefe de Gobierno de esta ciudad -hechos y designaciones que también son públicos y notorios- y la increíble catarata de agravios que ha proferido durante la última semana, llegando en el día de la fecha a manifestaciones públicas descalificatorias de índole personal, marcan un limite que no estoy dispuesta a cruzar», demuestra que por mas Bicentenario de la Patria que sea, eso no obliga a sentarse juntos en un mismo escenario: “Cuando se suma, hay que saber sumar”, un ejemplo que deberían tomar muchos sectores de la oposición que confunden “Sumar con amontonar”, la historia Argentina nos demuestra quién gana siempre en estos amontonamientos.

 

Esta definición es diametralmente opuesta a la postura de Eduardo Duhalde, que plantea un movimiento político que contenga a “comunistas, socialistas, los que quieren a Videla o los que no lo quieren”: amontonar, como si del amontonamiento pudieran salir cosas buenas, como si se pudiera construir un proyecto político integrado por “torturadores y torturados”.

 

No es ingenuo este cambalache, por cierto, quizás originado en la propia formación de la Argentina, cuando los bárbaros se presentaron como civilizadores. No es ingenuo porque enmascara que lejos de aspirar a un inocente “bien común” donde estemos todos contenidos como ciudadanos de primera, busca perpetuar el poder de los que siempre lo tuvieron.

Por primera vez en muchas décadas, comienzan a separarse las aguas señalando con claridad a quienes quieren un país para pocos, sólo para ellos mismos.

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here