Ingrediente

 

El se­cre­to, en ge­ne­ral, es al­go tan su­til, tan evi­den­te o tan pe­que­ño, que no es te­ni­do en cuen­ta por los ob­ser­va­do­res, por los ca­ta­do­res, por los co­men­sa­les. Y ese qui­zá es el tru­co. Una su­ti­le­za que no sea des­cu­bier­ta de tan vi­si­ble. La mí­ni­ma ho­ja de la ra­ma de un ár­bol que no nos de­ja ver el bos­que. Pe­ro el sa­bor del con­jun­to es lo que nos lle­va­mos a la bo­ca y nos da ese pla­cer que tie­nen las co­sas que más nos gus­tan.

 

Así po­dría­mos apli­car es­te mé­to­do pa­ra ca­si cual­quier crea­ción. Así, su­pon­go yo, que fue­ron rea­li­za­das las co­sas que más nos gus­tan, que más pla­cer nos dan. In­gre­dien­tes, la téc­ni­ca pa­ra pre­pa­rar­los, la for­ma de in­cor­po­rar­los unos con otros y la ma­ne­ra de co­ci­nar­los. Así na­da más de fá­cil. O por lo me­nos eso pa­re­ce.

 

De­bo agra­de­cer en­ton­ces, a la idea que me pa­só un ami­go y ge­nio­so crea­dor: la re­ce­ta pa­ra ha­cer una ciu­dad. Mi­guel Rep, es­te co­ci­ne­ro de ideas al que ha­go re­fe­ren­cia, só­lo apor­tó la lis­ta de los in­gre­dien­tes y de­jó pa­ra mí la ta­rea de ha­cer la re­ce­ta.

 

En­ton­ces acá es­tá, se­ño­ras y se­ño­res, la re­ce­ta pa­ra ha­cer una Ciu­dad.

 

Hay que mez­clar, con pa­cien­cia y a su de­bi­do tiem­po, los só­li­dos más du­ros, las par­tes de ma­yor ta­ma­ño y las que cues­tan más con­se­guir: ca­sas, as­fal­to, se­má­fo­ros, au­tos, 4×4 y quios­cos en can­ti­dad. Lue­go, po­co a po­co, el res­to: car­te­les, far­ma­cias, pa­na­de­rías, al­gu­nos mer­ca­dos, es­ta­tuas y mo­nu­men­tos, mo­tos, bi­ci­cle­tas, ve­re­das y pos­tes. Es ne­ce­sa­ria al­gu­na ma­te­ria vi­va pa­ra que el asun­to ten­ga mo­vi­mien­to. En­ton­ces, lo que hay que po­ner, pa­ra que es­ta ciu­dad es­té sa­bro­sa, es un po­co de ve­ci­nos, pe­rros, ga­tos, pa­ja­ri­tos, otras ali­ma­ñas ci­ta­di­nas, al­gu­nos roe­do­res, in­sec­tos co­mu­nes y esas co­sas. En el pa­que­te de “ve­ci­nos” –si no hay pue­den ser tam­bién los más mo­der­nos “ciu­da­da­nos”– se de­be te­ner en cuen­ta que sean sur­ti­dos, bien mez­cla­dos ya que tie­ne que ha­ber pa­ra to­dos los gus­tos: va­ro­nes, mu­je­res, jó­ve­nes, vie­jos, ni­ños y abun­dan­cia de ado­les­cen­tes, al­gu­nos que tra­ba­jen y va­rios pa­sean­tes.

 

Im­pres­cin­di­ble es que la mez­cla in­clu­ya fi­so­no­mías di­ver­sas, va­rie­dad de co­lo­res, idio­mas y di­se­ños. Que no es­ca­see la di­ver­si­dad, y por so­bre to­do, ya que es­ta­mos en ple­no si­glo XXI, que no fal­ten las pre­fe­ren­cias di­fe­ren­tes a la ho­ra del amor. Mi abue­la de­cía: “Siem­pre hay un ro­to pa­ra un des­co­ci­do”. En­ton­ces pues: mu­chos ro­tos dis­tin­tos pa­ra tan­to des­co­ci­do, en es­ta coc­ción.

 

Pa­ra que ten­ga un gus­to más ac­tual, es­te pre­pa­ra­do de­be te­ner: al­gu­nas rui­nas y mu­seos, es­cue­las, edi­fi­cios, pozos en las ca­lles, po­li­cías, co­lec­ti­vos, bas­tan­tes ba­rrios, agua po­ta­ble en ca­ñe­rías, ten­di­do de ca­bles de to­do ti­po y ser­vi­cios po­si­bles, mu­chas an­te­nas, ta­xis que no apor­tan mu­cho sa­bor pe­ro sí co­lor, li­bre­rías, za­pa­te­rías, ba­res, ca­fés y res­tau­ran­tes. Car­ni­ce­rías, ga­le­rías, agen­cias de qui­nie­la, igle­sias, una pizzería, un ce­men­te­rio, vie­jos bu­zo­nes de co­rreo, bal­do­sas flo­jas pa­ra los días de llu­via, bal­díos y can­chi­tas pa­ra ju­gar a la pe­lo­ta. Una ca­lle em­pe­dra­da, y una pea­to­nal. Una ala­me­da sin ála­mos tam­bién, por­ qué no.

 

Aho­ra vie­ne lo me­jor: es­ta re­ce­ta no es pa­ra ha­cer una ciu­dad cual­quie­ra. Es­ta re­ce­ta es pa­ra ha­cer una ciu­dad úni­ca, di­fe­ren­te, que nos de­lei­te con sus mis­te­rios y nos per­mi­ta sa­bo­rear­la con el pla­cer que nos da lo que que­re­mos: es­ta ciu­dad de­be te­ner al­go de vien­to zon­da y ár­bo­les con ho­jas pa­ra jus­ti­fi­car las es­co­bas. Ace­quias pa­ra re­gar­los y bas­tan­tes ta­po­nes de bo­te­llas plás­ti­cas en ca­da es­qui­na. Un par­que al oes­te an­tes de lle­gar a las pri­me­ras mon­ta­ñas.

 

Zan­jo­nes y pla­zas am­plias. Ho­te­les y ca­si­nos. Puen­tes que co­nec­ten las ca­lles con las ve­re­das pa­ra que no se cai­gan tu­ris­tas des­pre­ve­ni­dos. Un ci­ne, y au­tos y pla­yas de es­ta­cio­na­mien­tos, y al­gu­nos ba­de­nes pa­ra que ten­gan tra­ba­jo los es­pe­cia­lis­tas en tren de­lan­te­ro. Rui­do de si­re­nas y alar­mas de no­che, pa­ra que los que an­dan con el sue­ño li­via­no no duer­man. Y chi­cos cru­zan­do por el me­dio de la ca­lle en dia­go­nal, a la sa­li­da del co­le­gio, y mi­cros lle­nos. Y dos shop­pings en don­de amon­to­nar lo que no nos en­tra por el cen­tro.

 

Un so­lo ci­ne, por las du­das, va­rios tea­tros. Pa­re­jas a los be­sos.

 

Y la­dro­nes que jus­ti­fi­quen los po­li­cías que ya pu­si­mos y al­gún que otro gen­dar­me o vi­gi­lan­te. Rui­do y fre­na­das, y es­tre­llas por las no­ches. Las más her­mo­sas mu­je­res. Gen­te apu­ra­da ha­blan­do por ce­lu­lar. Un in­ten­den­te, con­ce­ja­les pa­ra or­de­nar la co­sa y al­gu­nos lim­pia­vi­drios por las ave­ni­das cer­ca del zan­jón.

Pa­ra que sal­ga más o me­nos bien es­ta coc­ción pre­fe­ri­mos no po­ner a los pre­po­ten­tes, a los que se ha­cen los pio­las, a los ru­fia­nes, a los in­to­le­ran­tes y a los bu­cho­nes. Al­gún abo­ga­do es ne­ce­sa­rio y tam­bién con­ta­do­res. Ni­ños, mu­chos ni­ños de la ma­no de sus ma­dres o pa­dres. Y gen­te so­li­da­ria. Y me­nos po­bres.

 

Pa­ra fi­na­li­zar, lo que di­ji­mos: no ol­vi­dar el in­gre­dien­te se­cre­to.

 

Us­ted ya sa­be cuál.

Buen pro­ve­cho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here