Aumento a Legisladores. La falta de un debate serio

 

Para ampliar esta introducción, puedo decir que pensé mil veces antes de hacer la columna, en definitiva, defender un aumento importante del sector político cae antipático a la sociedad, sobre todo porque a partir de la última dictadura militar y sobre todo durante el desarrollo del “Noventismo” menemista se trabajó mucho la ideología neoliberal que apuntaba a despreciar todo lo público, lo estatal y lo político. Las grandes empresas privadas que se vieron beneficiadas desde el año 76 y hasta los primeros años del 2000 se encargaron de adelgazar todo lo que fuese estatal para quedarse con los mejores cuadros dirigenciales para el sector privado. Eso sí, ellos les pagaban bien a los buenos dirigentes privados para mejorar sus negocios.

 

Pero, para desenrollar la punta del ovillo de este controversial tema y, para acercarlo a nuestra realidad, vamos a analizar la situación del Gobernador y la dirigencia de nuestra provincia, quienes también se quejaron de sus ingresos.

 

La pregunta que se ajusta para saber más o menos cuanto debe cobrar un funcionario, es la siguiente: ¿Con qué cargo compararías el del Gobernador de la provincia?: Quizás no sea fácil determinar con qué tipo de cargo, pero seguro que podemos decir con quién nunca lo podremos comparar, y que es uno de los grandes errores en los que se cae y se trabaja demagógicamente desde algunos medios: El cargo del gobernador no se lo puede comparar con un trabajador común: mecánico, electricista, docente, bancario, ni chofer.

 

Sin embargo, y habiendo una diferencia abismal de trabajo y de responsabilidad, podemos decir que el Gobernador cobra un poco más que algunos de estos cargos. Sin ir más lejos podemos decir que un director de escuelas que tiene bajo su mando los destinos de 200 0 400 alumnos y un plantel personal no más de 40 personas oscila en un ingreso que va de $ 7000 a $9000, según sea la antigüedad, zona y algún tipo de adicional, mientras que el gobernador que maneja todos los destinos de casi 2 millones de habitantes y un millonario presupuesto asciende a los $12 000. Esta realidad no resiste el menor análisis.

 

Este gobernador, al igual que los anteriores, tuvo grandes problemas para conformar su gabinete, varios profesionales rechazaron su propuesta por la magra remuneración ante un trabajo full time, cualquier profesional mediano, no muy destacado gana más del doble en su actividad privada que siendo funcionario del Estado provincial. Nadie cree que los mendocinos pretendamos esto para nuestra provincia.

 

El Gobernador de la provincia tiene a su cargo los destinos de casi 2 millones de habitantes y un presupuesto millonario para asignar a distintas áreas con el difícil objetivo de lograr un equilibrio mediano en su gestión. Esto también lo podemos trasladar a cada uno de los 18 intendentes departamentales que dirigen los destinos de miles de ciudadanos.

 

 

Entonces ¿Con quién lo podemos comparar?

Partiendo de la realidad de que el Gobernador cobra alrededor de $12000 de bolsillo y su gabinete un poco menos de acuerdo a cada cargo, podemos acercarnos a algunos tipos de actividades que están más cercanas a las de un Gobernador:

 

– Un médico de mediana trayectoria puede percibir $20 000 mensuales, si se suma un cargo en un hospital público, y el trabajo en consultorio privado. La brecha es mayor si lo comparamos con algún tipo de profesional que se desarrolla en algún tipo de instituto privado de alta complejidad.

 

– La misma realidad se presenta igual si lo comparamos con algún abogado de mediana trayectoria y conocimiento en nuestra sociedad, o ingeniero o arquitecto, etc, etc, etc

 

– También lo podemos comparar con gerentes de empresas medianas de nuestra región y podremos detectar que raramente encontraremos alguno que perciba menos de $20 000

 

– Un empresario de mediano a grande de nuestra provincia o de la región percibe como ganancia en su actividad sumas muy superiores a la de nuestro mandatario y su gabinete. En este caso no podemos acercarnos a algún tipo de monto por no conocer detalles de cada actividad, pero con el sólo hecho de conocer su nivel de vida podemos realizar algún tipo de estimación.

 

Todos estos casos que mencionamos son de menor envergadura que la del Gobernador, sin embargo en todos los casos encontramos personas que perciben mucho más que él con menor responsabilidad.

 

Es por ello que se debe ingresar en una etapa de sinceramiento, con análisis serios de la realidad y preguntarnos ¿Qué tipo de funcionario pretendemos para nuestra provincia?: Es muy difícil conseguir un técnico profesional de alta jerarquía con este tipo de ingresos.

 

Si se trata de envergadura, relevancia y responsabilidad quizás el cargo de gobernador lo podemos acercar al de un director de la Empresa IMPSA de nuestro medio (Aclaro que mi opinión sigue siendo que es mayor el cargo del Gobernador), ante esto surge la pregunta: ¿Los directores de la mencionada empresa cobraran cerca de los $12000 del gobernador?.

 

¿Cuál es la trampa?

El neoliberalismo hizo meya fuertemente en nuestra sociedad con un minucioso trabajo de desprecio a todo lo público. Mientras inculcaba durante años que los funcionarios estatales debían cobrar poco, se llevaba los mejores cuadros de gestión a sus empresas privadas: la idea fue siempre mantener un Estado débil que no pueda controlarlos para desarrollar sus grandes negociados.

 

Hoy el país y la provincia viven realidades distintas, sin estar en el paraíso. Claramente podemos decir que salimos de la crisis que nos asolaba hace apenas 9 años y nos encuentra en un camino de crecimiento permanente. Para ello debemos poner al frente los mejores dirigentes: el mejor Presidente/a , el mejor Gobernador/a, el mejor Intendente/a y también los mejores legisladores y concejales. En esto debemos copiar a las empresas privadas que ponen a los mejores cuadros al frente y con buena remuneración.

 

Un mediocre siempre va a defender sueldos bajos, para tener posibilidades…..

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here