La situación provocó conmoción en el mundo ante el temor de una nueva catástrofe atómica. Este viernes la central operaba con normalidad.

Las autoridades rusas señalaron que la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, que sufrió un incendio en el marco de la invasión de Rusia a Ucrania, operaba hoy «con normalidad», mientras continúan las acusaciones cruzadas por el incidente que alarmó al mundo, ante el temor de una nueva catástrofe atómica.

«El personal de la central nuclear de Zaporiyia continúa trabajando con normalidad, mantiene las instalaciones de la planta y supervisa la situación radiactiva. El fondo radiactivo en la zona de la central es normal», dijo este mediodía el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, según informó la agencia de noticias rusa Sputnik.

El vocero también denunció que que Ucrania provocó anoche un incendio en la zona de la planta.

«El jueves por la noche, en el territorio adyacente a la central nuclear de Zaporiyia, el régimen de Kiev intentó realizar una monstruosa provocación», aseguró.

LEÉR MÁS  Para Putin, Suecia y Finlandia "no son una amenaza"

Konashenkov recordó que el 28 de febrero los militares rusos tomaron bajo control la ciudad de Energodar, la central nuclear de Zaporiyia y la zona adyacente, y que las tropas ucranianas abandonaron la región antes de la llegada de los soldados rusos.

La versión ucraniana, en cambio, señala que proyectiles rusos que impactaron en las instalaciones de la planta nuclear ubicada unos 150 kilómetros al norte de la península de Crimea, desataron el incendio en un edificio y un laboratorio que alertó a toda Europa.

Tras unas horas de alta preocupación, en las que el presidente ucraniano Volodimir Zelenski alertó de un posible desastre «diez veces más grande que Chernóbil», en referencia al catastrófico accidente nuclear de 1986 en ese país, los servicios de socorro pudieron extinguir las llamas, según las autoridades de Kiev.

Se trata, dijo Zelenski, de acciones rusas de «terror a un nivel sin precedentes».

LEÉR MÁS  EEUU dispuesto a rebajar sanciones a Venezuela, que ratificó su alianza con Rusia

La situación provocó conmoción en el mundo.

El presidente estadounidense, Joe Biden, se comunicó de inmediato con su homólogo ucraniano, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, condenó la «irresponsabilidad» de Rusia.

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, se ofreció para viajar a la planta de Chernóbil y negociar con Ucrania y Rusia garantías para la seguridad de las instalaciones nucleares ucranianas.

Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica. Foto: AFP.

Según el ministro de Defensa ruso, el objetivo de «la provocación del régimen de Kiev en la instalación nuclear era acusar a Rusia de crear una fuente de contaminación radiactiva».

«Todo esto atestigua un plan criminal del régimen de Kiev o la pérdida total de control de Zelenski sobre las acciones de los grupos de sabotaje ucranianos con la participación de mercenarios extranjeros», indicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here