La diplomacia de ambos países volvieron a cruzarse en torno a las declaraciones de Sergei Lavrov, quien cuestionó la decisión israelí de apoyar a Ucrania y afirmó que «los soldados del Ejército Rojo detuvieron el Holocausto».

Rusia acusó este martes a Israel de «apoyar al régimen neonazi de Kiev», aumentando la polémica que desató la afirmación del jefe de la diplomacia rusa de que Adolf Hitler «tenía sangre judía», a la que en las últimas horas se sumó el presidente de Ucrania, Volodomir Zelenski.

«Hemos prestado atención a las declaraciones anti-históricas del ministro de Asuntos Exteriores (israelí), Yaïr Lapid, que explican en gran medida la decisión del actual gobierno de apoyar al régimen neonazi de Kiev«, aseguró la diplomacia rusa en un comunicado.

«La historia conoce, lamentablemente, ejemplos trágicos de cooperación entre judíos y nazis», agregó el texto, reproducido por la agencia de noticias AFP.

Lapid calificó este lunes de «escandalosos, imperdonables y un horrible error histórico» los comentarios que hizo el pasado domingo su homólogo ruso Serguéi Lavrov al señalar que Zelenski, argumenta que no puede haber nazismo en Ucrania porque él mismo es judío. «Puedo equivocarme, pero Hitler también tenía sangre judía», agregó Lavrov en ese comentario ante un canal de televisión italiano.

Para la diplomacia rusa, las declaraciones de Yaïr Lapid que «explican la decisión del actual gobierno de apoyar al régimen neonazi de Kiev». (Foto AFP)

Este martes, la diplomacia rusa repitió estos argumentos, diciendo que «el origen judío del presidente (Zelenski) no es garantía de protección contra el neonazismo rampante en el país».

Rusia ha reiterado en varias ocasiones que desea «desmilitarizar» y «desnazificar» Ucrania, una exrepública soviética gobernada por un Ejecutivo prooccidental, justificando así su ofensiva lanzada el 24 de febrero contra ese país.

El gobierno ruso también acusa a Israel de «ignorar la epidemia de destrucción y profanación de monumentos a los verdaderos justos del mundo: los soldados del Ejército Rojo que detuvieron el Holocausto y salvaron al mundo judío».

Zelenski, en tanto, consideró que con sus declaraciones sobre el antisemitismo entre los judíos, Lavrov le echó la culpa de los crímenes nazis al pueblo judío.

«El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia dijo abiertamente y sin vergüenza que los mayores antisemitas supuestamente se encuentran entre los mismos judíos. Y que supuestamente Hitler tenía sangre judía. ¿Cómo podría decirse esto en vísperas del aniversario de la victoria sobre el nazismo? Estas palabras significan que el principal diplomático de Rusia está echando la culpa de los crímenes nazis al pueblo judío. No hay palabras”, dijo Zelenski, citado por la agencia ucraniana Ukrinform.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here