(Foto ilustrativa)

Fue la denuncia realizada este lunes por la embajadora ucraniana en Washington, Oksana Markarova, después de sostener reuniones en el Congreso de Estados Unidos para explicar la situación en su país.

Este tipo de armas, subrayó la funcionaria «están prohibidas por la convención de Ginebra».

Las bombas termobáricas son también llamadas bombas de alto impulso, o también bombas de combustible, que explotan a determinada altura y aprovechan el oxigeno de la atmósfera para crear una nube que es encendida por una nueva explosión, creando una fuerte onda expansiva con temperaturas superiores a los 2000 grados centígrados.

En algunos casos, dependiendo de la tecnología utilizada, su poder destructivo puede ser comparado al de una bomba atómica. Los rusos ya venían publicando ensayos de este tipo de tecnología desde 2007, aunque su principio de funcionamiento se remonta a la Segunda Guerra Mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here