Obama nombró como jefe del FBI al ex número dos de Justicia de Bush

Comey debe aún ser confirmado por el Senado estadounidense, en donde aún resuenan los simbronazos del último escándalo de espionaje telefónico y por internet que marcó el final de Robert Mueller, el anterior director del FBI que llevaba 12 años en el cargo y había sobrevivido los dos gobiernos de Bush hijo.

Hoy en el acto de nominación en los jardines de la Casa Blanca, el presidente Obama caracterizó a Comey como un experimentado fiscal y republicano de 52 años, que se destaca por »su profunda integridad» y »su feroz independencia», informó la agencia de noticias EFE.

Según Obama, Comey »entiende que en tiempos de crisis no somos juzgados sólo por el número de complots que desmantelamos o por cuántos delincuentes llevamos ante la justicia, sino también por nuestro compromiso con la Constitución que hemos jurado defender y los valores y libertades civiles que hemos prometido proteger».

Por ello, Comey »será un líder que entiende cómo mantener seguro a Estados Unidos y permanecer fiel a nuestros ideales fundadores», agregó el presidente estadounidense.

Comey se hizo famoso en 2004 cuando tuvo que asumir temporalmente el cargo de secretario interino de Justicia porque el número uno de esa cartera, John Ashcroft, sufría de problemas de salud.

Desde ese cargo, Comey se opuso a algunos aspectos del programa de vigilancia y escuchas a comunicaciones ordenado por el ex presidente Bush después de los atentados contra las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, y en el marco de la llamada »Guerra contra el Terrorismo».

Con ese antecedente, su nominación intenta recuperar la confianza de aliados demócratas y opositores republicanos, después del escándalo que causó la filtración a la prensa de dos programas secretos de vigilancia para recopilar registros telefónicos y datos de internet de millones de usuarios estadounidenses.

Sin embargo, Comey también tiene otros antecedentes.

Fue el número dos del Departamento de Justicia de 2003 a 2005, los mismos años en que desde esa cartera se redactaron y firmaron los ya famosos memos en los que el gobierno de Bush »legalizó» la tortura en los interrogatorios realizados en el exterior a sospechosos de »terrorismo».

Por esa razón, cuando empezó a circular el nombre de Comey como uno de los posibles candidatos para dirigir al poderoso FBI, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) advirtió que existen »muchas preguntas» sobre el pasado del ex funcionario que deberían ser examinadas por el Senado antes de su confirmación.

Antes de incorporarse al gobierno de Bush, Comey había ocupado el cargo de fiscal federal para el Distrito Sur de Nueva York entre los años 2002 y 2003, y durante ese período se destacó por participar en varios casos contra el clan mafioso de los Gambino.

Después de su paso por el gobierno de Bush, trabajó como asesor jurídico en el gigante industrial Lockheed Martin, una compañía con gran peso en el complejo industrial militar estadounidense, y más tarde se sumó a la empresa de inversiones Bridgewater Associates.

Desde principio de este año se unió al consejo del gigante bancario HSBC y enseña derecho en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here